Análisis Mirror’s Edge Catalyst

En la anterior generación, entre Battlefield y Battlefield, DICE nos cautivó con un título que parecía que iba a ser relegado al culto por su arriesgada propuesta. Hablo de Mirror’s Edge, un juego en primera persona en el que el parkour y los rascacielos cobran un protagonismo especial, y su aspecto visual tan minimalista como futurista caló en muchos jugadores, que demandaban una segunda parte de la aventura, y ya está aquí, Mirror’s Edge Catalyst.

Catalyst no es una continuación al uso del original, más bien es una reimaginación con muchísimo más contenido para que tengamos muchas más horas para practicar el parkour con Faith, la protagonista que abandera la idea de Mirror’s Edge como runner. Como sabréis los que habéis jugado al juego original, los runners son una especie de servicio de mensajería que se mueve por lo alto de los rascacielos y que huye del sistema de la ciudad, ya que ésta y su ciudadanía están cada día más controlados por la red, un sistema interconectado instalado en cada uno de los ciudadanos para vigilarlos “por su seguridad”.

Mirror's Edge Catalyst

Como Faith, nos encargaremos de hacer misiones de runner, esta vez con una historia menos lineal y sencilla, y diría que mucho más profunda y abierta. Una de las grandes diferencias con el primero, es la libertad que tendremos desde el principio para escoger nuestro camino hacia nuestros objetivos, siempre hablando de recorrer la ciudad por encima de los edificios, con los obvios obstáculos que nos encontraremos, como las propiedades físicas de cada uno de ellos, o la distancia entre ellos.

Para poder resolver estos obstáculos, Faith cuenta con una serie de habilidades que irán en aumento durante la aventura. Por ponerte un ejemplo, al principio del juego ya sabremos hacer algunos movimientos importantes para movernos, como saltar e impulsarse, caminar por las paredes, etc, pero solo más adelante aprenderemos habilidades que nos permitirán ir más allá en el mapeado del juego, como el gancho, una habilidad nueva en la saga que nos permite salvar grandes distancias en ciertos puntos del juego de una forma vertiginosa.

Mirror's Edge Catalyst

Como en un RPG, además de ese dispositivo especial, aumentaremos los atributos de Faith según vayamos ganando puntos de experiencia, sea haciendo misiones de la historia principal o secundarias. Subiendo estos puntos, podremos aumentar el número de movimientos de la protagonista, tanto las habilidades para mejorar nuestro parkour, como las peleas con los miembros de seguridad que nos encontraremos a menudo.

Catalyst nos permite seguir solamente la historia principal sin ningún problema, y solo nos ofrece misiones secundarias como añadido para conocer a los personajes secundarios o simplemente para divertirnos y dominar nuestras habilidades y sentido de la orientación, y es que muchas de ellas se juegan con cronómetro, envíos de punto A a punto B que deberemos realizar en un tiempo concreto. También tenemos a nuestra disposición retos online, con lo que el disfrute plataformero del juego puede ser ilimitado, unos retos ampliados y con mayor libertad inspirados en el modo ranking del Mirror’s Edge original para pasarnos las misiones de historia en el menor tiempo posible.

Mirror's Edge Catalyst

Un detalle a destacar es el nuevo sistema de guía del juego. En el original podrás recordar que nos señalaban el camino en rojo de una forma muy original, coloreando en rojo los objetos clave para avanzar, como una tubería o un trampolín por donde saltar. En Mirror’s Edge Catalyst podremos escoger entre tres opciones. La primera es una guía avanzada donde no solo se nos colorean en rojo objetos, también una especie de soplo de viento rojo nos guía por el camino más sencillo (que no el único) para llegar a tu objetivo actual. La segunda y tercera son, la opción de desactivar cualquier guía más que nuestro instinto de “runner”, o activar la guía idéntica al original, lo descrito en este mismo párrafo sobre el primer Mirror’s Edge.

DICE vuelve a aprovechar su motor gráfico Frostbite para ofrecernos una ciudad futurista con un realismo de espanto. El minimalismo y contraste de colores con el blanco como actor principal sigue estando presente en el diseño general de la ciudad, y a la excelente y realista iluminación se nos suman algunos momentos de destrucción en tiempo real al más puro estilo “Battlefield”. Aunque ya no impacta como el juego original, se nota en muchos detalles lo bien que le queda la nueva generación.

Mirror's Edge Catalyst

Estamos ante un juego especial, tan especial como el primero pero más grande. Es verdad que el juego se ha llevado unas críticas por debajo de los que algunos esperaban, pero si miras las noticas que se llevó el original, eran muy similares, así que si te gustó la primera parte, o quieres probar un juego en primera persona diferente donde no vas a disparar en ningún momento, te recomiendo encarecidamente que le des una oportunidad. Yo, como fan del Mirror’s Edge original, de su plataformeo en primera persona y sus trepidantes momentos de tensión y velocidad, disfruto como un enano con este nuevo título. Mirror’s Edge Catalyst no es muy innovador, simplemente nos ofrece lo mismo, pero más y mejor, y con eso es lo que me quedo, si te gustó la primera parte no puedes dejar pasar este juego, leas lo que leas por ahí, te encantará.

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora, y desde 2011, intento transcribir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. Además de este mundillo también amo el de la tecnología, seguidme en Twitter y sabréis de que hablo.
Sígueme en

Latest posts by Museboy (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: