¡Póngame un Resident Evil 10 o mejor, un crowdfunding!

Ya son varios los años que llevo observando con atención como las compañías intentan venderte su proximo título antes del lanzamiento. Un mes, a lo sumo dos, era lo normal. Pero cada vez estamos en una situación mucho más alarmante y las editoras adelantan muchos meses la facilidad de reservar un nuevo videojuego antes de que salga a la venta.

Pongo de ejemplo dos títulos: Assassin’s Creed III y Resident Evil 6, aunque hay muchos más. Ambos han sido recientemente anunciados, sí ¡a-nun-cia-dos! y, aunque ya hemos visto varias imágenes y gameplays, hasta hace bien poco lo único que sabíamos de ellos eran sus respectivos títulos y, como mucho, un tráiler peliculero de cada uno. Pues aún así, se abrió la posibilidad de reservar el juego. Puede que sean grandes juegos, pero también puede ocurrir que a la desarrolladora se le pire la patata y te plante una mierda enorme, pero como has hecho la reserva diez meses antes…
No quiero ser un agua fiestas pero estas prácticas, de verdad, que no las veo. En el cine es habitual, pero ya estamos hablando de películas en DVD o Bluray que ya hemos podido ver anteriormente en la sala cinematográfica (lugar natural de estas) o si hablamos de una serie de TV lo normal es que sus capítulos hayan sido pasados por la cadena de turno. No estamos hablando exactamente de lo mismo.

En cuanto al mundo literario es cierto que puede tener cierta similitud al del videojuego. Un autor conocido puede poner en reserva cierta entrega de una importante saga y la gente puede acudir a ella, pero en este sector lo que impera, como en todo el ocio, pero aquí ampliado, es el boca a boca. Sí un libro, aunque no hayas oído nada de él te lo recomienda el vecino de tu prima al final puede que acabes comprándolo, si lo tuyo es la lectura claro.
Pero mi queja va más allá. ¿Cómo una persona puede emitir su disgusto ante tal práctica de una gran compañía si existe el crowdfunding? Es una guerra perdida de antemano.
En realidad una reserva de un título mayor no deja de ser muy similar a la financiación en masa que piden los estudios más pequeños y que tan de moda está después de que Double Fine sacara adelante su nuevo proyecto.

Si con la reserva de un título que se supone va a ser AAA no dejamos de estar cogiendo boletos para un futuro desengaño jugable qué estaremos haciendo con la financiación de una simple idea. Es algo maravilloso, sí. Maravilloso o una completa locura ya que es nuestro dinero el que está en juego. ¿Qué pasa si al maestro Tim Shafer le da por fugarse con el dinero que ha conseguido? O quién sabe, quizá le de por reirse de todos nosotros ofreciéndonos un programa de cuatro colores y doble scroll de pantalla y se vaya de vacaciones con una nueva identidad. ¡Ay, ay, ay!
En fin, aquí me tenéis, reclamando a los cuatro vientos de nuestra maravillosa fortaleza los peligros que pueden surgir de estas prácticas. Habrá que tener ojo y seguir tanto a Ubisoft y a Capcom (Activision no te libras), si sacan bodrios aquí me tendréis para lanzar palabras contra ellos, como a toda la corriente crowdfunding, no vaya a ser que haya algún listo en la sala.
LeChuck

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck

Latest posts by LeChuck (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest1Email this to someone

Entradas relacionadas: