Análisis Mass Effect Andromeda

Han pasado cinco años desde que salvamos la galaxia de los segadores. Y casi 10 desde que iniciamos la aventura galáctica de Shepard y su tripulación. Atrás quedaron un sinfín de momentos difíciles de olvidar y un verdadero reto para las siguientes entregas. Las expectativas con Mass Effect Andromeda eran altas, muy altas, por la fuerte conexión de los fans con la trilogía. A causa de ello, ha surgido un largo debate en torno al título. Pero ya no hay vuelta atrás, es hora de buscar un nuevo hogar, pioneros.

La sombra de Shepard es todavía muy larga. Cuando aparecieron los primeros detalles de Mass Effect Andromeda, era duro encajar que jamás volveríamos a ver a Garrus, Tali o Liara, personajes irreemplazables para un fan. Sin embargo, Bioware insistía en que la nueva tripulación iba a volver a emocionarnos con una mayor cantidad de diálogos y escenas románticas. Además, el juego iba a tomar elementos que funcionaron en cada entrega para ser actualizarlos con el fin de ofrecer un mayor índice de complejidad. La Comandante Shepard dijo adiós para dar paso a la Pionera Ryder y a su nueva tripulación en una aventura de exploración por la galaxia Andrómeda.

La llegada a la galaxia Andrómeda

Mass Effect Andromeda sucede 600 años después de Mass Effect 3. Pasado este tiempo, el Nexus y las arcas llegan a la galaxia Andrómeda con la intención de buscar nuevos planetas habitables. Para llegar de una pieza al Cúmulo Heleus, la tripulación ha viajado en crioestasis. Sin embargo, nada más despertar Ryder, nuestro protagonista, recibe unas malas noticias: el viaje no ha transcurrido según lo previsto al tropezar con la Miasma, una anomalía de energía oscura que limita el viaje y las comunicaciones. El objetivo de la Iniciativa Andrómeda está en peligro y solo Ryder puede solucionarlo tomando el cargo de pionero para así proteger el proyecto y asegurar la supervivencia de las razas de la Vía Láctea.

El Cúmulo Heleus cuenta con siete mundos que cumplen con los requisitos esenciales para la vida orgánica. A pesar de los inconvenientes iniciales y de las razas hostiles, el objetivo principal sigue siendo el mismo: establecer colonias en Andrómeda. Las arcas albergan especies de la Vía Láctea y estas reciben apoyo de la estación espacial Nexus, punto de encuentro galáctico y centro de operaciones.

Ryder, como pionera, dispondrá de la Tempest, una nave veloz y ligera, perfecta para explorar el cúmulo junto a su tripulación. Por vía terrestre, el pelotón hará uso del Nomad, un rápido todoterreno que hace seguro el viaje en condiciones adversas.

Las arcas y el Nexus

Los planetas del juego consisten en áreas de gran tamaño donde encontraremos elementos comunes. Por un lado están los Kett, una raza hostil que quiere aniquilar a todo ser orgánico, y pulularán por allá donde pisemos. Estos seres tienen distintas clases pero destaca el Arconte en el papel de villano. En el otro lado de la moneda hallamos a los Angara, quienes luchan desde tiempos inmemoriales contra estos. Los planetas también disponen de ruinas relictas, unas extrañas edificaciones del pasado que influyen en las condiciones climatológicas y serán vitales de cara a fundar colonias. Según vayamos explorando los nuevos hábitats y haciendo misiones relacionadas, irá aumentando el índice de viabilidad, lo que permitirá establecer asentamientos y avanzar en el juego. También contemplaremos como se amplían las zonas del Nexus y se nos desbloquean nuevas misiones.

Toneladas de misiones, narración irregular

Mass Effect Andromeda tiene misiones para aburrir en áreas amplias, y es en este punto donde el título puede resultar abrumador para aquellos que están acostumbrados a juegos lineales. Tendremos libertad para elegir hacia dónde queremos ir y qué misión deseamos realizar entre las siguientes: operaciones prioritarias (principales), aliados y relaciones (misiones de lealtad y de personajes varios), cometidos de Heleus (relacionadas con planetas y el Nexus) y tareas adicionales (recados y coleccionables). Heleus está repleto de personajes con problemas para resolver y la Iniciativa cuenta con nosotros para hacer de Andrómeda un lugar feliz, así que iremos añadiendo cientos de páginas a nuestro diario. Mi recomendación personal es que no intentéis completar todas las misiones de un planeta para dejarlo limpio antes de pasar al próximo, ya que de esta forma solo conseguiréis aborrecer el juego y, además, más tarde tendréis que volver. Lo ideal es ir haciendo misiones según os lo pida el cuerpo. Asimismo, después del final se puede seguir jugando.

Nuevo planeta, montones de misiones

Explorar los planetas y conocer a los individuos de los asentamientos es muy divertido. Frecuentemente los oiremos charlar de sus preocupaciones y tendrán misiones para ofrecernos que son mucho más que un “tráeme algo y gracias”. Podremos investigar, preguntar sobre su vida en la Vía Láctea y consultar todo tipo de información sobre el lugar. En ocasiones las misiones no acabarán según lo esperado y tendremos pequeñas sorpresas. Mención especial para el borracho que se pensaba que estaba saliendo con una bailarina o los sospechosos que querían filtros para plantas “curativas”.

El asentamiento más animado es Kadara, cuna de maleantes y pobres desgraciados, donde descubriremos secundarios de peso como Reyes, quien nos dará interesantes cometidos. También tendremos emociones fuertes por Elaaden, colonia Krogan, y ya sabemos que con krogans todo mejora. Y no hay que dejar de visitar el Nexus, la gran estación espacial donde viviremos momentos muy intensos. Es reconfortante observar como en las colonias se respira vida con personajes que charlan sin cesar e invitan al jugador a pararse a su lado para seguir la conversación. Lo mismo sucede en el Nexus, que es un ir y venir de nuevas caras.

Menuda colonia se han montado en Kadara

Hablemos de las misiones prioritarias, es decir, de la trama principal, que es donde el juego más se resiente. La mayoría de misiones principales se basan en conseguir viabilidad, activar ruinas relictas y luchar contra los Kett, esta limitación provoca que sean previsibles salvo por algunos momentos donde despuntan. Podríamos decir que la historia principal de Mass Effect Andromeda comienza con fuerza pero finalmente se desvanece a través de misiones inconexas de escasa solidez narrativa. En ocasiones incluso cuesta discernir entre principales y secundarias por el ritmo irregular de las primeras. No obstante, todo esto no sería un problema si el juego resolviera la mitad de los secretos que plantea, pero no es así. El final de Mass Effect Andromeda deja una incómoda sensación de narración incompleta. Al terminarlo no pude evitar pensar que había sufrido un recorte de contenido de cara a futuros DLCs y nuevas entregas.

Los Kett, la nueva raza hostil de Andrómeda

Otro de los aspectos que deslucen el resultado final son las decisiones. Como viene siendo habitual en este tipo de juegos, durante nuestra andadura se nos plantearán un puñado de decisiones que nos dejaran unos segundos pensativos, sin embargo más tarde comprobaremos que no tienen una gran repercusión en la trama. Simplemente sirven para que una raza concreta o sujetos tengan más presencia en la historia, sobre todo hacia el final del juego. No vamos a perder compañeros ni se inclinará la balanza de forma significativa. Además, otras decisiones no se resuelven en el juego y quizá tengan una implicación en futuras secuelas.

Ojo, que nadie piense que el juego es un desastre o una obra mediocre debido a que la historia principal no está tan bien cerrada como hubiéramos deseado. Mass Effect Andromeda tiene un gran número de momentos brillantes repartidos entre distintas misiones. Por lo tanto, además de las citadas misiones secundarias, tan dispares como divertidas, nos esperan las memorias de SAM, fragmentos de recuerdos de la familia Ryder que iremos recogiendo por los planetas, y que activaremos en el Nexus. Estos videos y audios nos podrán el corazón en un puño con revelaciones inéditas. Preparad los kleenex. Y no me olvido de las más importantes, las misiones de lealtad, aquellas que compartimos junto a nuestros compañeros. Pero sigue leyendo más abajo.

Ryder y su tripulación

La exploración de la galaxia Andrómeda se hace más amena cuando cuentas con una tripulación de profesionales dispuestos a dejarse la piel por la Iniciativa. Nuestros compañeros rebosan energía y nos regalarán memorables charlas por la Tempest y durante las misiones.

En Mass Effect Andromeda nuestra tripulación se siente más viva que nunca y se relacionan de una forma muy natural con Ryder y con el resto de miembros. El grupo se desplaza continuamente por la nave y charla relajadamente mientras observamos como crece su amistad, la cual quedará patente en las cinemáticas que compartiremos. Aunque también estarán pasando el rato por algunos asentamientos que visitaremos, así que no faltarán oportunidades para hablar con ellos. Y si con charlar no tenemos suficiente, echad un ojo al correo electrónico o al chat que tienen en las habitaciones, no paran quietos, ya veréis.

Nuestros 6 compañeros de fatigas

Nuestro pelotón está compuesto por individuos de razas y personalidades diversas. Tenemos a Cora, Liam, Peebee, Vetra, Drack y Jaal, quienes tomarán parte en las misiones. Sin embargo, la Tempest también cuenta con Gil, Suvi, Lexi y Kallo, profesionales que se mantendrán en la Tempest pero que también se relacionarán de forma activa con Ryder. Todos ellos tendrán mucho que decir y frecuentemente compartirán pedacitos de su vida hasta formar un vínculo que propiciará las misiones de lealtad. Estas misiones son muy importantes para nuestros compañeros de pelotón y estarán ligadas a cuestiones personales que les afectan. Es importante señalar que a veces no se trata de una única misión, y veremos como algunas se ponen en “espera” por falta de información o de un desencadenante que nos invite a seguir. Pasado un tiempo, mientras avanzamos en la historia, se actualizarán para seguir con ellas. Personalmente, me parece un desarrollo mucho más lógico que también se da en otro tipo de misiones.

Sara Ryder, Jaal y Cora en acción

Sin embargo, más allá de las misiones de lealtad, tendremos muchas otras para disfrutar con la tripulación, ya que a menudo querrán aprovechar sus ratos libres para citarse con Ryder en diferentes puntos de Heleus. Desde ir a emborracharnos al bar con Drack, el Krogan abuelete, como visitar Eos para conocer a la amiga de Gil, una tipa loca por traer bebes al mundo. Y entre unas misiones por aquí y unas frases de ligoteo por allá, puede surgir el amor… Pero apunta bien, no todos son “romanceables” o estarán interesados en ti.

Los romances de Mass Effect Andromeda cuentan con numerosas escenas y momentos tiernos que harán que disfrutemos de cada segundo al lado de nuestra pareja, o rollete, sí, has leído bien, puedes tener aventuras sin compromiso. Hay momentos francamente estupendos, recuerdo con cariño el instante donde mi Sara Ryder intentaba tirar la caña a Suvi de forma realmente lamentable mientras Kallo se echaba las manos a la cabeza. ¡No pude reírme más! Y a la vez apreciar la adorable escena.

Qué difícil es elegir…

Tanto en el cargo de Pionero como en las relaciones personales, es palpable la inexperiencia de Ryder, quien tan solo tiene 22 años y le espera un largo camino hacia la madurez. Esto responde a que nuestro personaje no iba a ser pionero ni había recibido entrenamiento para ello, pero el destino quiso que así fuera. La inmadurez que desprende Ryder facilita que haya un amplio espacio para desarrollar al personaje a través de los obstáculos que se presentan en Andrómeda, los cuales le llevarán a crecer en el plano personal y profesional. Para ayudarle en la difícil tarea, está SAM, una IA acoplada a su mente que será su fiel consejero y salvavidas.

En los diálogos, desaparecen las respuestas basadas en la virtud y la rebeldía para dar paso a otras más emocionales, lo cual me parece muy acertado. Si echamos una mirada al códice, observaremos como Lexi, la doctora, va desarrollando el perfil psicológico de Ryder según sus interacciones (más lógico, sarcástico, emocional…). También vale la pena mirar la pestaña de personajes para seguir nuestro avance social.

Jugabilidad y sistema de combate

La jugabilidad de Mass Effect Andromeda es ágil y llena de posibilidades. Para empezar, nuestro personaje corre, se propulsa y se engancha en salientes, lo que provoca que el avance en determinados espacios sea rápido y divertido. Cuando llega el momento de la batalla, la propulsión hará que esquivemos las balas y nos acerquemos a nuestro enemigo de forma veloz para asestarle un golpe cuerpo a cuerpo mortal o simplemente dispararle desde otro ángulo. También nos podremos mantener en el aire unos segundos mientras apretamos el gatillo.

Las coberturas seguirán ahí para los que busquen un combate más táctico y menos agresivo, pero ahora para parapetarse tendremos que tener el arma desenfundada y situarnos a pocos centímetros de las coberturas para que el personaje se coloque de forma automática. Pero cuidado, algunas coberturas se destruyen, y los enemigos intentarán franquearnos incluso si intentamos subirnos en montículos. No olvidaré aquella simpática bestia que me perseguía como si no hubiera un mañana. Personalmente, el nuevo sistema de coberturas me parece muy cómodo y ofrece una gran movilidad huyendo de los sistemas automáticos de otros juegos, solo falta pulirlo un poquito en lo siguientes títulos. En definitiva, el sistema de combate es más dinámico y ofensivo.

En cada planeta nos toparemos con diferentes situaciones en las que se requerirá el uso del escaner de nuestra omniherramienta. Los escaneos proporcionarán información y también nos ayudarán a obtener puntos de I+D que servirán para el crafteo de equipo, siempre y cuando los combinemos con los materiales recolectados por Heleus. Así es como crearemos todo tipo de armas, armaduras y mods. Otro elemento importante son las estaciones avanzadas que iremos desplegando por varios puntos, y resultarán esenciales para hacer viaje rápido y cambiar de pelotón y armas. Desplazarse hasta estas localizaciones es engorroso pero el mayor error es no poder cambiar el equipo de nuestros compañeros, tan solo se facilita gestionar sus habilidades, e indicarles hacia donde ir o a quien atacar, aunque al menos nos ayudarán a crear ataques combinados. Me gustaría que de cara a futuros juegos apostaran por un sistema estilo Dragon Age Inquisition, donde son 100% jugables y configurables. En cuanto a Ryder, no tendrá una clase concreta, sino perfiles que se desbloquearán dependiendo de las habilidades en las que gastemos puntos.

Mass Effect siempre se ha caracterizado por incluir puzles curiosos para abrir puertas o acceder a equipo adicional. En Mass Effect Andromeda han desesperado a medio mundo creando la decodificación relicta, una especie de sudokus que activarán las instalaciones. Si los sudokus no son santo de nuestra devoción, podéis tirar de unos objetos que los resuelven automáticamente, o de una guía, pero os animo a que intentéis resolverlos por vosotros mismos, tan solo necesitan unos segundos de concentración. ¡Ánimo!

Gráficos y sonido

Mass Effect Andromeda es el primero de la saga en utilizar el motor Frostbite, el cual se popularizó en la serie Battlefield. Los escenarios lucen espectaculares con un especial cuidado en las luces y sombras, además de las estupendas texturas realistas. Impresionan los momentos en el que las gotas de lluvia golpean contra la armadura de Ryder o como la carrocería del Nomad se congela al entrar en contacto con bajas temperaturas. Sin embargo, se aprecia bastante clipping cuando los personajes se tocan, por ejemplo, cuando dos individuos se dan la mano y una atraviesa a la otra. Por otro lado, el juego experimenta ciertas bajadas de FPSs e incluso se congela, tanto en PC como en consola.

En cuanto a las polémicas animaciones, el estudio ha intentado crear expresiones faciales y movimientos más complejos pero sin tiempo para pulirlos correctamente, por lo que a veces encontraremos algunas muecas extrañas, pero tan solo representan un pequeño número dentro del juego. Todos estos defectos comentados son síntoma de haber lanzado el juego prematuramente. Existe un parche que corrige parte del problema y dentro de dos meses hay fechado otro.

El juego se ve espectacular y la ambientación es inmejorable

En cuanto a la música, la banda sonora de Mass Effect Andromeda suena en determinados momentos, pero no deja de ser puramente ambiental. La percibiremos especialmente durante las cinemáticas de la historia pero ha sido relegada a un segundo plano. Tras el parche he apreciado que han subido el volumen de algunos temas para que estén más presentes pero son breves y no aportan la fuerza necesaria que necesita el juego.

Multijugador

El multijugador de Mass Effect Andromeda sigue la estela de Mass Effect 3. Jugaremos hordas en los 3 tipos de dificultad junto a otros jugadores y machacaremos diferentes enemigos. El multijugador incluye todas las razas y 5 escenarios disponibles por el momento. A lo largo de los meses se actualizará con DLCs gratuitos que aportarán nuevo contenido.

La novedad más notable son las misiones de APEX, que estarán disponibles por tiempo limitado y con una dificultad mayor. Llegar al final de estas oleadas será premiado con más fondos para comprar paquetes. Ya sabes, es el momento de reunir a tus amigos y enfrentarte a los mortíferos adversarios.

Conclusión

Mass Effect Andromeda no es Mass Effect 4, así que no debería compararse con un juego en concreto y mucho menos con toda una trilogía. Coge un pedacito de cada uno y lo reinventa a su manera con el fin de buscar su propia identidad. Estamos ante un reinicio, algo nuevo y complejo que necesita tiempo para ser degustado. Sin embargo, la dedicación a explorar los confines de Andrómeda es una tarea muy divertida y fascinante.

Es un juego largo y hecho con mimo que deslumbra en muchos momentos pero que en otros se apaga. Bioware no ha sabido rematar la historia principal dejando un enorme vacío y demasiadas incógnitas debajo de la almohada. Además, el hecho de salir antes del horno, algo cada vez más habitual en la industria, no ha sido un punto a su favor.

Y ahora bien, ¿he disfrutado del juego? ¿Lo recomiendo? La respuesta es un rotundo sí, encontrareis dentro de Mass Effect Andromeda un montón de razones que os harán gozar de la experiencia. Aunque, con toda seguridad, el título brillará con más luz cuando cuente con el respaldo de contenido descargable o de una secuela que le dé forma.

A Mass Effect Andromeda le pasará como a otros juegos que fueron duramente castigados de lanzamiento. Cuando pasen unos meses, la gente lo apreciará por lo que es, una nueva aventura dentro del universo Mass Effect, tan memorable y emocionante como la que vivimos en la Vía Láctea.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Latest posts by Arashi (see all)

Share on Facebook3Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • juanmaluengo

    Muy completo el análisis del juego… aunque hay partes que las he leído por encima para evitar el spoiler. Sospecho que todavía me queda mucho del juego a pesar de las casi 30 horas que llevo hasta el momento 😉

    Me ha parecido curioso que casi no hayas hablado del Nomad que es la vuelta a la conducción de vehículos después del (horrible) Mako. A mí estuvo a punto de traumatizarme por completo hasta que descubrí como narices funcionaba el “cacharro” 🙁

    Otra de las cosas que al menos en consolas exaspera un poquito (aparte del tema del framerate) es la cantidad de bugs que tiene el juego: desde enemigos que aparecen y desaparecen o que se quedan quietos para que los dispares como si fueran patos de feria, cámaras fijas en conversaciones en las que no se ven a los personajes, tus compañeros que caen del cielo (literalmente) cuando sales del Nomad…

    La parte del combate no me acaba de convencer del todo. El sistema de coberturas tiene que pulirse en próximas entregas y que hayan eliminado la parte de control de tus compañeros de pelotón me ha sorprendido negativamente. Por otro lado tengo que decir que la IA enemiga (cuando no te encuentras con un bug) funciona a las mil maravillas y he sufrido en muchas ocasiones (y en otras muerto).

    En cuanto a lo muy positivo yo diría que la sensación de sentirse en un vasto espacio por explorar es inigualable. En las 30 horas que llevo con el juego sólo he explorado dos planetas y acabo de empezar con el tercero… hay tantas cosas que quieres hacer y tantos elementos distintos en cada planeta que si te gusta esa faceta vas a disfrutar como un enano 🙂

    Estoy de acuerdo contigo en recomendar este juego sin ninguna duda porque si pongo en una balanza lo que me gusta y lo que no del juego… sale muy desequilibrada a favor de lo que me encanta: momentos épicos, diálogos geniales, exploración en estado puro y personajes entrañables.

    • ¡Gracias! En esas horas es cuando la cosa se va poniendo interesante. Y no tengas miedo de leer, no hay revelaciones de la trama, tranquilo. Hablo siempre en líneas generales.
      No he querido extenderme con el Nomad porque ya se ha visto en videos y creo que todo el mundo es consciente de que funciona de maravilla. Al Mako se le tiene cariño ahora que ha pasado el tiempo 😛

      Bugs no he encontrado demasiados, un poco lo que tú comentas y otro en una misión bastante molesto que he notificado a Bioware. ¿Lo has probado después del parche? De todas formas en dos meses llega otro, esperemos que resuelvan parte del problema.

      Sobre las coberturas, a mí me han encantado y es un buen camino a seguir de cara a futuras entregas, pero como indico en el análisis, con un poco más de trabajo quedarán mejor. El tema de las coberturas es cuestión de gustos, veo a la comunidad dividida en este tema. Personalmente, detestaba las de la trilogía.

      Aún te quedan muchos planetas por recorrer pues. Hay que comprender que estamos en misión de exploración principalmente. El enemigo está ahí pero no es el apocalípsis. Disfruta de los planetas y de la gente de Andromeda, que es de lo mejorcito del juego.

  • Mikel López

    El juego es una maravilla. Yo llevo unas 70 horas pero aun no he completado la trama principal. EL juego es una maravilla, posiblemente el mejor Mass Effect en terminos generales. La historia, como en casi todos los juegos de mundo abierto, se desarrola de forma lenta y tiende a estar muy fragmentada pero conforme vas jugando va adquiriendo mas importancia y mas epicidad. Los personajes tambien me estan gustando mucho, no entiedo las quejas hacia estos. Todos estan muy bien definidos y tienen una gran historia detras. Estan llenos de dialogos sorprendentes, sobretodo cuando los llevas en el Nomad.

    Sobre la exploracion, fenomenal. Es cierto que noto que a los planetas les falta algo para ser mas diferentes entre si. No me ha gustado nada que la poca fauna local que hay en estos, sea practicamente la misma en los 5 planetas visitables. Al menos cumplen en cuanto a contenido, sobretodo en secundarias, que salvo las tareal adicionales, suelen estar bastante curradas y dan momentos muy buenos. El Nomad genial.

    Y por el combate, el mejor de la saga. Muy divertido el liarse a tiros, saltar o esquivar con el Jetpack. O tirar una singularidad a un grupo de elegidos Kett y reventarlos con un disparo de conmocion o rematarlos en el aire. Lo unico malo, el poco control sobre los personajes.

    • Me alegra ver que lo estás disfrutando. La verdad que si que le podrían haber dado un impulso en fauna a los planetas pero como dices las secundarias son estupendas, sobre todo las de Kadara.

      A ver qué te parece la historia principal cuando la termines, que, como indico en el análisis, me parece bastante insustancial.