Life is Strange Farewell: Adiós Max y Chloe, y gracias por todo

Hoy es un día triste para la comunidad Life is Strange, se pone punto y final a la primera etapa de la serie con el episodio extra llamado Farewell, nuestra última historia en Arcadia Bay y una despedida que dejará con lágrimas en los ojos a muchos fans. El momento ha llegado: es hora de despedirse de Max y Chloe.

Life is Strange fue un proyecto sin un gran presupuesto resultado de la ilusión y el buen hacer de Dontnod, un estudio que anteriormente se dio a conocer con Remember Me. Sin embargo, fue gracias a Life is Strange que alcanzó lo más alto a pesar de las recomendaciones de no contar de nuevo con un personaje femenino. Dontnod defendió su idea e hizo un estupendo trabajo de diseño a través de unos personajes bien construidos y creíbles dentro de una trama muy emocionante.

Life is Strange era algo familiar pero al mismo tiempo fresco y diferente, una propuesta en conjunto arriesgada que hechizó a un buen número de jugadores. Sin duda, Max y Chloe fueron las culpables de su éxito y nos condujeron por episodios con fuerte carga emotiva, donde cada decisión representaba un gran dilema para el jugador. La aventura llegó irremediablemente a su fin, pero Square Enix creyó que aún habían cosas que contar, y puso a Deck Nine al cargo de una precuela donde se narrarían las peripecias de Chloe y Rachel con una ausente Max, así se gestó Life is Strange: Before de Storm, que a pesar de las dudas iniciales por el cambio de estudio y protagonista, la historia funcionó, demostrando que la magia de Life is Strange seguía implícita sin poderes sobrenaturales.

Uno de elementos diferenciadores de Life is Strange que me llamó la atención es que no trata de evadirnos de la realidad con un mundo de fantasía. Los hechos narrados en ambas series son posibles en nuestra realidad, lo cual provoca que sea más fácil ponerse en la piel del personaje y así sintamos de cerca la situación en la que se encuentra, haciéndonos incluso rememorar un episodio pasado de nuestras vida. Personalmente, me tocó el final del episodio tres y todo el episodio cuatro, concretamente los intentos frustrados de Max de cambiar el pasado para que el presente sea más feliz para su amiga. Desgraciadamente, cambiar el pasado puede traer consecuencias fatales como bien dice “La teoría del Caos”-título del episodio 3- y pequeñas variaciones iniciales pueden desencadenar resultados totalmente inesperados. No había nada que yo pudiera hacer para rescatar a cierto personaje y eso me llenó de tristeza. Estoy segura de que otros jugadores se hicieron suyos otros de los momentos del juego y los vivieron con especial intensidad.

El acercamiento de Life is Strange a nuestro mundo real también sirvió para demostrar que los juegos son una manifestación artística perfecta para tratar temas sociales y hacernos reflexionar sobre todo lo que ello conlleva. Dado el impacto positivo que tuvo en el jugador, Square Enix lanzó una campaña contra el bullying donde pudimos leer testimonios de jóvenes que compartieron su historia de superación, ellos fueron los “Every Day Heroes”. Aún a día de hoy personas de todo el mundo que han disfrutado del juego relatan de la manera que Life is Strange les llevó a replantearse ciertos aspectos de su vida.

Pero toda bonita historia llega a su fin y hace un rato terminé con un nudo en la garganta Life is Strange: Before the Storm Farewell, la despedida de Chloe y Max, un viaje al pasado para vivir la última aventura de las chicas antes de decir adiós para siempre. Unos 60 minutos melancólicos que golpean duramente a pesar de que conocemos de sobra el futuro que las volvió a unir. Quizá el final es demasiado fatídico para mi pobre corazoncito, o quizá es que no quiero hacerme a la idea de que nuestras chicas se van para no volver, no lo sé.

Pero no quiero acabar este texto de forma triste, sino agradeciendo todo lo que nos han dado Max y Chloe, por dejarnos formar parte de vuestra vida y permitirnos disfrutar de vuestra maravillosa amistad repleta de amor. También enviar un gran gracias a todo el equipo de Life is Strange, porque habéis demostrado que es posible contar historias de adolescentes que calen entre jugadores de una amplia gama de edades, y por atreveros a tratar temas difíciles con el respeto que lo habéis hecho. Hoy se cierra una etapa pero sabemos que la magia de Life is Strange no ha acabado y próximamente volverá con otros personajes y nuevas localizaciones. Hasta entonces, gracias por todo.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Entradas relacionadas: