El terrorífico misterio detrás de Pueblo Lavanda de Pokémon

El 27 de febrero de 1996, se lanzó en Japón dos videojuegos que revolucionarían la industria: Pokémon Rojo y Pokémon Verde. La historia de ambos títulos es de sobra conocida, pero lo que quizá pocos sepan es la macabra leyenda urbana relacionada con Pueblo Lavanda.

Seguramente recordaréis Pueblo Lavanda por la ambientación tan misteriosa que desprendían sus rincones. El lugar era donde los Pokémons fallecidos hallaban el descanso eterno y en el interior de la Torre Pokémon se velaba por sus almas. Es difícil de olvidar la inquietante música que sonaba durante nuestra visita, sin embargo la versión original japonesa -que difiere de la que llegó a occidente- era aún más escalofriante:

Se dice que en aquel verano en Japón, muchos niños experimentaron altos niveles de agresividad y depresión debido a los sonidos captados por el oído hipersensible de los pequeños con el tema de Pueblo Lavanda, llevándolos a un trastorno que más tarde desembocaría en el suicido. Más de 100 niños japoneses fallecieron en extrañas circunstancias, y todos ellos tenían algo en común: disponían del juego y habían guardado partida en Pueblo Lavanda.

Sin embargo, aquí no acaba la leyenda urbana, ya que Nakamura, unos de los fundadores de Game Freaks, y Harue, su mujer y compositora del tema, hallaron a su hijo muerto semanas previas al lanzamiento del juego. El crío estaba delante de su domicilio con los cascos puestos y tenía escrita la palabra “emperador” en su pecho. Pero la tragedia familiar estaba lejos de terminar: El día del lanzamiento de Pokémon, se localizó a Nakamura ahorcado de un árbol en el bosque Aokigahara. Junto a su cuerpo sin vida había una carta dedicada a su esposa anunciando el comienzo de una nueva era para Japón y de un imperio donde él sería el responsable.

Toda esta tenebrosa historia la relató Cuarto Milenio en su estupenda sección RetroArcade como se puede ver en este pequeño fragmento:

El video entero está disponible en el siguiente enlace.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.

También te podría gustar...