Spirou, el botones del Hotel Moustique

Si has llegado hasta aquí pensando en que he errado al escribir Spirou y estas buscando a un dragón púrpura te has equivocado. Estoy seguro de que muchos conocéis a Spirou pero también estoy seguro de que muchos otros no. La fama del botones Spirou, a diferencia de la de otras historietas franco-belga como Las aventuras de Tintín, Lucky Luke o Astérix y Obélix, se vio mermada en nuestro país y a lo largo de los años se ha ido desvaneciendo. Una de las cosas que ha ayudado a mantener viva la fama de las otras historietas, y la de sus personajes, son las adaptaciones cinematográficas. A pesar de que no hay ninguna adaptación cinematográfica de Spirou y Fantasio (el título de original de la serie de historietas) lo que si hubo fueron dos series de televisión, una que posiblemente recordaréis y otra más actual que, supongo, no tanto, y varios videojuegos. De uno de ellos es de lo que hoy os quiero hablar.

El audaz e inquieto Spirou ha vivido numerosas aventuras por todo el mundo. En ellas siempre contaba con la ayuda de su mejor amigo Fantasio y de la ardilla Spip, sin ellos no habría sido capaz de salir airoso de tantos enredos ni de resolver tantos enigmas. A los dos aventureros les acompañan en sus viajes cantidad de amigos y enemigos como el extravagante pero amistoso científico conde de Champignac o Cianuro, una reportera, compañera y rival al mismo tiempo, que siempre saca de quicio a Fantasio.

Spirou salió a la venta para Megadrive, Super Nintendo y PC en el año 1995, además contó con una adaptación para Game Boy y un prototipo para Game Gear que finalmente no vio la luz. Fue desarrollado y publicado por la compañia gala Infogrames Entertainment SA.
La historia nos situa en Nueva York donde el conde de Champignac está a punto de presentar sus últimos inventos. Spirou y Fantasio se encuentran allí cuando de repente el conde es secuestrado por el malvado androide Cyanure. Fantasio comienza a recavar información acerca de lo ocurrido mientras Spirou marcha a toda prisa a buscar a su amigo por toda la Gran Manzana.

Es un juego de plataformas de vista lateral en el que el número de enemigos es muy bajo en comparación a los plataformas de la época. Los retos de este plataformas se centran en sortear obstáculos y accionar mecanismos en los que nuestra habilidad es un factor determinante a la hora de superarlos. La dificultad del juego es elevada debido a la pobre jugabilidad que no nos facilita la tarea de evitar los obstáculos y enemigos. Realizar los saltos correctamente es algo muy complicado, sobre todo las primeras veces que se prueba.

El apartado gráfico hace honor a las historietas y no decepciona. El juego contaba con un nivel bastante alto de sprites y el diseño de fondos es muy detallado.
Personalmente me encantan las melodías pero bien es cierto que no son “mágicas”.
Si el juego es recordado, no es por ellas, tristemente creo que se recuerda más por su jugabilidad que por todos los demás aspectos.


Aún con todo ello Spirou fue y es un plataformas muy atractivo en el que puede que su dificultad tire un poco para atrás al principio pero os recomiendo que, si tenéis la posibilidad, lo probéis.

LeChuck

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+2Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • A mí me parece un plataformas decente, aunque muy superado por muchos otros en todas sus plataformas, pero ya digo que es entretenido.