La felicidad en los videojuegos

Dicen que la felicidad absoluta no existe, que se compone de pequeños momentos que según el estado de ánimo del individuo que los protagoniza pueden producir, en menor o mayor medida, placer. En los videojuegos aparecen, de una manera rutinaria, pequeños momentos que a lo largo de la historia se han convertido en seña de identidad de los mismos. Estos momentos de felicidad se están perdiendo en la actual generación y cuando aparecen no producen ningún efecto en el jugador ya que los ha vivido en numerosas ocasiones. Seguro que tras rememorarlos con detenimiento podréis volver a disfrutar de estos efímeros instantes de euforia como si fuera la primera vez.

Creo que el primer momento que deberíamos tratar es el más significativo de todos: conseguir una vida.

Es algo que inevitablemente siempre consigue sacarnos una sonrisa. ¿Quién no ha tarareado el sonido al conseguir una vida en cualquier juego de Mario? Además de ser un segundo maravilloso muchas veces son momentos de calma ya que suponen la salvación de una muerte casi inmediata. La próxima vez que consigáis una vida, algo que en los juegos actuales no os costará demasiado, pensad con mas demora que es lo que acabáis de obtener.

Y, ¿qué me decís de vencer a ese jefe final que tanto se resiste? Este es otro de los grandes momentos en la vida de un gamer, eliminar tras multitud de pantallas de Game Over al antagonista de nuestra aventura. Es posible que os haya pasado alguna vez que, tras muchos fracasos, habéis desistido, momentáneamente, en la labor de intentar eliminar al último enemigo de algún juego, pero al volver a retomarlo y conseguirlo seguro que sentisteis una gran felicidad. Esto, al igual que pasa con las vidas, es algo que ya no cuesta demasiado. La mayoría de los jefes finales de cualquier título ya no supone el gran reto que suponía hace tan solo unos años.

Completar un juego al 100% es un trabajo muy duro, pero conseguirlo es otro de los grandes momentos  que llena de dicha y alegría al jugador. Al contrario que en los demás casos, esto sí sigue siendo un gran reto porque los juegos se han alargado a base de extras y de muchísimos secretos. Además conseguir desbloquear todos los logros puede resultar endiabladamente difícil.

Otro gran acontecimiento dentro de un videojuego es el de hallar un punto de guardado, concretamente, podríamos decir que se trata de encontrar un punto de guardado cuando realmente es necesario. Actualmente podemos pasar horas jugando hasta toparnos con el siguiente punto en el que podamos guardar la partida, así cada vez que lo encontréis no dudéis en tomaros un merecido descanso.

Y la mejor manera de terminar con este repaso de los momentos más felices en el mundo de los videojuegos es con el ansiado, aunque en algunos casos indeseado, final. Tras dedicarle mucho tiempo a cualquier título, llegar al final y superarlo (cuando era pequeño me enseñaron que cuando terminaba un juego me daba la vuelta, pero esto es tema de otra entrada) es muy gratificante.

¿Cuáles son los momentos más bonitos que habéis pasado con un juego?

LeChuck

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck

Latest posts by LeChuck (see all)

Entradas relacionadas: