Análisis Dreams

Meda Molecule es la base de creatividad de PlayStation. Desde el primer Little Big Planet para PlayStation 3, sus ideas estaban claras: dar rienda suelta a la imaginación de sus desarrolladores y sus jugadores con un juego para todos los públicos, campo a cubrir históricamente en la rama de videojuegos de Sony. Tras dos títulos de su popular videojuego, pasando por su obra cumbre de la imaginación y la fantasía, Tearaway, ahora van más allá y lanza su última obra, Dreams, poniendo unas herramientas simples pero profundas para la creación de videojuegos con todas las letras ¡y todo simplemente desde tu Dual Shock 4!

Muchos jugadores, según avanzamos en edad, hemos pensado alguna vez en cómo llevaríamos a cabo nosotros algunas partes de juegos que hemos disfrutado. Quizás tu sueño era desarrollar videojuegos pero nunca estudiaste lo necesario por falta de información en su día u otros motivos. Media Molecule intenta poner en nuestras manos todo lo necesario para materializar esas ideas que nunca pudieron dejar de ser bocetos en tu cabeza.

Cuando entramos por primera vez a Dreams, sus creadores nos dejan claro que hay dos formas de disfrutarlo: jugando a lo que crean los demás o crear nosotros nuestras propias aventuras. A la hora de jugar, puedes escoger entre varias aventuras creadas por la propia Media Molecule, para las cuales han utilizado las mismas herramientas que usarás tu en tus creaciones, toda una declaración e inspiración para que tomes las riendas de tu «propio sueño».

Entre estas creaciones originales, podemos considerar una de ellas como la campaña principal del título, «El sueño de Art», una entretenida y creativa aventura en la que el integrante de una banda de jazz lucha contra sus propios pensamientos oscuros. En este juego de una duración de 3-4 horas tocaremos multitud de géneros a lo largo de varios niveles. Como Art, lo habitual será movernos y dialogar como en una aventura gráfica clásica, y cuando juguemos en sus pensamientos será cuando la imaginación nos hará disfrutar de niveles de plataformas, shoot em’ up y otros géneros clásicos del videojuego, todos tratados con mimo para hacerte disfrutar y, sobretodo, demostrar todo lo que puedes hacer en su taller de creación. La propia Media Molecule tiene otros juegos menores de distintos géneros, todos realizados por el equipo como demostración con la idea de catapultar tus propias ideas y tus manos a la creación de tu propio juego.

La organización de «Explorando sueños», el modo para jugar niveles que han creado otros, es excelente, y siempre tendremos actualizado el portal, al que también puedes acceder via web en idreams.me, con diferentes apartados y etiquetas. En uno de ellos, la propia «Mm» nos recomienda los juegos de la comunidad que ellos consideran de gran calidad. También tenemos otro en la que podremos jugar «sueños» de la comunidad que son tendencia, es decir, que están teniendo en las últimas horas muchos «me gusta». «Recomendaciones para ti» se basa en el género de juegos al que sueles dar más «me gusta» de la comunidad para recomendarte nuevos juegos. Por último, un «top» de los juegos más famosos dentro de la comunidad y los ganadores de «Jams», organizadas dentro del juego a menudo para incentivar la creatividad acotando tu creación a una categoría.

El otro gran apartado de Dreams es «Creando sueños», el mega-editor de juegos de Media Molecule. Simple de utilizar, profundo y con muchas propiedades interesantes, como la de compartir y utilizar los «assets» que ya ha creado la comunidad o la propia desarrolladora. Tenemos tutoriales desde primera instancia para entender el funcionamiento del creador, que utiliza el giroscopio del Dual Shock 4 como puntero y todos los botones para lograr un sistema fiable de «construcción». El editor nos permitirá llevar a cabo todo tipo de géneros, cinématicas no-jugables, o lo que sea que tengamos en nuestra mente. Durante meses has tenido ejemplos, ya con el juego en acceso anticipado, de lo que se puede llegar a lograr con paciencia y tesón, así que no vamos a descubrirte nada ahora, simplemente es genial.

A nivel técnico el juego es muy atractivo, y permite crear tanto juegos con un gran apartado artístico, como otros con un asombroso aspecto tridimensional propio de juegos de nivel medio-alto. Lo más sorprendente, en mi opinión, es como nos permite cargar los juegos y salir al menú sin apenas tiempo de carga, un logro que nos impulsa a explorar y probar todo tipo de creaciones. En cuanto al sonido, Dreams nos permite introducir nuestra propia música o incluso doblajes a nuestros «sueños», pero también han dejado una serie de piezas músicales para que uses a tu gusto. Claro está, esa música y otras canciones utilizadas en los niveles de Media Molecule son geniales y aventureras, recordando en muchos puntos a las también alucinantes bandas sonoras de Little Big Planet y el más reciente Tearaway.

Dreams es un juego y concepto que asienta la forma más hippie de hacer videojuegos. Media Molecule es una de las desarrolladoras más talentosas que posee Sony como «first-party», y este juego con apoyo de comunidad y desarrolladora podría durar años, si no décadas. No es descabellado pensar que una creación de Dreams por parte de la comunidad pueda acabar vendiéndose de forma individual en la PlayStation Store, y esa es la pretensión de «Mm», convertir Dreams en la herramienta más intuitiva para la creación de videojuegos. La propia desarrolladora ya ha cazado talento de la comunidad para su propio equipo, así que no es para nada descabellado pensar que tiene un futuro muy prometedor.

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora intento transmitir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. También busco ofertas de videojuegos. Seguidme en Twitter y sabréis de qué hablo.

También te podría gustar...