Por qué no cambio de generación (todavía)

Durante estos días se está viendo, habían ganas de nuevas consolas. Ha sido una generación realmente larga, comenzando con esa Xbox 360 que ha tenido dos o tres

rediseños y otras tres o cuatro interfaces diferentes, pero ahí seguía dando el callo, y aunque es verdad que ya tanto ella como PS3 mostraban síntomas de agotamiento ante los juegos que requerían más potencia, injusto sería no decir que su gran recorrido ha hecho que se les pueda sacar bien el jugo, y muchos y excelentes juegos han salido para ellas. Vamos, que han cumplido con creces y pasarán a la historia como grandes consolas. Todo hace esperar que con Xbox One y PS4 pase lo mismo y se hagan igual de fuertes, pero entonces ¿Por qué? ¿Por qué todavía no cambio de generación?



No, no es por dinero, soy de hobbys no demasiado caros (el videojuego quizás el que más) y por tanto me puedo permitir comprar una consola de nueva generación y que mi economía no salga mal parada. Y eso teniendo en cuenta lo costosas que se hacen las dos nuevas consolas, de 450€ a 500€ si quieres tener un solo juego, y más incluso si deseas comenzar la generación por la puerta grande.

Dentro de esos presupuestos además, todos los que sí deciden pasarse a la nueva generación tienen las mismas dudas ¿Que juego me compro?. Pese a que haya títulos estrella en el lanzamiento de Xbox One y PS4, además de sagas consagradas en la actual (Ya mismo, anterior) generación que nos traen una nueva parte, ninguno de ellos ha conseguido convencer a público ni crítica. Obviamente quién se acaba de gastar 500 pavazos en una consola no te va a decir “menuda mierda de juego”, nadie es capaz de pegarse tremendo collejón a si mismo, pero muchos seguro que lo pensaron “La consola está aquí, los juegos están aquí, pero ¿Porqué me he comprado ya esta consola si no me está ofreciendo nada diferente y ni siquiera de un nivel excelente?

 

Pero no, tampoco es por eso por lo que no me he comprado una nueva consola. Y tampoco intento fastidiar a sus compradores, pues tarde o temprano, seguro serán igual o más disfrutables que Xbox 360 y PS3. ¡Qué leches! Cada uno hace con su dinero lo que de la gana, aquí no estoy intentando conduciros al camino de la luz ni de la oscuridad, aquí cada uno decide lo que quiere hacer.

Entonces ¿Porqué no me compro esa Xbox One que se han comprado algunos de mis amigos o colegas de juego Online? ¿O esa PS4 que promete tanta potencia y tiene tan buena pinta?. Pues para ser sincero, siempre he sido así a parte de algún caso puntual. Miento, si compré PS3 por promesas como The Last Guardian que al final no saldrá en tal consola. Y admito que Xbox 360 si fue un arrebato a poco de salir. Estaba en la FNAC y pasaba por una mala época personal y mi hermana me animó a ello “Si te gusta y tienes el dinero, no seas tonto, cómpratela”. Seguramente ha sido una de las consolas que me ha dado más vicio en toda mi vida, así que no fue una mala compra (Aunque las tres luces rojas llamaran a su puerta y haya tenido tres Xbox 360 diferentes a lo largo de su vida).

A ver ¿No me he explicado todavía verdad? Tengo un montón de juegos que jugar, todos de esta generación y otros incluso más antiguos, por probar y disfrutar. ¿Como me voy a meter en la nueva generación sin haberle exprimido el jugo a la actual? ¿Van a haber mejores juegos en Xbox One y PS4 en estos primeros meses de los que me falta por jugar?

Todo eso, y lo que comentaba antes. Cada consola tendrá tres rediseños (Ya han salido bien regorditas para que haya opción de adelgazarlas fácilmente en dos o tres años), cada consola tendrá sus problemas de hardware (Tres luces roja, luz amarilla…), cada una de ellas también tendrá problemas con el Online (Online Pass, el todavía increíble problema con PSN Network que estuvo inactivo durante un mes), DLC’s a punta de pala que ya nos venden como algo natural, junto a su “Pase de temporada” por el que nos hacen pagar 60€ más por añadir contenido a un videojuego, se supone completo. Y eso por no hablar de los juegos que salen inacabados, con parches de 2GB una semana después del lanzamiento que al final no solucionan nada, con bugs y glitches por doquier, con prisas y sin mimo. Y que hay de la retrocompatibilidad dudosa que se supone van a integrar con “el poder de la nube” pero que no va a estar de lanzamiento. Me estoy dejando cosas que van a peor pero… ¿Sigo? ¿Todavía os apetece cambiar de generación?

 

 

No pretendo ser negativo, a las pruebas me remito. Recién salidas las dos consolas, los usuarios de PS4 ya han sufrido con los cortes de servicio en PSN por “precaución”. Tanto récord que esperaban, tantas reservas, para luego no estar preparados para el lanzamiento en esos servicios tan alucinantes que llevan meses anunciando. Microsoft no se queda corta con Xbox One y los problemas que está comportando decir “Xbox” en cualquier momento con la consola encendida. Muchos más pequeños sucesos, como los defectos de consolas, son fácilmente solucionables con algo más de precaución. Basta con prepararse mejor y no sacar a la venta una consola con prisas. No quiero ser un betatester de un juego de 60€, mucho menos el de una consola de 500€.

La verdad es que lo tengo muy claro, pocas veces lo he hecho y en casi todas me he arrepentido, comprar una consola de salida es una tontería, pero aún así a muchos os comprendo. A lo mejor pensáis que comprar una consola nueva os aupará en vuestras ganas por jugar, o quizás pasáis una mala racha y necesitáis una alegría. A veces incluso te la compras por inercia, con juegos y tal, pero luego ves que está cogiendo polvo como las consolas que tenías hasta ahora. También puede pasar, porque no, que realmente hayáis jugado a todo lo que queríais jugar de la actual generación y anteriores, y os llaman la atención los juegos que tendrán las nuevas consolas durante sus primeros meses de vida. Como véis, ese no es mi consejo, pero aquí cada uno decide, según sus circunstancias. Yo al menos tengo claro por qué no me cambio de generación (todavía).

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora, y desde 2011, intento transcribir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. Además de este mundillo también amo el de la tecnología, seguidme en Twitter y sabréis de que hablo.
Sígueme en

Latest posts by Museboy (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Yo siempre he sido de comprarla el primer dia para exprimir la consola durante toda su vida pero ahora la cosa es muy distinta. como bien dices pagas un sobre precio por ser Beta-tester y encima sin ningún juego que me haga comprarme ninguna consola aún