18 años de Nintendo 64

Nintendo-64-18-añosHistoria

Nintendo 64 cumplía ayer 18 años desde su lanzamiento en Japón, el 23 de Junio de 1996. Hay una larga historia tras esta consola, desde el primer pacto de Nintendo y Sony para hacer una Super Nintendo con CD, hasta la llegada de esta consola que seguía usando los cartuchos y nos traía, en la era de los bits, la máxima potencia bruta jamás vista “64 bits de potencia”. Con sus demostraciones junto a Silicon Graphics cuando todavía se llamaba “Project Reality” ya dejaban boquiabiertos a todo el que veía esa calidad técnica, acostumbrados a mundos 2D de Sprites y Scroll. Aunque en un principio su nombre iba a ser Ultra 64, se cambio finalmente por su nombre definitivo, Nintendo 64.

Mi Historia

Me es imposible olvidar los tiempos de esta consola, seguramente con la que más he disfrutado como un chaval, y la que más esperé antes de su salida. Todavía recuerdo como me tragaba una y otra vez los videos VHS de la Nintendo Acción y Hobby Consolas, viendo ese increíble Super Mario 64 e imaginando como si lo tuviera ya, me los sabía de memoria. Recuerdo incluso que el día que me hice con ella por fin, no pudimos comprar el Mario 64 porque no les quedaban, así que esperé al día siguiente. Ahí estaba yo cogiendo el mando como un tonto y poniendo el video VHS por última vez, imaginando que por fin lo controlaba. Al día siguiente por fin llegó el día de poner el juego en la consola y comenzar a disfrutarlo. (Aunque no llegué a flipar tanto como el “Nintendo Sixty Four Kid”)

Desde Mario 64, mi primer juego, hasta Perfect Dark, mi último juego de la consola, pasando por un estupendo catálogo que dependía demasiado de la propia Nintendo, como pasa hoy en día con Wii U, pero que a la vez, eran los únicos juegos que casi querías jugar. Cada Navidad y cumpleaños, un videojuego era siempre mi regalo. Todo el año mirando revistas e informándome bien para encontrar el juego que jugaría durante todo el año siguiente sin mucho más que elegir. El siguiente a Mario 64, ya con sus 120 estrellas más que fundidas y habiéndole sacado el jugo como solo de chaval se conseguía, fue mi adorado Goldeneye.  Al año siguiente Diddy Kong Racing (En mi opinión su largo y difícil modo aventura le daba mil vueltas a Mario Kart 64… al menos para un jugador), luego Jet Force Gemini (Difícil, pero disfrutable al 100% con unos gráficos increíbles sin Expansion Pack)… Y así seguía disfrutando de un consolón en la que todavía dejé sin jugar a un montón de juegos, pues nunca pude tener joyas reconocidas como los Banjo Kazooie (Tampoco me llamaron mucho, eran copias Rarestyle de Mario 64, y quería tener una colección limitada pero variada), el recordado por muchos Goemon, Mario Kart 64,  (Lo jugué en casa de amigos, pero yo prefería el profundo y difícil Diddy Kong Racing) Super Smash Bros, etc.

Aún con todo ese catalogazo, y también, por supuesto habiendo deseado y recorrido cada centímetro de Zelda Ocarina of Time, me sigo quedando con mi adorado Zelda Majora’s Mask, uno de mis Zelda favoritos, y uno de los Zelda más difícil que recuerdo, al que se unía la contrareloj con la luna acechando desde el cielo. Una auténtica virguería ya en los últimos tiempos de la consola, con su “Expansion pack” obligatorio que ampliaba la RAM de Nintendo 64, justo antes del propio Perfect Dark, por el que sacrifiqué en su día toda mi colección en el mercado San Antonio. Sí, eramos yo, mi Nintendo 64 y mi Perfect Dark, pero los vicios de Golden Eye volvieron y eso es algo mágico que en su día parecía valer la pena. Obviamente ahora me arrepiento de haber “tirado” en ese lugar de aprovechados de mala muerte mi colección. Pero en aquella época es lo que había, o te buscabas las castañas o te dejabas juegazos en el tintero.

También recuerdo los “piques” con amigos y  con mis primos, primero con los míticos Super Nintendo VS  Mega Drive, y después con Nintendo 64 VS PSX. PSX tenía muchas cosas buenas, pero hay cosas que no podía hacer, y son los juegos Nintendo. Era la primera vez que a Nintendo le pasaban por encima atrayendo más el calor de las desarrolladoras third party, y eso escocía, pero por otro lado, pude disfrutar de muchos juegazos de los que no me arrepiento, pues en el catálogo de PSX aún hoy considero que no habría jugado a tantas joyas, aun teniendo también muchas. Todos esos piques se han diluido con el tiempo, ahora soy de los que disfruta con los juegos, sea cual sea la plataforma en la que funcione, que es lo más sano.

Como véis, soy uno de los grandes caídos por la fuga de Rare de Nintendo, casi todos los juegos que compraba, la mayoría provenían de Rare y no de Nintendo. Curioso mirar hacia adelante y ver como Nintendo sigue siendo imponente a la hora de desarrollar sus grandes franquicias, y en Rare, comprada por Microsoft, están despidiendo a gente porque ahora Kinect ya no interesa, y los estaban dedicando a hacer juegos “party” para el y avatares. Una auténtica pena.

Las revoluciones de Nintendo 64

Nintendo 64 fue considerada una consola que iniciaba una nueva era en el mundo de los videojuegos, aunque para muchos no fueran los primeros en muchas cosas, si que sabían aplicar ciertas tecnologías de la mejor forma, amparándose siempre en las capacidades de cada una de sus consolas para sacarles el jugo al máximo.

Una de ellas, y la primera que podemos ver es el mando. El mando de Nintendo 64 inició lo que hoy en día vemos en casi todos, pues los sticks son esenciales para poder manejar de la forma más precisa posible un videojuego en 3D donde no solo nos desplazamos a un lado y otro.

El 3D. No digo que fueran los creadores de los juegos en tres dimensiones, pero estaba claro, en consolas era el rey del 3D y con Super Mario 64 todo el mundo se quedó embobado en su día. Pasados los años fueron capaces de sacar a relucir las grandes capacidades de PSX y sacar también grandes juegos en 3D, pero nunca tan abiertos como los que mostraba Nintendo 64.

El Multijugador. Cuando pienso en Nintendo 64 no puedo evitar pensar ese empeño de Nintendo que conserva hoy en día, por juntar a la gente para jugar y matar ese dicho que dice que jugar es antisocial. Los juegos con multijugador a pantalla partida se  multiplicaban en su catálogo (Incluso la mayoría a cuatro jugadores), y lo que hoy en día es todo juego Online con ninguna referencia a esta característica en las consolas de Sony y Microsoft, Nintendo sigue apostando por ello (Mal les pese a algunos que no tengan con quien jugar, porque una cosa no quita la otra, también sería combinable con un buen apartado Online ¿Eh Nintendo?)

Los FPS. Hasta entonces el género FPS, el cúal ahora es más famoso en consolas incluso, era más propio de los ordenadores, donde salían tarjetas gráficas como las míticas “Vodoo” que comenzaban a mover polígonos trayéndonos grandes joyas. Sin embargo, en lo que se refiere a consolas solo había una capaz de mover decentemente un FPS y era Nintendo 64 ¿Quién lo iba a decir hoy en día que la consola Nintendo fue la reina del FPS?. Turok, Goldeneye, Turok 2, Perfect Dark… son consideradas joyas del género y hoy en día son recordadas por todos (¿Cuando volverán los FPS con misiones y submisiones y no solo disparar a todo lo que se mueve entre “tiempos bala”?)

En conclusión, 18 años han pasado desde Nintendo 64, una época especial para muchos de mi quinta, siendo el cénit del “vicio loco” que poco a poco ha ido bajando por falta de tiempo pero que nunca se irá de nuestros corazones. ¿Cuáles son tus recuerdos de esta gran videoconsola?

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora, y desde 2011, intento transcribir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. Además de este mundillo también amo el de la tecnología, seguidme en Twitter y sabréis de que hablo.
Sígueme en

Latest posts by Museboy (see all)

Share on Facebook15Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Patricio Stuarts

    Horas y horas de Banjoo Kazooie, de renegar con Super Mario 64, y de llorar de emoción con el final alternativo de Starfox.

    Gracias Nintendo por una de las mejores consolas de la historia.

  • JoakinMar

    Muy buen articulo. Yo también conservo mi maravillosa Nintendo 64 con mucho cariño y todos y cada uno de los juegos que compre. Desde el clásico Super Mario 64, pasando por el Banjo- Kazooie o el Turok 2 es posiblemente la consola con la que mejores ratos he pasado en mi vida.