Loom, tejiendo el mundo

Loom es uno de esos juegos que muchos jugadores han oído hablar de él, pero tal sólo los más veteranos han jugado. La razón por la que Loom entró en mi lista de juegos pendientes fue cosa de la publicidad “subliminal” de un pirata de Scumm Bar. Hoy quería recordar con vosotros esta clásica aventura gráfica de point-and-click, la cuarta en utilizar el sistema SCUMM de Lucasarts.
loom1

Loom es un juego de Lucas Arts, un estudio que no necesita presentación a estas alturas, y de él han salido las mayores aventuras gráficas de todos los tiempos. El creador de Loom es Brian Moriarty, quien también participó en parte del desarrollo de otro título de Lucas, The Dig. La inspiración de Loom le vino por el propio nombre, ya que en inglés es una palabra con múltiples interpretaciones. Puede significar la acción de tejer, o un telar, pero también dominio, poder o amenaza. Además, su sonido se puede confundir con el de otras palabras inglesas como penumbra (gloom), o tumba (tomb). Otra influencia importante fue el ballet de El lago de los cisnes de Tchaikovsky, una de sus piezas favoritas. La música del juego también gira en torno a Tchaikovsky, y alguno de los elementos del ballet como los cisnes y buhos son importantes en el juego.

Loom en su edición original incluía un prólogo para situarnos un poco en la historia, sin él el jugador puede desorientarse. En esta introducción se nos cuenta como el mundo está dividido en gremios, algunos han adquirido el control político y económico, pero el de los tejedores rechazó el sistema, prefiriendo centrarse en su oficio. Al hacerlo, llegaron a dominar la luz y la música, y finalmente, el poder de tejer la realidad a su antojo. Este poder era temido por los otros gremios y los tejedores sufrieron una terrible persecución, tanto es así que se retiraron a la solitaria isla de Loom. Con el tiempo, sus reglas estrictas giraron en su contra. Sólo los que nacían de tejedores podían ser miembros y no se permitía el matrimonio con alguien fuera del gremio. Muchos niños nacieron muertos y se redujo drásticamente el número de nacimientos. Lady Cygna deseaba usar su poder para acabar con estas reglas pero los ancianos se negaron, prefiriendo permanecer fieles a su tarea como guardianes de la pauta. Cygna, por lo tanto, los desafió, introduciendo un nuevo hilo en el patrón y causando su interrupción, fue así como nació nuestro protagonista, Bobbin Threadbare. Como castigo por sus acciones, fue transformada en un cisne y expulsada.
El juego comienza con Bobbin en su 17 cumpleaños, quien desde su nacimiento ha sido marginado por la gente de su gremio y tan solo ha contado con la compañía Hetchel, una amiga de su madre, Cygna, quien le ha enseñado a tejer hechizos. Los ancianos le reúnen en tan señalado día con el objetivo de desterrarle definitivamente, pero Hetchel lo defiende y por ello es castigada y transformada en huevo. En ese preciso instante, un cisne aparece y convierte a los ancianos en otros cisnes. Bobbin libera a Hetchel del huevo, que como un cisne negro, anuncia a Bobbin que ha de salvar el mundo de Caos.
A diferencia de otros juegos de LucasArts de la época, como The Secret of Monkey Island, no hay un inventario y la interfaz se basa únicamente en la interacción con un bastón de notas musicales. Mediante la interacción con objetos, personajes y escenarios sumaremos nuevas melodías y notas a nuestro bastón. Cuando las toquemos sobre algo, realizaremos diferentes hechizos, o como en el juego lo llaman “tejeremos patrones“. Si las tocamos de forma inversa conseguiremos el efecto contrario. Los puzles y retos son bastante lógicos y dependen más de la escucha que de descifrar. Para meternos más en la magia de la aventura, con el juego original se incluía el “Libro de los patrones“, que describe la historia y el propósito de cada patrón.
Un bastón, notas y melodías que tejer
Hay objetos limitados con los que interactuar, pero el reto no es realmente la búsqueda de objetos. Más bien consiste en reconocer las pistas que nos ayudarán a determinar dónde y qué hechizo utilizar. Realmente este cambio de sistema de juego se me hizo un poco raro al comienzo, pero es fácil acostumbrarse.
El juego dispone de tres niveles de dificultad: práctica, estándar y experto. En el nivel más fácil, nuestro bastón está siempre visible y una escala musical aparece debajo. Las notas se reproducen y se iluminan cuando se aprenden por primera vez una nueva melodía. El segundo nivel es prácticamente lo mismo, excepto que las notas no se ven en pantalla. Jugado en estos niveles, el juego sigue siendo “musical” y no es necesario reconocer las notas. Sin embargo, en el nivel de experto no hay una escala musical y se tienen que identificar las notas, y como dice el manual “jugar el juego por el oído”. Se cuenta que quien se pase el juego en experto podrá ver nuevas escenas inéditas.
Loom fue publicado en 1990 en discos de 5,25 y de 3,5 pulgadas con música midi, pero sin voz. Posteriormente fue reditado en CD en 1992 con voz, gráficos y música mejorados, ahora mismo sería difícilmente ejecutable en los actuales equipos, pero desde hace algún tiempo es posible jugar a estas viejas aventuras mediante utilidades como DOSBox o ScummVM. Otra alternativa para conseguirlo es a través de sitios como Good Old Games o Steam, totalmente compatible con los sistemas operativos actuales. Pagas, bajas el juego, instalas, y ya está. El problema, el idioma.
Edición de Loom para IBM con discos de 5,25 pulgadas, incluía la cinta de audio con el prólogo y el libro de los patrones
Hablemos de gráficos, porque este juego merece una mención especial. Estamos hablando de una aventura de más de 20 años, por lo tanto su calidad gráfica es bastante impresionante teniendo en cuenta las limitaciones de entonces. En cuanto a la música, a lo largo del juego podemos escuchar pistas musicales originales y fragmentos de El lago de los cines de Tchaikovsky. Cada momento importante en el juego se acompaña por alguna melodía de fondo que lo empañan de más magia si cabe. Escuchad y veréis:
Curiosamente, Loom es el primer juego de La Trilogía de los Grandes Gremios, que nunca llegó a completarse. Las siguientes aventuras iban a llamarse: Forge y The Fold. Otra curiosidad a destacar es que durante el desarrollo de The Secret of Monkey Island se incluyeron varios guiños a Loom: “Soy Bobbin, ¿eres mi madre?” o la promoción del pirata de Scumm Bar.
Loom no se trata de una aventura gráfica humorística como otras de Luscasarts, es un cuento amable, bien definido y con un sistema de juego poco común que lo hacen genuino. La única pega que le encuentro es su duración, la historia de Bobbin es corta (un aventurero experimentado puede acabar el juego en menos de cinco horas). Loom es sin duda una experiencia fascinante tanto para amantes del género como para novatos, y sin duda debería estar en la lista de juegos imprescindibles de todo jugador.
Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • La verdad es que es una aventura muy especial, a mí la duración me pareció adecuada para que se mantuviese en pie (los puzles no evolucionan, la dinámica y complejidad son siempre las mismas, si se hubiese alargado el juego, se acabaría haciendo monótono). La música es esencial como en ninguna otra aventura, por eso la mejor versión es la del vídeo que incluyes en el artículo, la del sistema

  • Adlin

    Antes si se hacian buenos juegos. Se hecha de menos.

  • Que recuerdos 🙂