Análisis Rainbow Six Siege

Rainbow Six es una saga de shooters tácticos que comenzó a finales de los años noventa con un enfoque en la acción estratégica, el juego en equipo y el realismo, ya que, como en la vida misma, unos pocos disparos son suficientes para acabar con el contrario. Se han lanzado numerosas secuelas, la última hace 7 años con Rainbow Six: Vegas 2, y después de todo este tiempo “sedientos” de “Rainbow”, nos llega Rainbow Six Siege, una secuela que apuesta por revolucionar el juego multijugador online táctico con novedades “destructivas”.

rainbow-six-siege

Durante esta pausa, los FPS han evolucionado significativamente, sobre todo en las consolas, y Siege se adapta a los tiempos que corren buscando un punto intermedio entre lo táctico y los FPS más populares del momento. En esa evolución se ha enfocado en el multijugador online dejando en un segundo plano la historia, impulsando y apostando así por su modo multijugador, que ya era muy popular en los anteriores juegos. En Rainbow Six Siege, aún así, seguimos contando un modo para un jugador o cooperativo, en el jugamos algunas misiones “sueltas”, sin ningún hilo argumental, pero con toda la esencia Rainbow Six, en la que jugaremos diferentes escenarios planteados para desactivar bombas o rescatar rehenes en un edificio repleto de enemigos, y pudiendo planear tu estrategia y utilizar todos los gadgets que Rainbow Six Siege pone a nuestro alcance, que es otra de sus grandes evoluciones.

Los primeros títulos de la saga estában desarrollados de tal manera que requerían tiempo de aprendizaje para simplemente salir airoso de una misión y era fundamental el estudio de los mapas para conocer los puntos de entrada y salida. Siege sigue guardando ese alma, pero también apuesta en su modo principal, el multijugador, por una acción más libre, por lo que los jugadores de otras sagas más directas no tienen porque sentirse incómodos, y seguramente vean en Rainbow Six Siege una buena salida a sus los juegos de correr y disparar que juegan habitualmente. Y es que esto es así, ya que entrar a toda velocidad en una habitación disparando a todo lo que se nos pone por delante probablemente no funcione, poniendo en peligro la misión, un posible rehén o dejando colgados a nuestros compañeros en la ronda, ya que no hay posibilidad de “respawn” si ya estás muerto, una de las clásicas características de la saga. Por tanto, hay que tener en cuenta que tenemos recursos limitados, la salud limitada y no se reaparece al morir, por lo que tú y tu equipo os la jugáis en cada acción, creando un ambiente de cooperación y equipo pocas veces visto en un modo multijugador.

rainbow-six-siege-2

Precisamente, ese es el mayor problema que tiene Rainbow Six Siege, es un FPS donde es indispensable jugar en equipo, algo no habitual en un género cada vez más individualista, y eso no gustará a ese tipo de jugador “egocéntrico” que quiere todas las medallas. Para tener éxito en las partidas todos los jugadores tendrán que arrimar el hombro y estudiar la situación. Si tienes un buen grupo de amigos o coincides con desconocidos con ganas de colaborar, Siege puede resultar un FPS estratégico emocionante como pocas veces vas a ver estos días. Por lo tanto, aquí no hay lugar para lobos solitarios y los kamikazes lo pagan caro y, por lo tanto, el equipo también.

El diseño del mapa de asedio está construido con la intención de crear tensión, con los ajustes en edificios de oficinas, casas suburbanas, o dentro de un avión Boeing que descansa en una pista del aeropuerto. Como se desarrolle la partida depende, primeramente, de buscar utilizando drones con cámara en que habitación de la casa se sitúa el objetivo, ya que varia aleatoriamente en cada partida. A partir de esto podemos entrar por múltiples puertas, ventanas o las propias paredes de los diferentes pisos, trepando para sorprender al objetivo desde arriba, o con el uso de explosivos en las puertas y paredes.

Siege parece sencillo en los efectos visuales, especialmente en texturas e iluminación, sin embargo, el juego centra su atención en otros efectos, como las físicas y la destructividad de los escenarios, que ayudan a construir la tensión del juego original. Casi cada superficie se puede dañar y serán testigos de los mejores tiroteos dejando en su haber balazos y roturas de forma impresionantemente realista. Muchas de estas estructuras no evitarán que la bala pase a través y podamos engañar sobre nuestra posición de entrada a los enemigos, lo que da posibilidades infinitas. Por supuesto, nuestro movimientos, como asomarnos lateralmente o tumbarnos de cara hacia arriba o hacia abajo, nos permite múltiples posibilidades para aprovechar los muebles y objetos como improvisados parapetos en nuestra defensa como terroristas. Una experiencia muy grata y satisfactoria siempre que juegues en equipo, volvemos a advertir.

rainbow-six-siege-3

El sonido en el juego es igual de eficaz, cuidado hasta un nivel extremo, ideal en este tipo de juegos sin “respawn”. La escucha de los pasos nos ayudan a conocer la proximidad del enemigo, con tablas que crujen y ruidos al abrir puertas, las explosiones que retumban y resuenan durante unos segundos. El propio sonido nos ayudará a determinar la ubicación de la entrada de los contrincantes, con sus disparos, roturas de ventana, o explosiones que dan al equipo una ventaja clara para planear su próximo movimiento. Quedarse 1 VS 1 será una de las experiencias más tensas y apasionantes, como suele suceder en este tipo de juegos tácticos.

La preparación de las rondas también es muy estratégica. Si estás en el lado de los terroristas, se le da treinta segundos para que antes de comenzar refuerces las paredes, puertas, crees barricadas, sueltes alambradas que ralentizan el paso del enemigo y avisan por el ruido, incluso trampas explosivas, por ejemplo. Mientras tanto, el equipo atacante (o anti-terrorista) podrá usar drones de reconocimiento que dan una breve ventana de tiempo para tratar de localizar a los enemigos, objetivos o simplemente estudiar el mapa.

rainbow-six-siege-4

La evolución y sensación de mejora como juego en Rainbow Six Siege la marca el desbloqueo de varios tipos de terrorista y anti-terrorista con armas únicas y especialización en un tipo de habilidad, todos con nombre y apellido y una pequeña presentación al desbloquearlos, para darles algo más de carisma. Rainbow Six: Siege tiene un montón de opciones de personalización de armas, y también los jugadores pueden desbloquear mejoras al estilo FPS moderno, tales como explosivos o sigilo a su conjunto de habilidades. Una buena configuración del equipo y habilidades puede inclinar la balanza.

En general Rainbow Six Siege es un FPS que apuesta por la acción estrategia, el sigilo y el juego en equipo, una combinación divertida y fresca en un género dominado por el juego individualista y rápido. Si juegas con amigos, tendrás una de las mejores experiencias multijugador del año, sin duda alguna.

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora, y desde 2011, intento transcribir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. Además de este mundillo también amo el de la tecnología, seguidme en Twitter y sabréis de que hablo.
Sígueme en
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: