¿Son los juegos de hoy en día demasiado fáciles?

Desde que entramos en esta generación, que dentro de poco llegará a su fin, rebota continuamente esa pregunta en mi cabeza. Aunque quizás es un sentimiento exclusivo de jugadores de cierta edad, quienes aún tenemos cicatrices de las terribles batallas frente a implacables jefes finales, de mazmorras laberínticas llenas de enigmas y de sufrir para llegar al final de un juego sin apenas saves. Decidí comenzar esta entrada después de sentir vergüenza ajena por las declaraciones de usuarios atascados en Super Metroid. No puedo evitar preguntarme: ¿Son los juegos de hoy en día demasiado fáciles?
¿Son los juegos de hoy en día demasiado fáciles?
Quería comenzar exponiendo un hecho bastante curioso que sucedió hace unas semanas, donde el célebre juego de Snes, Super Metroid, llegaba a la e-shop de Wii U por un precio casi regalado. Esto dio pie a que muchos usuarios adquirieran ese estupendo plataformas de Nintendo. Para unos era un viejo conocido, pero para otros era un juego de una franquicia que posiblemente empezaron en Wii, y que cuando fue lanzado en Snes, no habían nacido. Esto provocó una avalancha de mensajes pidiendo ayuda constantemente.
Incluso algunos sospechaban de que se hallaban ante un bug que no les dejaba avanzar. Días más tarde apareció Megaman X, otro clásico de Super Nintendo que aterrizó en la e-shop de Wii U, y como no, su comunidad se inundó de mensajes de gente atascada, o que no entendía absolutamente nada del juego:
Varias webs se hicieron eco de la desesperación latente en ambas comunidades de Miiverse, redactores y visitantes sorprendidos que no daban crédito y se enorgullecían más que nunca de pertenecer a la generación 8/16 bits de Nintendo. Muchos chavales atascados pidiendo ayuda, y aunque la solución la encontrarían tarde o temprano con paciencia y esfuerzo, parece que buscan más la inmediatez que ofrece internet, o comunidades como esta, en vez de darle al coco y superar ese obstáculo por ellos mismos.
Esta pereza mental también está fomentada por las compañías que incluyen, por ejemplo, libros de pistas dentro del propio juego. Muchos nuevos títulos y remakes disponen de este tipo de ayudas para consultar en cualquier momento. ¿Será que actualmente si un videojuego es “difícil” y viene sin ayuda incluida supone el abandono, la mala reputación y bajas ventas?
Ese interrogante gigante te llama, no pienses, no busques, ¡dale!
Hablando de juegos difíciles y reputación, no puedo obviar el bautizado como el juego más difícil de esta generación, sí, me refiero a Dark Souls. Esto me recuerda a un hilo de un foro en el que un usuario decía que no le gustaba nada Dark Souls porque era muy difícil. Algunos usuarios le contestamos con que no debía conocer bien el significado de la palabra dificultad, y que pocos juegos realmente complicados habrá jugado en su vida. No tardaron en contestar veteranos, (como servidora) que han sufrido en sus carnes la dificultad de los juegos de antaño, y argumentaban un poco más allá y decían que su dificultad recaía en los controles y mecánica. Sin embargo, indicaban que con el poco tiempo libre que disponían no les apetecía ponerse a “aprender”.
Por cierto, la compañía de Dark Souls, preocupada por la opinión generalizada de su juego, indicó que Dark Souls II sería “más accesible”. Veo como ese aura de RPG clásico con jefes finales duros de pelar de desvanece.
Con los monstruos no se juega
Entonces, ¿el ritmo de vida frenético que llevamos nos hace preferir juegos sencillos, donde priman las cinemáticas a la jugabilidad real, con libros de pistas, ayudas como señalización de las zonas u objetos importantes, autoguardados cada segundo, de pocas horas y que despachemos rápido?
Sinceramente, tengo una sensación extraña con los juegos actuales. Uno de los últimos que he finalizado ha sido Tomb Raider, un interesante renacimiento de la saga a nivel visual y argumental, pero demasiado llevado al terreno del espectáculo cinematográfico y con puzzles tan fáciles que dan risa. La gran mayoría de juegos actuales son artísticamente y argumentalmente geniales pero con la sensación de que podría pasármelo con los ojos cerrados. Más que una jugadora me siento una tele espectadora.
una dificultad insultante
¡Pero qué más da! ya no se puede volver atrás, esta es la tendencia actual y va a continuar. Se ha perdido completamente lo de guardar una partida cada segundo por miedo a morir, o llegar angustiado con una rayita de vida a un punto de guardado. Aún así recordaré con cariño el esfuerzo e ilusión que antes le ponía a esos juegos imposibles, esas reuniones con amigos para superar un boss implacable o esperar como agua de mayo la revista con la solución de un juego tras meses atascada.
Voy a sentarme en mi sillón, con una taza de café en la mano, para disfrutar de Remember Me, otro de esos videojuegos de estética soberbia que se consumirán en un suspiro.
Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Latest posts by Arashi (see all)

Entradas relacionadas: