Mundial de Fútbol de Opera Soft

En España sabemos que existe algo que mueve pasiones y genera discusiones y trasnochados debates televisivos y radiofónicos. Sí amigos míos, no es otra cosa que el fútbol, el deporte rey, donde en España todos somos amigos hasta que alguien dice de que equipo es aficionado. Dos equipos sobresalen del resto: el Barça y el Madrid, el Madrid y el Barça, el clásico, ¿no estáis un poco hartos de tanto clasicismo? Yo, a pesar de ser un apasionado del balompié, sí. Afortunadamente, nos van a dar un poco de margen y no se van a enfrentar en unos meses, desde aquí imploro a las malditas bolitas del sorteo de Champions a que no les toque enfrentarse de nuevo. Prometo que si vuelve a salir un cruce entre merengues y culés voy a mandar las putas bolas tan lejos que ni Goku ni Nicolas Cage se van a proponer ir en su búsqueda.

El mundo del videojuego ha sabido coger esos aspectos de nuestra vida y convertirlos en fino divertimento. Desde muy pronto el fútbol, y el deporte en general, ha estado en el punto de mira de los desarrolladores y con el paso del tiempo nos han ido perfeccionando cada detalle visto en un encuentro deportivo. Actualmente asistimos anualmente a los piques FIFA vs PRO, ¿alguien ha dicho Madrid vs Barça? No, menos mal. El nivel de realismo ofrecido por ambos es altísimo, pudiendo configurar cada formación, táctica, once inicial y multitud de aspectos como si fuéramos el mismo Guardiola. ¿Pero ha sido así siempre? Evidentemente, no. En la historia antigua se han escrito otras opciones, diferentes, pero no por ello menos divertidas, en La Fortaleza de LeChuck queremos hablarte de ellas y, para comenzar, hemos elegido uno de los grandes de los 8 y 16 bits, aunque en estos últimos la cosa estaba empezando, vamos a hablar de Mundial de Fútbol, programado en 1990 por la mítica Opera Soft en su división de deportes Opera Sport.

En 1990 Italia celebró su Mundial de fútbol. Ante tal cita no fueron pocos los que se subieron al carro para aprovechar el tirón del evento futbolístico. Italia 90 fue el nombre de un título para los ordenadores de la época y World Cup Italia 90 fue la apuesta de SEGA en Megadrive y Master System. Sin embargo, Opera Soft, una de las grandes de la famosa época dorada, no pudo llegar a tiempo tras varios problemas internos y no consiguieron la licencia del torneo. Estos sucesos hicieron que el juego saliera meses después de disputarse el torneo en tierras transalpinas y varias versiones se quedaron en el tintero. Atari, Amiga y Commodore 64 se quedaron sin dar patadas al balón.
Versión MSX
El juego acabó saliendo para Spectrum, MSX, Amstrad y PC. Las versiones de Spectrum y MSX prácticamente eran calcadas -cuando descubra el condensador de fluzo pienso cambiar eso- con la diferencia del sonido, algo mejor en el ordenador de origen japonés. En Amstrad Mundial de Fútbol contaba con más colores en pantalla lo que le hacía contar con un plus con respecto a las demás máquinas. La versión de compatibles, aunque a priori puede parecer la mejor, con más colorido y más velocidad estaba basada en las versiones de 8 bits y no aprovechaba en nada lo que podía dar un PC. Si tuviera que elegir una, me quedaba con la versión Amstrad.
Una vez que el juego acababa de cargar, todo un suplicio si se tenía la versión cinta -como yo-, entrabamos directamente al menú de opciones. Simple, podíamos elegir entre Mundial, Entrenamiento, Premundial y Demo. En la primera pasábamos a disputar un Mundial con el mismo calendario y resultados (para los partidos CPU) que se dieron en la realidad. En el entrenamiento sólo manejábamos a nuestro equipo, sin rival, para hacernos con el juego. Premundial era un partido amistoso entre cualquiera de las selecciones disponibles y si elegíamos Demo el ordenador nos mostraba uno por uno los partidos del Mundial en el mismo orden que sucedieron.
En cuanto saltábamos al césped, apreciábamos una perspectiva aérea como si de Kick Off -o más tarde Sensible Soccer- se tratase. Donde nuestros once jugadores comenzaban la disputa. Los sprites estaban bien diseñados y eran de un tamaño adecuado con una animación muy correcta. A la derecha de la pantalla encontrábamos el radar donde reflejaba la posición de los 22 jugadores, un radar que funcionaba a la perfección no como otros juegos de la época. Apoyados con él podíamos lograr trenzar jugadas, evidentemente no espectaculares, pero si efectivas. Aunque la mayor tiempo nos dedicábamos a chupar balón hasta llegar a portería o dar el pase de la muerte. La defensa rival no era muy ducha en el corte del esférico pero si muy expeditiva y dura -si Pepe busca algún día a sus ancestros yo le recomendaría que buscara en este juego seguro que encuentra a varios-. En un partido normal se podía ver muchas faltas y varias tarjetas y expulsiones, un nivel de dureza muy elevada.
Aunque el juego era dinámico se podía encontrar algunas cosas que se podían haber terminado de pulir, sobre todo en PC. La publicidad del título ensalzaba las faltas con barrera y las diferentes características por jugador y equipo, supuestamente únicas. Realmente a la hora de jugar la única diferencia que encontrábamos era la bandera en el marcador y -si jugábamos en una versión con color- el uniforme representativo de cada país. Los equipos se comportaban igual dando lo mismo con que equipo saltáramos a la hierba. Lo que si se implementó, seguramente una de las primeras veces, fue el cansancio físico. Los jugadores no eran inmunes al paso del tiempo acababan cansándose y teníamos que recurrir a los cambios. La diferencia era la velocidad: un jugador muy usado durante el encuentro perdía claramente la capacidad de desbordar por rapidez al contrario. Sobre las faltas, con barrera o sin ellas, se trata de un claro bug en el juego ya que las faltas se lanzaban automáticamente y no teníamos control por lo que sucedía, salvo el dar una pequeña parábola de efecto en el tiro.
Versión Amstrad
Y si hablamos de bugs tenemos algo que contar también a pesar de ser uno de los mejores representantes del fútbol de 8 bits. El guardameta se llevaba varios para el solito. Cuando chutabas a puerta el balón sobrepasaba al portero el 98% de las ocasiones, sin embargo no siempre eran gol. Podías ver como el balón iba directo a gol, pero no, el portero acababa, por arte de magia, blocando el tiro. Algo desesperante. Aunque después de parar lo imposible en algunas ocasiones les entraba sueño y decidían echarse una siesta en pleno partido, sobre todo tras un penalti. Ahí estaba nuestro “Casillas” en pleno sueño con Carbonero mientras el encuentro seguía disputándose hasta que llegabas a portería y, sin oposición, marcabas otro tanto. Sin embargo, el bug más grande era el que se producía en alguna ocasión al marcar gol: los jugadores contentos en la celebración decidían mandar el balón al decimosexto anfiteatro. Debía ser que no había más balones ya que a partir de ahí no se jugaba más. La única solución era dejar pasar el tiempo y dejar que llegara a cero.

A pesar de esto, enorme trabajo de Opera Sport. En los mandos del teclado, programando, estuvo Ángel Zarazaga Escribano, que tiene un par de trabajos más para Opera pero no he logrado encontrar muchas referencias sobre él. Si alguien sabe algo que no dude en comentarlo. La portada del juego era obra del grandioso Azpiri, uno de sus mejores trabajos sin duda y quizá el que menos se destaque, pero para mi esa portada se ha quedado instalada en mi mente toda la vida.
Si podéis jugar, ya sabéis que los emuladores en este caso si que hacen un gran trabajo, os lo recomiendo, no todo va a ser FIFA y fotorrealismo. Como curiosidad os comento que el juego tenía dos cargas: en una de ellas aparecía el juego normal y en la otra se cargaba una supuesta ceremonia de presentación donde las selecciones iban desfilando una a una sonando el himno de cada país. Oportunidad única para escuchar el de las desaparecidas U.R.S.S. y Yugoslavia. Gracioso detalle el que tuvieron los programadores del juego.
LeChuck

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Curioso juego, a la versión que más jugué fué a la de PC, parecida a la de Amstrad CPC.

    Bastante facilete, cosa rara para los juegos de fútbol de 8 bits y sobre todo para los que tienen vista aérea que normalmente eran complicados o directamente injugables, aquí trenzar jugadas es muy sencillo. Eso sí, los bugs le hacen bajar nota.

    • Facilitaban las cosas el que el balón iba pegado a los pies, todo lo contrario a Kick Off que era más complicado su control.

  • Tengo muy buenos recuerdos de este título, para mí es sin dudas el mejor de futbol para MSX. El modo de juego daba mucha libertad para hacer jugadas y los gráficos eran bastante buenos. Sensible soccer coge muchas referencias de Mundial de Futbol. Y estoy de acuerdo con lo de la portada, difícil de olvidar ese diseño del gran Azpiri, recomiendo su libro de ilustraciones!

  • Anonymous

    buen juegos este y brutagueño,creo qeu tb habia uno que se llamaba michel y me gustaba

  • Efectivamente Emilio Butragueño y Michel tuvieron juegos en los 80. El Buitre tuvo 2 y Michel, ahora de memoria solo recuerdo uno, en el cual la doble carga consistia en un completo entrenamiento futbolistico, aparte del "simulador".