SmartGlass: construyendo el futuro

A medida que pasa el tiempo desde la semana del E3 todo parece volver a la normalidad, aunque por estas fechas la normalidad significa presenciar una lucha de bolas de espino en lugar del aluvión de títulos que empezarán a llegar a partir de septiembre. El verano es así en el sector del videojuego, algo que el cine ya logró superar ofreciendo al espectador grandes sesiones de palomitas con títulos excepcionales, este año por ejemplo tenemos el estreno de la tercera entrega del Batman de Nolan. Sin embargo, volviendo al E3, noto que hay algo que ha pasado desapercibido. Si apartamos los videojuegos y los “despojos” de Kinect de la conferencia de Microsoft (incluyendo NBA, ESPN, etc. que no veremos nunca en España) nos queda Smartglass. Una inteligente evolución del concepto Wii U GamePad que puede significar el futuro de Xbox.


Si me lo permitís quiero adentrarme en nuestro querido DeLorean para trasladarme unos años atrás. Nintendo lanzaba Wii agitando a todos los jugones (y los que no lo eran) tal y como los jugones agitaban su mando. Como pieza de hardware Wii era una máquina desfasada, tan solo algo (muy poco) superior a Gamecube, que a su vez era la más dotada de su generación pero que no fue respaldada por la comunidad gamer. Sin embargo, la magia del control de movimiento, algo que se había visto en pocas ocasiones, y siempre como complemento, pasaba a ser el control principal de la nueva consola proporcionando a Nintendo un éxito escandaloso en ventas.

Los rivales de Nintendo, Microsoft y Sony, de primeras, calificaron de soberana chorrada aquel truculento invento. ¡Jugar dando palos al aire! ¿Dónde se ha visto eso? Ambas acabaron por sacar sus versiones del cacharro: Sony inventó el chupa chups luminoso, también conocido como Move, limitándose a copiar lo que ya funcionaba en Nintendo. Microsoft, haciendo gala de más inventiva, fabricó su omnipresente Kinect. Pasaron del vaya mierda al yo lo hago mejor.

Desbordados por el éxito de Wii, ya en la actualidad, Nintendo se las prometía muy felices cuando se encontraban a punto de anunciar la sucesora de ésta. La presentación de Wii U era inminente y en los paladares de los nipones ya se saboreaba un éxito similar al que les dio su anterior máquina. Lo que no tuvieron en cuenta fue su propia torpeza en anunciarla. En 2011 la presentación fue un caos de sinsentidos. ¿Es un mando o una consola? se preguntaba la gente. En 2012, hace unas semanas, el caos se convirtió en esperpento, una de las conferencias más lamentables que ha visto la feria estadounidense.

No obstante, Wii U no ha mostrado en realidad nada aún. Sí sabemos que, como Wii, la consola no será la panacea técnicamente. Nintendo ha querido seguir con esta política que bien le salió en la generación pasada actual. Pero de nuevo, el objetivo que ha tenido los chicos de Kioto es intentar innovar lanzando un control novedoso, que en realidad es un control normal pero añadiendo una pantalla táctil en el centro (una DS a lo gigante). En dicha pantalla podremos ver información de todo tipo y utilizarla para diferentes acciones como escáner, mira telescópica o revisar nuestro inventario. La imaginación del diseñador será vital para ofrecer nuevos aspectos al jugador que no sean simplemente el HUD del juego.

En esta ocasión los rivales de Nintendo han estado más avispados de lo que se les presupone. Viendo la cagada de su entrada en el increíble mundo de los pirulos mágicos intentan subirse al carro del mando-tableta cuanto antes.

Sony aprovechó que tenía nueva portátil para dotarla de conexión con PlayStation 3. Nos dijeron que crossplay (partidas cruzadas entre las dos máquinas), juegos de PS3 ejecutandose en streaming en Vita,… a la hora de la verdad lo que podemos hacer con el binomio Vita-PS3 es dar una vuelta por los menús, algo que ya podíamos hacer con PSP, y jugar a los clásicos de PSOne mediante stream, algo que podemos hacer en PSP ¡sin encender la PS3!

Microsoft, sin embargo, parece haber estudiado mejor las diferentes opciones a lo que plantea Wii U. El gamepad de la nueva consola de Nintendo se podría decir que es un control clásico con una tablet añadida. Contando con que el mercado de tabletas y, sobre todo, smartphones es muy amplio, ¿por qué no usarlo a nuestro favor? Con esa pregunta en el aire Microsoft presentó Smartglass, una tecnología que conectará nuestra tablet o móvil a la 360 de forma muy similar a lo que podría hacer Nintendo con Wii U Gamepad. Aquí volvemos a lo ya comentado anteriormente: en el dispositivo móvil veríamos el inventario, mapas, diseñaríamos tácticas en un juego deportivo y… ¿jugaríamos en streaming?

Si vemos una tableta como lo que es, un dispositivo básicamente táctil, el juego por el streaming por lógica quedaría descartado. Nadie, con dos dedos de frente, pensaría en cambiar un cómodo pad de 360 por botones táctiles ya que sería una autentica locura y algo totalmente inviable. Pero yo me pregunto, sin saber nada de lo que nos deparará el futuro. ¿Microsoft habrá pensado en conectar el mando de consola a la tableta?

Si fuera así ya tendría la solución. En ese caso podríamos jugar a Xbox 360 tranquilamente desde nuestro teléfono o tablet tal y como Wii U nos propone (aunque hay que decir que en el último E3 Nintendo matizó este aspecto comentando que no todos los juegos tendrán dicha opción). Ya tendríamos un Wii U Gamepad by Microsoft, algo que probablemente ya tengas en casa y no tengas que adquirir.

¿Qué pasa si no tenemos en casa una tableta? Pues que para ello Microsoft también tiene solución. Acaba de anunciar Surface una nueva tableta que saldrá a la venta este otoño con dos versiones: una con Windows 8 y otra con un nuevo sistema operativo llamado Windows RT y que podríamos decir que es la gama baja. La tableta vendrá con una pantalla ClearType HD de 10,6 pulgadas y con un curioso teclado que hará las veces de protector de pantalla, sí, como lo oís. Surface contará, como no podía ser de otra forma, de conexión con todos los dispositivos de Microsoft y, de forma muy especial, con Xbox 360 mediante Smartglass.

Microsoft, poco a poco, está descubriendo su futuro. Smartglass y Surface son las primeras baldosas del camino que quieren construir. Xbox 360 será una estupenda conejilla de indias para esta nueva tecnología, una base imponente de consolas instaladas en multitud de hogares que comprobarán que resultados puede obtener. Pero eso solo será el primer paso. El siguiente será cuando Xbox 720 (o como se llame) haga su aparición. Hace unas horas se filtró un supuesto documento interno de lo que sería esta nueva consola. Entre varias opciones se menciona una que me dio mucho que pensar y que me hizo enfocar este artículo: Onlive, un servicio de juegos online mediante streaming que podemos disfrutar en televisiones, PC y tablets/smartphones. Una de las características de Onlive es que sus juegos pueden ser jugados en tablets con un gamepad que ellos mismos ofrecen.

Si mezclamos la información que tenemos no sería descabellado pensar que Xbox 720 ofrecerá juegos en streaming y que estos no solo se podrán jugar en la consola siendo un servicio más global (¿os acordáis que en el E3 todo giraba hacia el nombre Xbox y no Xbox 360?). Tenemos todos los ingredientes: Smartglass, Surface (o cualquier otro dispositivo) y para suplir los controles táctiles el propio mando de la consola conectado mediante cualquier invento inalámbrico. ¿Os suena descabellado? A mi no.

LeChuck

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+3Pin on Pinterest1Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Dicen que Smartglass no podrá hacer lo de Wii U por basarse en el WIFI para la interconexión, por aquello del lag y tal. Pero la verdad es que me molará.

    Ya con la app de Halo Waypoint me parece una auténtica pasada ver en tiempo real el mapa y donde está tu equipo, una app que ya existe en smartphones para Halo Reach. Extender eso me parece una idea genial, que no se quede en un solo

    • Veremos a ver. Una WiFi local debería ser suficiente para enviar vídeo y demás. Onlive se basa en Internet que normalmente ofrece conexiones mucho mas lentas que una WiFi local.