Seiken Densetsu 3 (Secret Of Mana 2), Obra Maestra De Los Action Rpg

Cuentan estos días desde las oficinas de Square Enix que andan preocupados ante la pérdida del favor del público y que creen que “recuperar la confianza de los fans de Final Fantasy será difícil”. Y la verdad es que desde que Squaresoft se fusionó con Enix, en una unión que parecía el sueño húmedo de cualquier jugón, hemos sufrido más pequeñas (o grandes) decepciones que alegrías nos han brindado. Mientras se devanan los sesos pensando en cuál fue el momento en el que Final Fantasy se desvió del camino de los elegidos (posiblemente en ese momento en el que se desvincularon los creadores originales, por decir algo…), me gustaría recordar un videojuego de la antigua Squaresoft, y es que volviendo la vista atrás al catálogo de juegos de ésta se cumple la máxima que “cualquier tiempo pasado fue mejor”. En este caso voy a hablar de una de las sagas action rpg más influyentes y conocidas de los videojuegos, en concreto de la que creo que es su entrega más brillante y redonda. Un juego más profundo de lo que parece a simple vista y que además no ha envejecido del todo mal: Seiken Densetsu 3. También conocido como: Secret of Mana 2.

 

1 de abril del 2003.

Si alguna vez en vuestro tiempo libre fabricáis una máquina del tiempo o compráis un DeLorean de segunda mano con Ziritione y Condensador de Fluzo de serie, esa es la fecha a la que debéis viajar para salvarnos del desastre a escala mundial. ¿La fecha en la que Skynet cobró conciencia de si misma y decidió exterminarnos? ¿La fecha del eclipse solar que presagiaba la vuelta de Drácula y su reinado del terror en alguno de los tropecientos Castlevania? Peor: Tal día como ese Squaresoft se fusionó oficialmente con Enix. Si lees esto, ayúdanos Héroe del Tiempo, eres nuestra última esperanza.
Antes de este trágico suceso, ambas compañías crearon una serie de pequeñas (por el tamaño del cartucho, en realidad eran grandes) obras de arte atemporales en los 90 y principios de milenio. Una de estas obras es a la que hacemos referencia en el artículo, y la cosa empezó cuando en 1991 el desarrollador de Squaresoft, Koichi Kondo, creó un action RPG (RPG “de acción”, una manera de diferenciarlo de los combates por turnos…) que seguía la estela del Zelda de NES, como tantos otros de la época que quisieron sumarse al camino abierto por la franquicia de Nintendo. Muchos se quedaron en la cuneta, ya que la sombra de Link es muy alargada, pero Seiken Densetsu, que así se llamaba en japón (“Final Fantasy Adventure” como llegó a EEUU y Europa), consiguió destacar gracias a tener una calidad notable para la época, una serie de ideas que lo diferenciaban lo suficiente de las aventuras de ese elfo vestido de Peter Pan y le daban una jugabilidad e imagen propia. Aunque no pudo con Zelda y éste lo barrió en ventas (porque las cosas como son, no estaba a su altura), sí que fue suficiente para poder disfrutar de una secuela y dar inicio a una saga que por aquí la conocimos con otro nombre que nos suena mucho más que por la denominación Seiken Densetsu. Empezaron a llegar los Secret of Mana.

 

Gracias a esta gente tan maja que sale en la foto pude jugarlo en español y enterarme de las cosas…
No me voy a extender en hacer una retrospectiva de la saga Mana, porque hay unos cuantos (Evermore incluido, el que nos colaron como el segundo de la saga en Europa) y me quiero centrar en el que sería el tercero de la misma. Aunque también me parece justo recalcar que el segundo, el que nos llegó como Secret of Mana “original” es uno de los rpgs más queridos de la Super Nintendo. Hay incluso quien comenta que es mejor que el que nos ocupa. Admito que supuso un gran impacto y lo disfruté mucho, pero para mí Seiken Densetsu 3 me parece mucho más redondo. Opinión personal, faltaría más.
Precisamente Secret of Evermore fue el causante de que no llegara a las tiendas españolas Secret of Mana 2, ya que alguna lumbrera creyó que sería mejor idea traernos un juego con el mismo concepto pero “occidentalizado”, pasando de llevar un grupo de 3 aventureros en busca de la Espada de Maná a vivir las andanzas de un chaval y su perro a través del tiempo, por culpa de un experimento científico. No es que fuera Evermore un mal juego, pero en cuanto a ‘magia’ y calidad técnica el que no nos llegó era muy superior. No es exagerar colocar a Secret of Mana 2 en una cumbre de las mejores obras Rpg de 16 bits, junto a mitos monstruosos como Final Fantasy VI, Chrono Trigger o Tales of Phantasia. Creo que muchos que lo hayan jugado y disfrutado estarán de acuerdo.

 

Dragones, desde mucho antes de Skyrim y Guild Wars 2 dando por ****
Si iniciamos el juego lo primero que nos llama la atención al empezar una partida es que podremos elegir entre 6 personajes para que sea nuestro protagonista, cosa poco común en la época. No sólo eso, elegiremos cuales serán nuestros compañeros hasta formar el grupo de 3 característico de la saga. Esto no es banal, servirá para que la historia luego tenga variantes e incluso cambien enemigos intermedios y finales, dependiendo de a quién escojamos. La gracia es que además de tener tramas diferentes nos iremos cruzando con los otros personajes y antagonistas en diversos momentos de la aventura, lo que hace la experiencia muy rejugable, entre otras cosas porque nos querremos enterar del argumento a través de lo que les sucede a los demás héroes.
Cada historia dura unas 20-30 horas, yendo a buen ritmo y siempre que no nos entretengamos mucho en conseguir extras (como las casi imposibles de encontrar “Semillas ???“, necesarias para la transformación final de nuestros personajes), el argumento principal entronca a los personajes por parejas, aunque todos empiezan de forma diferente y tienen algún matiz propio luego. Con lo que tenemos un mínimo de 60 horas en total si queremos conocer todo el guión, interesante pero por lo demás bastante típico de estos juegos: La diosa del maná en la antigüedad se enfrentó y encerró a las 8 bestias que hacían peligrar la vida en la tierra en 8 piedras y las repartió por el mundo, mientras ella se convertía en el Árbol del Maná para poder descansar y recuperarse del esfuerzo (no me quiero ni imaginar si llega a intentar darse de baja una línea telefónica, lo que hubiera tenido luego que hacer para descansar tras tamaña gesta). Por desgracia, siglos después alguien está intentando hacerse con las piedras y el poder del maná, despertando a dichas criaturas y sembrando el terror en el mundo…  Ah, y efectivamente, nosotros somos los elegidos para que eso no pase. No ganará un premio al guión más original, pero a quién le importa cuando se trata de patear culos con espadones y magia. Lo que sí hay que reconocer es que la forma de narrar la trama era bastante novedosa para la época y por supuesto no faltaran los momentos emotivos, ya que a los protagonistas les cogeremos cariño, e incluso algún giro de guión.

 

Vamos a necesitar una espada más grande… y una muda nueva.
Una vez que hemos elegido personaje, todos muy diferentes en su manera de jugar (espadachín, hechicera, pícaro, a torta limpia…), empezaremos la partida y directamente vamos a alucinar con el aspecto gráfico del juego, pensando si realmente esto que jugamos pertenece a una Super Nintendo. Este juego entra por los ojos y perderse por el mapeado es una delicia. El despliegue visual es enorme, con escenarios y enemigos muy coloridos, personajes enormes perfectamente definidos y animados, efectos de luz en las magias en pocos juegos de 16 bits igualados… Jefes enormes que ofrecen combates memorables que son de lo mejor del cartucho (las batallas contra jefes finales y la batalla contra el lobo gigante de la torre de la luna no se me olvidarán nunca). Algunos nos quitarán el sueño si no leveleamos, porque el juego aunque tiene una curva de aprendizaje asequible nos va a obligar a subir de nivel de vez en cuando si no queremos sufrir (como en casi todos los juegos de este estilo).

 

El juego es muy bonito, pero… ¿es divertido jugar a esto o qué?

La respuesta corta es . La larga es “Sí, y mucho“. No te quieres extender más hablando cuando podrías estar matando conejillos de esos tan simpáticos por el bosque. Secret of Mana 2 pule la jugabilidad de los anteriores y es una gozada batallar por el mundo, de manera que aunque hay infinidad de bichos hostiles por pantalla pocas veces huiremos de los combates (entre otras cosas porque el personaje se pone en guardia siempre que hay batalla cerca y va mucho más lento). Se mantiene el sistema de “super ataque” que podemos realizar al cargar un medidor de golpes que iremos rellenando, dando lugar a algunos muy espectaculares que llenan toda la pantalla y que además serán diferentes dependiendo de cómo progresemos a nuestros personajes. Nuestros personajes evolucionarán cual pokemon hasta dos veces, por el camino de la luz o de la oscuridad. No hay diferencias en la trama, pero por lo general por la luz nuestro avatar gana en poderes de protección y por la oscuridad en daño y agresividad. No hay combinación ganadora, simplemente le añade variedad a la forma de juego. El sistema de menú cuando queremos usar un ítem (y habrán combates que dependerán de su buen uso) se mantiene en unos círculos que se forman alrededor del personaje y paran la acción. Aunque eterniza algunos enfrentamientos es directo, claro y permite planificar nuestros movimientos en combates clave.
Y si hay algo mejor que un buen sistema de combate individual es, si alguien puede permitirse el lujo, poner un multitap a la consola y jugar con dos amigos más. Además de ser mucho más divertido ya no hace falta controlar a la IA para que no haga cosas extrañas.
En un juego con tanta pasión por el detalle no podía desentonar la banda sonora. Lo cierto es que lo tenía complicado, ya que el primer Secret of Mana (Seiken Densetsu 2) dejó melodías inolvidables, canciones que quedan para el recuerdo como la de la introducción del mismo. Secret of Mana 2 es mucho más variado en ese sentido y cada localización tiene un tema característico que se acaba pegando mientras deambulamos batallando por la zona. El autor de estas melodías es Hiroki Kikuta, compositor que no se ha prodigado mucho en el terreno de los videojuegos pero que bajo las órdenes de Squaresoft compuso para la saga Secret of Mana y también para los Romancing Saga, otros enormes exponentes de los rpgs con excelentes bandas sonoras, así que sólo por ello se gana una notable mención honorífica.
Esta es la banda sonora que me acompaña mentalmente cuando leveleo en cualquier juego…
‘Arrange’ de calidad de uno de los mejores temas del juego, acompaña una batalla contra cierto jefe.
En definitiva, para Secret of Mana 2 han pasado los años, pero no le han pesado tanto como a otros de su quinta. Echar una partida sigue siendo tan viciante y refrescante prácticamente como cuando salió, y si encima apreciamos que este juego data del 1995 nos daremos cuenta de lo avanzado que estaba en muchos aspectos y, lo peor, nos daremos cuenta a su vez de lo que era capaz de hacer Squaresoft cuando se proponía realizar un producto de calidad.
Secret of Mana 2 es una joya imprescindible para cualquier amante del género y cualquiera que se autodenomine ‘gamer’ debería al menos darle alguna vez una oportunidad. Es espectacular en todos los sentidos y engancha de principio a fin. Imaginad lo complicado que es destacar en el campo de los juegos de rol de 16 bits, pues este juego se disputa los puestos de honor, al menos técnicamente, con los gallos del corral. Y si no lo metemos en el paquete de los juegos de rol por turnos entonces casi no tiene rival.
Una lástima que la saga después decayera con juegos de menor factura, con sendas secuelas algo flojillas para Playstation y Nintendo DS… Pero siempre quedarán sus primeros juegos en el corazón de los jugadores y el orgullo de poder decir que con Secret of Mana 2, o Seiken Densetsu 3, como os guste más llamarlo, alcanzaron el olimpo de los escogidos.
Heko
Sígueme en

Heko

Se peleó de pequeño por hacer funcionar un ZX Spectrum, lo cuál no presagiaba nada bueno a largo plazo, aunque curiosamente él lo recuerda con cariño. Ya de mayor, sufrió un terrible accidente al retirar un USB de su puerto sin esperar a qué fuera seguro quitarlo. La catástrofe asoló medio continente, aunque la radiación le concedió el superpoder mutante de escribir sobre todo lo que a él le apasiona. Entre otras cosas, por supuesto, sobre “eso de los marcianitos”.
Heko
Sígueme en

Latest posts by Heko (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest2Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Muy bueno , gracias por hacer recordar tan buen juego. Incluso a veces pienso quedarme siempre jugando a juegos de snes etc y abandonar los actuales , me puede mi obsesion por el rpg antiguo.Pero las cosas como son, la snes nos ofreció el mejor catalogo del genero que se a podido ofrecer tanto por parte de squaresoft como de mi querida Enix , sin olvidar los lufia , el tales of phantasia Ys etc

    • Actualmente no se trabaja tanto el género de los rpgs al estilo 'clásico', lo más parecido en esta generación quizás sean los Lost Odyssey, The Last Story, Xenoblade… que también son grandísimos juegos. La verdad es que en snes se dieron las condiciones idóneas para que se juntaran una serie de juegos increibles, como no se ha visto en otra consola… Toda compañía para destacar tenía

    • yo creo que en el fondo , el espiritu y la mente para crear esos grandes rpg sigue viva solo con diferente nombre: monolithsoft y mistwalker estan compuestos por miembros de sqauresoft , yuji horii sigue dirigiendo buenos dragon quest , por lo menos el 9, tri ace sigue desarrollando buenos titulos ( aunque no son como los star ocean y valkirie profile que hacian antes) los buenos tales of que

  • Anonymous

    como se echa en falta rpgs como estos.