¿Qué está pasando en la comunidad gamer?

Desde hace un tiempo a esta parte estoy verdaderamente consternada al ver el odio que inunda la comunidad de jugadores. Parece que se ha vuelto algo habitual manifestar el desprecio extremo hacia personas que expresan su libre opinión sobre determinados temas en webs y canales de Youtube. Llevo mucho tiempo navegando (desde 1996 para ser precisos) pero desde la llegada de las redes sociales no había visto jamás semejantes índices de violencia ante diferentes puntos de vista sobre nuestro hobby. Parece que más que unir, las redes separan y toxifican el ambiente ante la pasividad de la gente que le resta importancia.

odio-comunidad-gamer

La comunidad gamer anda revuelta desde que Anita Sarkeesian aterrizó en Youtube dando su opinión sobre la situación de la mujer en los videojuegos, algo que hasta la fecha nadie se había atrevido a tocar de forma tan gráfica y directa. Como jugadora veterana, tengo que decir que me he sentido en ocasiones incómoda jugando a una gran cantidad de títulos donde los personajes femeninos tenían un papel bastante deplorable, y siempre resonaba en mi cabeza la pregunta ¿por qué pasa esto? Pero el mundo avanza y el paso del tiempo ha traído ideas frescas, aunque la evolución es lenta y aún hay mucho camino por recorrer hasta dejar de depender del protagonista blanco y heterosexual. Volviendo al trabajo de Anita, aunque no estoy de acuerdo en todo lo que dice —sobre todo en los ejemplos— si que creo que ofrece una visión general bastante acertada sobre estereotipos y machismo inapreciable para un gran número de personas y muy arraigado aún en la sociedad que vivimos. El primer video de la serie Damsel in Distress tuvo una repercusión tremenda en los medios, sin embargo, una multitud de usuarios la atacó con insultos injustificados hacia su persona, tanto en sus videos de Youtube como en los comentarios de los medios que se hacían eco. Desde entonces, los comentarios de su canal están cerrados y lo curioso es que muchos de estos acosadores la tachan de cobarde por ello. Los ataques han llegado hasta el Twitter de Sarkeesian, donde expanden su veneno de forma continua. La videoblogger americana no se ha dejado pisotear y ha seguido con sus diferentes series, y recientemente ha publicado la segunda parte de Women as Background Decoration, que ha conseguido que los medios y desarrolladoras reflexionen sobre ello. Os recomiendo especialmente el artículo de Tom Bramwell para Eurogamer.net titulado I am sexist.

Anita-Sarkeesian

Imaginaos que tres cuartas partes de los comentarios de vuestros videos fueran como estos.

Hace unos días llegó la gota que colmó el vaso, un individuo amenazó de muerte a Anita y su familia por Twitter, la cual denunció los hechos ante la policía. Y todo esto por tan solo crear unos videos donde expone su punto de vista sobre el papel de la mujer en los videojuegos. Inaudito. Puedes estar de acuerdo o no, incluso puedes dirigirle tu opinión vía Twitter y rebatir sus argumentos, pero la tendencia general es ver el video y lanzar un odio inexplicable hacia su persona, como si alguien atara a estos individuos a una silla de pies y manos, con un artilugio en los ojos para no cerrarlos, para que lo vieran en contra de su voluntad. Muchos acosadores alegan en su defensa que es porque Anita quiere destruir el mundo del videojuego, y el papel de éstos es el de protectores para preservarlo, sin cambios. Otros se escudan en que es ficción, y que una mejor posición de la mujer en los videojuegos supondría una discriminación hacia el hombre. En serio, ¿en que mundo vivimos?

Esta violencia injustificada no solo afecta a periodistas y bloggers, fue muy sonado el caso de Zoe Quinn, una desarrolladora indie que publicó su juego Depression Quest en Steam Greenlight y una horda de trolls la estuvo acosando por diferentes medios, e incluso telefónicamente. Fue tal la violencia verbal, que se vio obligada a retirar el juego de la plataforma. ¿Y qué fue lo que hizo esta “desalmada”? Publicar un juego que busca concienciar sobre la depresión. Finalmente fue publicado en Steam.

zoe-quinn

Creo que no es descabellado utilizar la palabra terrorismo sobre la actividad que desenpeñan estos sujetos, que escondidos detrás de un ordenador, propagan su odio y aplastan a sus objetivos por el mero hecho de no gustarles lo que hacen. Miembros de importantes compañías de videojuegos también han sufrido amenazas. Seguro que recordaréis el revuelo por los finales de Mass Effect 3, donde la gente no se limitó a quejarse, sino que descargó toda su ira sobre Casey Hudson, ya que no era el final que él prometió. Sin embargo, el caso más grave fue hacia la guionista de Dragon Age 2, Jennifer Hepler, quien abandonó BioWare después de que un lunático descontento con el juego amenazara de muerte a su familia e hijo.

Pero esto no acabaría aquí, podríamos hablar del odio hacia el simple jugador por las redes sociales, o en foros, donde criticar ciertos juegos o compañías intocables viene acompañado de un insulto por parte de un fan acérrimo. Da la sensación que los moderadores parecen más preocupados en eliminar el spam de las firmas que de acabar con la gente problemática. Por esta razón ya no transito muchos foros, pero a veces me llegan noticias de follones varios, como el que vivió una amiga en sus propias carnes. Abrió un tema en varios foros españoles bastante populares para buscar jugadoras, con la idea de crear un equipo femenino para competir en un futuro. Algo tan simple degeneró a insultos hacia su persona, off topics y tonterías varias.

Para acabar con el tema del odio, quería hablar de uno que recibimos todos aquellos quienes jugamos a juegos multijugador. Una de las comunidades más polémicas es la del free to play League of Legends, donde pululan un gran número de jugadores tóxicos que sueltan todo tipo de improperios por los motivos más surrealistas que os podáis imaginar. Esto provoca que muchos jugadores, tanto veteranos como nuevos, abandonen el juego. La semana pasada estuve jugando con una amiga que hace poco desembarcó en este juego y pudo vivir en directo las amenazas y el nocivo comportamiento de muchos usuarios. La negativa actitud de los jugadores en el multijugador se vuelve más perturbadora cuando tu nombre y/o avatar es femenino. Las compañías están tomando cartas en el asunto con penalizaciones hacia estos jugadores pero ¿realmente servirá de algo? ¿Se puede controlar de forma eficaz?

lol-2

Esto es lo más bonito que te dirán

¿Qué provoca todo este odio que abunda en nuestra comunidad? Pues que haya gente que no pueda soportarlo y desaparezca. Otros tengan que cerrar los comentarios de una web o canal, desbordado por los comentarios de seres sin alma. Todo esto parece un reflejo de un mundo cada vez mas deshumanizado, donde la educación y los valores brillan por su ausencia, y donde las mentes perturbadas campan a sus anchas desde el anonimato.

La violencia ha llegado a cotas tan altas que diferentes miembros de la industria del videojuego han firmado un comunicado en contra del acoso:

Carta abierta a la comunidad de jugadores

Creemos que todo el mundo, no importa el género, orientación sexual, etnia o religión tiene el derecho de jugar a videojuegos, criticarlos y crear juegos sin ser acosados ​​o amenazados. Es la diversidad de nuestra comunidad la que permite que los videojuegos florezcan.
Si ves amenazas con violencia o buscando hacer daño en los comentarios de Steam, YouTube, Twitch, Twitter, Facebook o reddit, por favor tómate un momento para reportarlo en los respectivos sitios.
Si ves odio y acoso, toma partido en contra de ello para hacer de la comunidad gamer un espacio más agradable.

Gracias.

No formes parte de ello, no rías las gracias a las personas que intentan destrozar el trabajo y la ilusión de otros porque quizá algún día te puede tocar a ti y quizá entonces entiendas la importancia de la palabra respeto.

Para terminar, espero que todas estas iniciativas hagan de nuestra comunidad algo mejor, y que jugadoras y jugadores de todas las edades disfruten juntos y puedan compartir opiniones, y así, solamente así, nuestra comunidad será respetada.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Entradas relacionadas: