Análisis What Remains of Edith Finch

Los videojuegos se han convertido en una potente herramienta para contar historias. Dentro de las aventuras, nos encontramos con los Walking Simulator, un subgénero donde el jugador es prácticamente un observador de una historia con fuerte carga dramática. What Remains of Edith Finch representa un paso más allá dentro de estas experiencias narrativas y nos ofrece interesantes mecánicas y entornos en sus episodios. Regresemos junto a Edith a la enigmática casa donde fallecieron todos sus familiares.

What Remains of Edith Finch es un juego desarrollado por la compañía independiente Giant Sparrow, los mismos que hace unos años nos envolvieron en la inmaculada atmósfera de The Unfinished Swan, una obra exclusiva de consolas de Sony donde el jugador se adentraba en un espacio completamente vacío mientras perseguía a un cisne. Ahora, con What Remains of Edith Finch, han querido volar aún más alto creando un Walking Simulator de carácter intimista y con base onírica.

What Remains of Edith Finch relata las desdichadas muertes de los miembros de la numerosa familia Finch desde el punto de vista de la única adolescente que aún sobrevive, Edith, quien ha regresado a la casa donde vivió sus primeros años para desentrañar qué causas provocaron el fallecimiento de sus allegados. A lo largo de la aventura jugaremos en primera persona las últimas horas de vida de cada miembro hasta completar el árbol genealógico.

Los diferentes episodios del juego tienen lugar en la enorme casa de los Finch, la cual es similar a la de muchas fábulas; una construcción de formas irregulares y con todo tipo de elementos adheridos para ampliarla (barcos, caravanas, habitaciones en árboles, etc.) y decorada de forma fantástica. Debido a los desgraciados incidentes, las puertas de las habitaciones han sido selladas por razones de seguridad, sin embargo existen unos túneles secretos para acceder al interior de cada estancia. En este punto se aprecia el buen trabajo de diseño del equipo a través de una enorme casa laberíntica que enlaza historias personales mediante estrechos pasajes. Asimismo, las habitaciones, llenas de recuerdos y obsesiones particulares, son las antesalas de un nuevo nivel que ha sido diseñado de forma estupenda para representar los días pasados.

What Remains of Edith Finch es mucho más que un Walking Simulator, es un juego dentro de otro juego. Cada episodio es una reminiscencia del último momento de un ser querido y el jugador tendrá la ocasión de revivirlo en primera persona. No obstante, seremos más que un simple espectador, ya que tomaremos el control de una situación y disfrutaremos de las nuevas mecánicas implementadas para cada relato.

Una de mis historias favoritas es la de Lewis Finch, un joven que trabaja en la fábrica de pescado local. Sus angustiosos problemas internos lo llevan a alejarse de la realidad durante su jornada laboral, lo cual se reflejará en su episodio. El jugador tiene que estar cortando pescado y a su vez conduciendo a un personaje por un mundo de fantasía. En mi caso, al jugar en Xbox One, con un stick llevaba el pescado a la cortadora y con el otro manejaba a un curioso personaje por un reino recreado en la parte izquierda de la pantalla. Era como estar en dos juegos a la vez, con dos historias que se contaban al unísono pero que formaban parte de una sola. La dificultad de controlar dos procesos al mismo tiempo me pareció una brillante forma de transmitir al jugador la dura situación del personaje.

Sin embargo, hay otros episodios sorprendentes, como el del pequeño de los Finch, que con sus “poderes” nos permite hacer volar sus juguetes, o el de la jovencita que se convierte en un monstruo marino y con ella devoramos todo lo que se nos pone a tiro. Es conveniente indicar que, a pesar de la crudeza del trasfondo, los relatos están envueltos en un halo de fantasía con la intención de mitigar el dolor por cada una de las muertes.

Como viene siendo habitual en este subgénero, la soledad es absoluta. Nuestros compañeros de viaje serán los viejos libros polvorientos, pensamientos en voz alta y una casa que cobra vida en cada pasaje. Los subtítulos también tendrán su protagonismo y fluirán con la narrativa, apareciendo allá donde nuestra vista y pasos nos guían, pero además serpentearán y se convertirán en elementos importantes en algunos episodios. En ocasiones el jugador tendrá que dirigirlos, jugar con ellos y hacer que explosionen.

Los gráficos del juego son sencillos y funcionales, muy acordes con la atmósfera onírica que empaña a toda la obra. Las imágenes realistas se funden con los entornos de colores cálidos y la decoración temática ayuda a definir cada habitación y nivel del juego. El apartado sonoro es más que correcto pero lo más destacable son sin duda los actores de voz, quienes harán que lamentemos profundamente la pérdida de cada Finch.

Son muchas las experiencias en primera persona que aterrizan en el mercado pero What Remains of Edith Finch destaca por encima del resto debido a un diseño trabajado y genuino, además de la simple intención de hacer volar nuestra imaginación mientras nos pone en el pellejo de un personaje fallecido desde el punto de vista de un cuento amable. Una propuesta que nos llega en nuestro idioma y que ya está disponible en PlayStation 4, Xbox One, Microsoft Windows y Mac OS.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Latest posts by Arashi (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: