Análisis Life is Strange Before the Storm

En ocasiones, cuando se anuncia un spin off o precuela de un popular videojuego, surgen comentarios de jugadores que expresan su disconformidad. Personalmente creo que si los personajes son mínimamente interesantes, y detrás de ellos hay un equipo con talento, el resultado puede ser muy positivo. El ejemplo más reciente lo tenemos con Life is Strange Before the Storm, la precuela de la original serie de Dontnod que profundiza en la relación de Rachel y Chloe.

Antes de empezar, viene bien recordar dos cosas importantes: la primera es que si no has jugado a Life is Strange, corre a por él, ya que aunque estamos ante una precuela que cuenta los años previos a los hechos del juego original, la trama y las múltiples referencias tienen mucho más sentido e intensidad si has vivido la historia de Max y Chloe. La otra es que este juego ha sido desarrollado por Deck Nine, una compañía que no tiene demasiada experiencia en este género pero que, aún así, han hecho un buen trabajo desarrollando la amistad de la pareja.

Sin embargo, más allá del cambio de protagonista y estudio, lo que principalmente diferencia a Before the Storm de Life is Strange es la cotidianidad. Aquí ni podemos alterar el tiempo, ni hay sucesos paranormales que nos sacudan. Los problemas que se plantean son los habituales en la etapa de la adolescencia y cada estudiante de Arcadia Bay los afronta como buenamente puede. No obstante, Chloe y Rachel arrastran una carga muy pesada que las hace conectar y cometer locuras a pesar de sus personalidades tan dispares. Chloe es una rebelde sin causa que vive la vida al límite debido a que se siente abandonada; Rachel, en cambio, es la chica popular del instituto pero no es feliz en el pequeño pueblo de Arcadia Bay. Ambas se harán inseparables tras un encuentro fortuito e irán destapando los oscuros secretos que guardan en su interior.

Si bien en el primer episodio no sucede nada especialmente sorprendente, la trama va in crescendo hasta situarnos en situaciones delicadas que sacudirán nuestro mundo. Los diálogos son inteligentes y la cantidad de objetos y personajes con los que interactuar hace que la serie tenga un buen ritmo. Con relación a esto, hay que destacar el correcto equilibrio entre gameplay y secuencias, algo francamente importante para no entrar en la monotonía de ligar una conversación tras otra. Hay mucho que explorar y elementos suficientes en los que pararse para que Chloe utilice su lengua viperina.

Y hablando de la lengua de Chloe, los diálogos disponen de la nueva opción especial “Desafío de insolencias”, o como lo llamo yo: duelo de insultos. Para salirnos con la nuestra en una situación complicada, podremos hacer uso de esta habilidad que incluye una barra para ver el progreso en el intercambio de improperios. Pero no es tan fácil como llamarle de todo menos bonito, dependiendo de las circunstancias y del adversario tendremos que ajustar el nivel de dureza sin perder de vista el tiempo. Muchas veces será puramente optativo y el jugador podrá decidir si quiere meterse en un duelo dialéctico, puesto que como viene siendo habitual en la serie… ¡Dicha acción tendrá consecuencias! Da miedo cuando aparece esa frase en pantalla, ¿eh? Pues bien, dependiendo de nuestras acciones, tendremos variaciones en las siguientes escenas. También observaremos pequeños cambios dependiendo de la ropa que lleve Chloe. Todo ello es una buena forma de potenciar la rejugabilidad.

¡Te revieeeeento!

Por lo demás, las conversaciones seguirán ofreciendo diferentes opciones de respuesta, pero en este título se elimina el factor tiempo. Lo que me ocurría con Chloe es que no podía contener la vena de chica mala y ponía a casi todo el mundo a parir de un burro, sobre todo a personajes odiosos como Victoria o Nathan. Sin embargo, no es habitual encontrar respuestas demasiado amables; tienden a ser neutrales, algo que me parece más correcto y en sintonía con el carácter de la protagonista.

La rebeldía de nuestra chica se expande hasta la galería de coleccionables del juego, que abandona la bonita fotografía analógica para dar paso al arte callejero del grafiti. No te dejes sin registrar ningún rincón porque quizá es el lugar ideal para plasmar un dibujo o una frase hiriente a nuestra elección.

Life is Strange Before the Storm tiene un buen número de detalles que realzan la calidad del título y que, además, forman parte de la fabulosa narrativa. Me pareció una gran idea dar a Chloe un diario para relatar sus sentimientos. A medida que vamos avanzando, nuevas páginas se irán añadiendo y el jugador obtendrá una visión más íntima de lo que pasa por su mente en esta etapa tan dolorosa en la que transcurre el juego. También vuelven las reflexiones, aquellas que se activaban a modo de resumen cuando tomábamos asiento. Un estupendo momento de relax que funciona muy bien entre la vorágine de acontecimientos. Otro regalo que nos ofrecen los desarrolladores son varios minijuegos a través de los diálogos. Podemos encontrar desde un simple juego de verdadero o falso hasta una misión de un juego de rol. Son optativos, ¡pero quién puede resistirse a jugar un trozo de D&D! Yo ciertamente no.

No me lo perdería por nada del mundo

Si nos vamos al apartado gráfico, no he encontrado ningún cambio significativo respecto al juego original. El estilo cartoon que tanto nos gusta sigue funcionando estupendamente y los efectos de luz tienen su papel importante en el entorno. En cuanto al sonido, seguro que recordáis la impactante banda sonora del juego original, pues podéis estar tranquilos porque la música en Before the Storm continúa siendo fundamental y acompañará a toda la serie con temas principalmente cañeros. Me encantó el grupo “Firewalk” y el pedazo de concierto que vivimos al comienzo del juego.

Deck Nine ha hecho un fantástico trabajo con Life is Strange Before the Storm, una buena precuela que rompe con la desconfianza inicial y nos ofrece nuevas mecánicas e ideas frescas. El estudio ha sabido definir de forma magistral la personalidad de Chloe y Rachel y lo plasma en una amistad atípica entre dos adolescentes que luchan contra sus demonios. Con una duración de unas 3 horas por episodio, Before  the Storm es un imprescindible para conocer los hechos previos a la serie original aunque su final nos deje una amarga sonrisa. Ya disponible en Xbox One, PS4 y PC.

 

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Entradas relacionadas: