Análisis Yesterday Origins

yesterday-origins

Yesterday Origins tiene una condición de extraña precuela, cuando en realidad la mitad de su narrativa se basa en los sucesos del futuro, este condicionante obliga a la trama a hilar más fino, saber dónde poner giros de guion fuertes y como equilibrar la balanza de la jugabilidad con la historia y sobre todo, hacer que ambas líneas narrativas sean interesantes y no decaigan con el paso del tiempo, el interés tiene que mantenerse y el jugador en teoría, debe verse interesado por los sucesos de una y otra parte del juego.

Y Yesterday Origins lo logra… por momentos.

En la entrega original de John Yesterday, el juego destilaba una narrativa adulta y poderosa, aún cuando en su faceta jugable tuviese algunas decisiones más complicadas de entender, era un juego redondo en su narrativa e historia. Origins no es la excepción y durante gran parte de su recorrido me pareció una obra que potenciaba la adultez del estudio español en el guion, sin embargo Origins peca de tener un villano terriblemente desaprovechado y monótono además de que algunas secciones de la línea temporal futura son muy aburridas, esto casi me parece criminal en un juego con una sección del pasado absurdamente entretenida, interesante y fantástica. Yesterday Origins no solo no logra encontrar un equilibrio sino que casi se autodestruye si no fuera por la relación entre los protagonistas, John y Pauline Petit me parecen una pareja fantástica con una química absorbente (y además, tenemos la facilidad de controlar a Pauline en algunos tramos) que soportan la aventura a la perfección, aventura que podría haberse caído a pedazos con el paso de las horas.

yesterday-origins-2

No obstante, donde Pendulo sí logra equilibrarse es en el uso inteligente y natural de los puzles, Yesterday Origins a diferencia de Yesterday tiene unos rompecabezas más intuitivos, naturales y menos forzados dentro de la trama y el avance del juego, aunque es cierto que hay algunos momentos donde cae en el tropo de su género al ponernos combinaciones un poco ilógicas de objetos, estos fallos son rara avis y en general Origins es una obra sólida en su faceta jugable, ingeniosa e intuitiva sin resultar de fácil solución ya que solo una vez sentí que el ritmo del juego se resintiera por un rompecabezas.

Pero los rompecabezas se sostienen en una fuerte baza narrativa del juego, ahora estos acertijos interactivos requieren también una guía narrativa, nuestros personajes deberán hacer las preguntas correctas e indagaciones para conseguir pistas, como si de un Sherlock Holmes se tratase, ahora las conversaciones tienen un peso mayor en el juego, lo cual muchas veces es de gran alivio jugable y otras pueden resultar tediosas y aburridas, sin embargo, son minoría frente al extraordinario diseño de conversación y voz que tiene el juego, un aspecto mimado al detalle y que agradecemos a pesar de la extraña negativa a un doblaje en condiciones (aunque es algo que a servidor no le afecta).

yesterday-origins-3

Siguiendo con la comparación de Sherlock Holmes, los objetos ahora en un escenario 3D son mucho más detallistas, haciendo que el jugador deba observarlos de cerca para extraer la solución a algún acertijo. Esta integración del 3D siente como novedad en esta segunda entrega de Pendulo. Sin embargo, lo mismo no sucede con los escenarios donde están nuestros protagonistas, demasiado lineales y poco variados pero funcionales dentro de la historia que nos quiere narrar la desarrolladora aunque se habría agradecido un poco más de libertad (y aprovechamiento) en ese aspecto.

Técnicamente Yesterday Origins está muy bien optimizado aunque en su faceta artística resulte irregular y por momentos nada estético pues hay personajes que tienen un trazo de dibujo muy llamativo y otros donde se nota más la desgana al momento de diseñarlos, no obstante estos detalles aunque menores, no dejan de llamar la atención cuando hacen acto de presencia a pesar de no empañar demasiado el conjunto que forma al juego, habría deseado tener un poco más de uniformidad en el aspecto visual del juego, muchas veces coqueteando con el caricaturesco y otras con el plasticismo más propio de la saga.

yesterday-origins-4

Concluyendo, Yesterday Origins es un juego desequilibrado y con problemas para integrar tantos espacios temporales y con un villano algo mediocre que no será recordado dentro del género. No obstante, es una obra muy disfrutable ya solo sea para vivir las aventuras de John en la España del siglo XV contra la inquisición. También para profundizar en Pauline, un personaje que me parece para el recuerdo y del que quedamos con ganas de más. Esta nueva entrega de Pendulo aunque aprueba y resulta correcta, creo que podría haber alcanzado cimas mayores subsanando algunos errores narrativos y potenciando la figura del villano. Recomiendo hacer caso omiso de la falta de doblaje español pues el trabajo de las voces como en la anterior entrega es notable y merece, como mínimo, una oportunidad.

RazorKaen

RazorKaen

Jugador clásico que no ha salido de PC desde la primera infancia, cabalgo robot escorpiones gigantes mientras la industria avanza. Soy crítico destructivo y alcalde de alguna ciudad del Sim City, rolero de toda la vida y fanático de los shooter clásicos.
RazorKaen

Latest posts by RazorKaen (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Ricard Cabrera

    Estilo Péndulo entonces, no? Cosas geniales, cosas mediocres, todo mezclado y agitado al máximo. Que pena.

  • Fernando Navarro Pulido

    Por Dios, la interfaz de usuarios es pésima, lo de mover el objeto a examinar en 3D para ver los puntos calientes y pinchar y que te diga lo mismo que te podría decir con un “examinar objeto” de toda la vida, pero moviendo el ratón hasta el infinito, desesperado porque el scroll a veces no corre, dandole vueltas al objeto por si acaso hay un punto caliente no examinado por detrás y levantar el ratón porque “se te acaba la mesa”, simplemente desesperante. Si al menos aportase algo este sistema.

    Y luego esta lo de usar un objeto con otro y ademas la necesidad de usar también la “información o pista” que tiene relación con ese uso, que si no la has encontrado, no puedes combinar los objetos, cuando su combinación es obvia, señores, esto es la forma mas infernalmente inútil de complicar el sistema.

    Puzzles absurdos que no vienen a cuento, por ejemplo, el de quitarse las arrugas, no se si en un futuro servirá de algo, pero por Dios, que chorrada.

    Una forma como otra cualquiera de quitarle muchos puntos al juego. Una pena, porque la linea argumental es muy buena, pero la puesta en escena lo desmerece todo.