La obligación de crear personajes femeninos atractivos

Las redes sociales se han convertido en un campo de minas. Cada día intentas esquivar la estupidez humana pero a veces te golpea salvajemente. Esta semana me llegaba la noticia de la versión “mejorada” que un usuario anónimo ha realizado de Sara Ryder y, más tarde, me topé con una discusión en Steam por un retrato poco atractivo de un juego isométrico. Por si eso fuera poco, la crítica a Aloy por anticarismática y hombre cerraba la semana. Estas pataletas rompieron mi estado zen y reflotaron una pregunta que ronda por mi cabeza desde hace años: ¿Por qué existe esa persistente obligación de crear personajes perfectos y bellos? Esa búsqueda se agudiza en los personajes femeninos, que si no llegan a ciertos cánones, la indignación explota. Viajemos al cretáceo para estudiar estos casos.

Desde tiempos inmemoriales, estamos acostumbrados a ver féminas bonitas, exuberantes y con curvas en los videojuegos. Antiguamente, las portadas de los juegos y el material promocional contenía a la tiarrona de turno como reclamo para el videojugador. Más tarde, con el avance tecnológico, esos artes pasaron a ser personajes poligonados muy atractivos. ¿Recordáis cuando Lara Croft volvía loco al jugador medio con sus melones triangulares? Sin embargo, con el paso del tiempo, diversas compañías han querido romper con esa belleza perfecta impuesta por la sociedad, lo que ha ocasionado el enfado de una gran parte de los jugadores.

Tiran más dos polígonos que dos carretas

Las quejas de la comunidad se centran básicamente en “X personaje es fea” o “ya no quieren hacer chicas guapas”. También está el clásico “La culpa es de los SJW, de los hipsters, de Anita, o de mi vecino del quinto o bla, bla, bla”. Cualquier grupo al que se le suele cargar el muerto, vaya. No sé cuándo comenzaría todo esto, posiblemente Dragon Age Inquisition fue uno de los detonantes. Meses antes del lanzamiento, mensajes como “todas las tías del juego son feas” incendiaron las redes y los foros oficiales. Los personajes femeninos de Dragon Age Inquisition se salían de los estándares de belleza de tías con curvas de infarto que han acompañado durante años a los juegos de rol en general. No hace falta decir que la mayoría de estos comentarios eran de hombres heterosexuales que soñaban con liarse con un pivón. Del elenco masculino ni se percataron. Bioware quiso desarrollar un grupo heterogéneo de personajes con coherencia hacia sus roles. Cassandra, la experimentada guerrera heterosexual, se llevó bastantes palos al ser corpulenta, tener el pelo corto y portar cicatrices en su rostro. No es la guerrera en bikini, mona y con figura de avispa que solemos ver. Afortunadamente, algunos jugadores que indagaron en su trasfondo la amaron y también entendieron que ese aspecto responde a su personalidad.

Siguiendo con Bioware, Mass Effect Andromeda volvió a levantar comentarios de indignación con la Asari que se mostró en uno de los primeros tráilers. Ciertos fans pidieron a la compañía que la rediseñaran. Poco después pasó algo similar con Sara Ryder. Ambas han sido tachadas de feas y son duramente castigadas en las redes sociales, un espacio donde los individuos se niegan a tolerar que las féminas se alejen de los habituales cánones. Aquí tenéis la “cirugía” que le realizaron a Sara:

Se le ha ido la mano con el botox

Como veis, la diferencia es notable. La primera foto es una ampliación de esta imagen y, posiblemente, no sea su mejor foto, pero el retocador anónimo decidió ponerle rasgos perfectos y tres capas de maquillaje. Si vemos el “character kit” de su hermanito Scott, también difiere de otras imágenes mostradas y podría ponerse en manos del cirujano plástico. Sin embargo, a nadie le importa un pimiento Scott. En ambos casos, lo que podríamos considerar que hace al personaje antinatural (y perturbador) son los ojos (por cierto, ya han actualizado ambos modelos). Por lo demás, son rostros corrientes. Asimismo, esta discusión es absurda sabiendo que habrá un estupendo editor y mods en un futuro.

Pero la gota que colmó el vaso, y que me llevó a escribir este artículo, fue una queja en las discusiones de Steam de Torment: Tides of Numenera. En este RPG isométrico, lo más cerca que vamos a ver al personaje es en un retrato del tamaño de un sello. Ayer anduve buscando nueva información por las discusiones y se mascó la tragedia: me topé con un hilo donde un usuario se quejaba de que la protagonista femenina del retrato es fea. “¡Apaga y vámonos!”, me dije. Siempre he querido pensar que en en estos juegos para viejos nostálgicos habría más madurez mental, pero parece que me equivocaba. El problema para esos jugadores es que la chica tiene la cabeza rapada, porque claro, una mujer no se puede rapar la cabeza, y menos tener calvicie. ¡Cómo te atreves a representar a un personaje femenino así, maldito Inxile! Torment tiene una atmósfera oscura e intrigante, por lo que los retratos por defecto de los protagonistas no desentonan. No obstante, en este juego se podrán usar retratos personalizados, como siempre.

No te lo perdonaré jamás, Brian Fargo, ¡JAMÁS!

Cuando publiqué este artículo, me llegaba un nuevo caso, Aloy, la protagonista del inminente Horizon Zero Dawn, era tildada de poco carismática y de hombre en un popular foro. Un usuario abrió un hilo con este mensaje:

Conclusión: Aloy no tiene carisma porque parece un tío. (Aplausos)

Este individuo no era el único que ponía el grito en el cielo, otros foreros opinaban exactamente lo mismo. Aloy es un hombre, fea y no tiene carisma porque no usa maquillaje, viste con un atuendo primitivo y no tiene un precioso cabello Pantenne. Rompe completamente con la imagen femenina que nos lanzan incesantemente los medios y está metida hasta los cimientos de nuestro subconsciente.

Pero que a nadie se le pase por la cabeza algo como “ñiñiñi no quiere personajes buenorros”, nada más lejos de la realidad. No hay nada de malo en tener personajes atractivos o de belleza cegadora, el problema viene cuando se convierte en una obligación. En la variedad está el buen gusto, ¿no? Por otro lado, en determinados juegos, un diseño de personajes más “imperfecto” ayuda a la inmersión narrativa, puesto que hacen que la historia sea más creíble.

Cuando leo cosas como las comentadas más arriba, me sorprende la flagrante falta de madurez que demuestra la comunidad, e incluso la industria, la cual se ve obligada a sumirse en los cánones de belleza habituales para no molestar al jugador.

Aún hay mucho camino por recorrer…

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Entradas relacionadas: