Videojuegos con cartas y figuras, ¿negocio o aliciente?

Al igual que otros sectores, el del entretenimiento digital se ha visto afectado por la enorme crisis económica mundial, pero, a pesar de los tiempos que corren, la industria del videojuego sigue siendo la primera industria de ocio en cuanto a volumen de negocio. El sector del entretenimiento digital sigue contando con una salud envidiable, superando en ventas al cine y a la música. Esto es algo de lo que ya se ha hablado en muchas ocasiones, pero, actualmente, hay algo que se ha puesto muy de moda y está generando grandes beneficios, las cartas, los muñecos y el merchandasing en general.
Os pongo en situación. Hace unas pocas semana salió a la venta el esperadísimo juego de Masahiro Sakurai, creador de Kirby y de la saga Super Smash Bros., Kid Icarus: Uprising, y junto a él, unas tarjetas RA (realidad aumentada). Dichas tarjetas pueden ser utilizadas con las cámaras exteriores de la consola Nintendo 3DS para ver a los personajes del juego en el mundo real, pero como todo, también pueden ser vistas como objeto de coleccionismo. Hasta aquí todo bien, pero el tema es que van a comercializar un número aún no determinado de tarjetas con su álbum correspondiente para poder coleccionarlas. Creo que es una idea genial, me gusta mucho el coleccionismo. Lo que no me gustaría pensar es que la gente le da más importancia a las cosas «secundarias» que al propio videojuego ya que dichas tarjetas alargan la vida de Kid Icarus: Uprising, y eso es algo con lo cualquier jugador estará satisfecho.

Y ya que estamos hablando de tarjetas, vamos a hablar de sus primos hermanos, los cromos. Novarama, la empresa desarrolladora de Invizimals, ha sabido aprovechar una gran oportunidad, ha sido la primera empresa en hacer uso de la innovación de la realidad aumentada en una consola portátil. Sus Invizimals se han hecho muy populares y la fama ha hecho que se fabriquen diversos objetos como cromos, que al ser enfocados con la cámara de PSP aparecen en nuestro mundo, o figuras.

Algo similar ocurre con Skylanders: Spyro’s Adventure. Las figuras de acción con las que podemos jugar son de gran calidad, y porque no decirlo, quedan muy bien en nuestras estanterías. Pero, ¿qué sería de Skyladers: Spyro’s Adventure sin estas figuras? Me atrevo a afirmar que sería un juego más. La gracia de la jugabilidad radica en los muñecos, ya que al situarlos encima del Portal of Power aparecen dentro del juego. Sin ellos el juego perdería muchísimo, pero debemos admitir que la originalidad del título combinada con la genial idea de poder introducir nuestros muñecos en un videojuego han conseguido hacer de Skylanders: Spyro’s Adventure un gran título que pasará a la historia por méritos propios.

Me gustaría saber cual es vuestra opinión acerca de la tendencia que están tomando muchas compañías a la hora de sacar al mercado un nuevo título, ya que, a día de hoy, a parte de los juegos que cuentan con demasiados extras (entiéndase extra como cualquier cosa que tenga que ver con el juego y que no sea el propio juego) es muy raro que un juego sólo salga a la venta en una edición normal y no en diversas ediciones (limitada, coleccionista, …). ¿Verdaderamente valen todas la pena? A mí parecer, muchas sí pero, también, muchas no.

Esto de hacer uso de muñecos, cartas o cromos es algo que se ha hecho, se hace y se hará, debido a que suponen, como he dicho, grandes beneficios.

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck

Latest posts by LeChuck (see all)

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.

También te podría gustar...