Jugar cuando es tendencia, o como intentamos jugar a todo sin saborearlo

Estamos en un buen momento para la industria. Cada mes se lanzan multitud de juegos para todo tipo de jugadores en plataformas muy variadas. Hoy todo el mundo puede elegir a qué jugar, pero en ocasiones las redes sociales nos incitan a querer jugar al juego del momento para ser parte de esa emoción efímera, que se desvanece precipitadamente para dar paso a otro título que nos mantenga en el trending topic. El problema se acentúa cuando queremos abarcarlo todo y no tenemos tiempo.

jugar-cuando-es-tendencia

Mucho juego poco tiempo. Esta sería la frase de los jugadores que han dejado su etapa escolar y tienen responsabilidades que les ocupan la mayor parte del día. Aún así los más osados sacrifican horas de sueño para formar parte de ese hype momentáneo y sentirse arropados dentro del colectivo.

Las tendencias duran un suspiro. Hoy en día, aquel tema que causó tanto revuelo, a las horas forma parte del pasado jurásico. Así es la vida 2.0 donde estamos inmersos, la era de la inmediatez y del fácil olvido. En los videojuegos crea una ansiedad de tenerlo todo el primer día porque si no, a las pocas semanas, nadie hablará de ello.
Recuerdo el caso de Uncharted 4 por Twitter, un juego esperado y deseado que provocaba hype y taquicardias entre los jugadores. Algunos afortunados mostraban su copia pagada de más unos días antes; otros más pacientes lo consiguieron el día de salida y, ambos grupos, durante unas semanas compartieron imágenes e impresiones. Al mes ya nadie recordaba el juego, había otros que ocuparon su espacio.

uncharted4

Se hace raro hablar de un juego tiempo después del lanzamiento. Dejadme que os explique mi caso con Fallout 4, un juego enorme, con infinitas horas de juego y el mundo más grande al que me he enfrentado. Me fue imposible dedicarle las horas que merecía a pesar de comprarlo de lanzamiento. Fue a los 4 meses de su salida cuando me puse a muerte; exploré el mapa de arriba a abajo y terminé la gran mayoría de misiones. Recuerdo comentar durante los meses posteriores a su lanzamiento detalles y algunas imágenes por Twitter y la sensación era de como si fuera una de las últimas personas del planeta en jugarlo. Curiosamente, por esa época Fallout 4 empezó a recibir premios, supongo que los críticos consiguieron terminarlo y vieron que se necesitaban MUCHAS horas de juego para valorarlo.

fallout4

Ahora mismo estamos viviendo unos meses de infarto. Desde septiembre las compañías no han tenido piedad y nos han sacudido con títulos como Dragon Quest VII, Recore, FIFA… Y hoy mismo ha aterrizado el nuevo Pokemon y está al caer Final Fantasy XV. Es imposible llegar a todo a no ser que nos convirtamos en un ermitaño que duerma poco y disponga de una cuenta en Suiza. Vivimos en una gran época donde la accesibilidad al videojuego, su popularidad y la relativa facilidad a la hora de desarrollar nos proporciona montañas de títulos. Sin embargo, es difícil destacar en esta industria, y también jugarlo todo, y más de lanzamiento. El intentar abarcarlo todo provoca que la inmensa mayoría de juegos se queden a medias mientras nos hacemos con el que acaba de lanzarse; los otros se quedarán esperando ser retomados, eso si no nos da pereza al no recordar apenas por dónde nos habíamos quedado.

La tendencia pasajera de los juegos hace que parezca que lleven lustros en el mercado. Frecuentemente comento con Museboy como algunos juegos parece que fueron lanzados hace décadas, como Titanfall de One, que tan solo lleva 2 años con nosotros aunque el chorreo de títulos haga que parezca lo contrario. Sobre este punto recuerdo un artículo que escribió Museboy hace ya unos años por estos lares: “saborea tus juegos“. En el texto se recordaba aquella época risueña donde un juego nos daba diversión para un año. Lo jugábamos y rejugábamos como si fuera la primera vez y nuestra ilusión no decaía. ¿Sentirán los millenials lo mismo?

nes-nino-jugando

No puedo seguir el ritmo. Me niego a intentar jugarlo todo de lanzamiento. Y de reservar juegos que posiblemente no tocaré en unos meses. Ver la estantería llena de juegos recién salidos del horno y no disponer de tiempo es frustrante, y no deseo sufrir lo que podríamos llamar “la enfermedad del gamer“: dícese de la ansiedad de jugar y comentar un título de lanzamiento antes que deje de ser tendencia. Creo que salgo ganando, podré exprimirlos más y me saldrán más baratos.

Tengo a medias Yokai Watch, Project x Zone 2, las expansiones de The Witcher 3 y otros tantos que prefiero no recordar (Mejor no mirar la biblio de Steam, ejem…) ¿Cuántos tenéis vosotros? ¿Conseguís recordarlos todos? Por otro lado, algunos juegos que nos pasamos lo hacemos rápido y mal, por el simple hecho de darle carpetazo y pasar al siguiente. No los disfrutamos porque es más como una tarea pendiente que como un juego para disfrutar de todo lo que nos ofrece. Las compañías, en cambio, disfrutan sirviéndonos sus fast food mientras observan con una sonrisa como pedimos el siguiente menú cuando aún no hemos digerido el primero.

Todo es realmente efímero en el mundo digital. Aquel escándalo, por mucho que salpicara nuestro país, hoy ya nadie lo recuerda. Y aquel juego que hizo correr ríos de tinta, dejó de ocupar las portadas después de varios días. El tiempo pasa muy deprisa y mejor aprovecharlo en algo en concreto, y en el caso de nuestro hobby, en un juego, para así sacar todo su jugo aunque ya no sea tendencia.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Víctor Ignacio Montaño Gutiérr

    Muy Bueno articulo, te encuentro razón en todo, ya esta sepultada la época en cuando eramos feliz con tan poco, muchos en nuestra juventud tuvimos 3 juegos originales con suerte, pero aprovechábamos y sacábamos el jugo de los pocos juegos que teníamos y lo jugábamos varias veces. A mi me paso cuando empece a trabajar y tenia más poder adquisitivo que compraba juegos a montones, al principio era muy bueno, era un sueño tener gran cantidad de juegos y tanta variedad para tantas plataformas, pero después uno descubre que no hay tiempo para abarcarlos todos, ya sea por trabajo, compromisos u otras actividades propias de la vida adulta a mi me paso en la pasada generación que me compraba juegos solo por el hype o por mero “Coleccionismo”, y no por comprar juegos que me llenaban al 100%. Claro es una ventaja vivir en una época en donde hay tanta variedad y esta todo tan al alcance de la mano, pero hay que tomar decisiones inteligentes, comprar a medida que vayamos jugando, que saco con comprar los juegos de moda si estarán en un repisa abandonado 4 meses o incluso más?, siendo que podría comprarlos más baratos después?. Por eso ahora compro de a 1 juego, veo trailers me informo y después lo compro, sigo emocionandome en las redes sociales; no tengas duda de ello, pero ya hago uso más de mi cabeza que de mi corazón y cuando juego trato de tomarlo con calma, lo disfruto lo exploro trato de terminarmelo al 100% sin pensar en el nuevo juego que saldrá. Ahora hice una excepción por el black friday, compre grandes juegos baratisimos pero gaste como si hubiera comprado uno solo, la mejor compra fue rare replay, estoy como un niño jugando los banjo kazooie, pero con calma tratando de devorarme el alma del videojuego

    • Qué tiempos aquellos! Como bien dices, nos conformábamos con poco, ahora cada vez somos más consumistas y necesitamos “estrenar” cosas nuevas para sentir esa ilusión pasajera. Tú lo has dicho: comprar con cabeza. Creo que estos meses están haciendo reflexionar a más de uno de que no se puede con todo.

      Exacto, hay que disfrutar el juego al 100%! Es lo más bonito que hay, sin prisas, parándonos a observar todo lo que nos ofrece. Y cuando se termine, pues al siguiente.

      Disfruta ese Rare Replay, pura nostalgia! Y muchas gracias por tu comentario.