Space Channel 5, ¡Tienes que probarlo!

¡Up, down, up, down, CHU, CHU, CHU! Si estas palabras no hacen que tu pie comience a moverse rítmicamente es que has cometido un grave error pasando por alto una de las sagas musicales más divertidas y originales de la pasada generación. Tras un sistema de control de lo más sencillo se esconde un gran título con un carisma innegable y una jugabilidad completamente adictiva, algo de lo que no muchos juegos pueden presumir. En la situación actual, donde la espectacularidad gráfica y el número de opciones jugables prima por encima de todo, no viene mal echar la vista atrás para recordar este tipo de experiencias. Dejad que el ritmo os invada y mirad más allá de los tan bien colocados polígonos de Ulala, porque Space Channel 5 es mucho más.

Después de revisar una de las sagas musicales más disparatadas de Gamecube, Donkey Konga, es el turno de Dreamcast. Y es imposible pensar en la blanca de Sega sin recordar las dos entregas de Space Channel 5.
El primer juego de la “saga” (de sólo dos entregas, pero saga al fin y al cabo) apareció originalmente en Dreamcast en 1999 en Japón y en el año 2000 en el resto de territorios. La historia transcurre en un futuro lejano, donde la reportera más dicharachera, Ulala, es enviada a cubrir lo que resulta ser un ataque alienígena. Su objetivo es conseguir el índice de audiencia más alto posible mientras rescata a los rehenes humanos que han sido hipnotizados por el movimiento de caderas de los extraterrestres, llamados Morollan. Así, cada fase está dividida en varias partes, hasta llegar a la lucha con los distintos jefes finales.

Hey there, SpaceCats!

El sistema de juego es de lo más accesible. De hecho, su mecánica recuerda al popular juguete Simón, que seguro que muchos de vosotros habéis tenido en casa. Space Channel 5 hace uso únicamente de la cruceta y los botones A y B del mando de Dreamcast. Así, lo “único” que tendremos que hacer será repetir los movimientos que efectúen nuestros enemigos, ya sea en cualquiera de las cuatro direcciones de la cruceta (“Up”, “Down”, “Left”, “Right”) o con los botones A y B (“Chu”), que servirán para eliminar a los alienígenes o para salvar a los rehenes, respectivamente. El añadido que hace al juego único en su estilo es el hecho de que habrá que efectuar los comandos estrictamente al ritmo de la música, y digo “estrictamente” porque no se nos permitirá mucho margen de error.

Al imitar correctamente los movimientos de los Morollan y rescatar a los rehenes humanos retenidos, estos se unirán a nuestro “cuerpo de baile” y nos seguirán al ritmo de la música durante el resto del nivel, además de hacer aumentar nuestro índice de audiencia. Contamos con una barra de vitalidad formada por una serie de corazones (muy a lo Zelda) que irán desapareciendo con cada fallo de ejecución. Al final de cada nivel nos enfrentaremos a uno de los jefes finales, que irán desde una versión hiper-vitaminada de los alienígenas hasta Pudding, una reportera de una cadena rival.

Pudding, nuestra enemiga reportera. Una muestra más de la originalidad del juego.

En el estilo gráfico se mezcla el futuro con elementos muy típicos de la década de los 60, con un resultado muy vistoso en el que destacan especialmente las animaciones de los personajes, que se marcarán unas coreografías cada vez más complejas a medida que el juego avanza.

La música que acompaña a Space Channel 5 es, como no podía ser de otra manera, muy animada, con ritmos muy marcados que nos ayudan a efectuar los movimientos de forma correcta. Hasta el rey del pop, Michael Jackson se atrevió a hacer un cameo en el juego, acompañando a Ulala como Space Michael.

Space Michael con uno de sus gestos característicos.

En cuanto a la curva de dificultad, ésta está bien marcada, aumentando progresivamente la rapidez y duración de las secuencias de movimientos a medida que el juego avanza. Aunque la exigencia del juego puede llegar a ser frustrante en algunos momentos, el buen rollo que desprende hará que no dejemos de intentar superar cada fase.

En el año 2002, Sega lanzó una secuela directa del juego llamada Space Channel 5: Part 2, que, en Dreamcast, no llegó a salir de Japón. En ese mismo año, ambos títulos aparecieron en territorio nipón en PlayStation 2, para un año más tarde llegar al resto del mundo. En 2011 fue lanzado el recopilatorio “Sega Dreamcast Collection” que, entre otros, incluía la segunda parte de la saga en alta definición, estando además disponible en Steam por separado por un precio de 9.99€.

Cosplay de Ulala, uno de los disfraces más “vistosos”
Nunca es tarde para probar juegos de pasadas generaciones, sobre todo si son tan divertidos y refrescantes como este Space Channel 5. Además, las plataformas de descarga hacen que sean más accesibles para todos. ¿Te atreves a acompañar a Ulala y derrotar a los Morollan a golpe de cadera?
LeChuck

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck

Latest posts by LeChuck (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Es sin duda uno de los juegos que han marcado un camino en un genero como los musicales. Recuero el revuelo montado a través de Ulala y eso que por entonces los Cosplay no era algo habitual.

    El juego es una pasada por su planteamiento, colorido, personalidad como explicas un largo etc.

    🙂

    • Totalmente de acuerdo, es un juego originalísimo y un ejemplo perfecto de diversión directa y sin pretensiones 😀

  • Josue Oritz

    me hace mucho acuerdo a feel the magic xx/xy!!! para DS…
    de echo.. ese juego es echo por el equipo de Sonic uhm….

    los sonidos son identicos!… seguro reutilizaron cosas de este juego..
    http://www.youtube.com/watch?v=GAbCZ16rxNo