El lado oscuro del gaming

Últimamente no ganamos para disgustos, ni para cajas. Y parece que vamos a estar dándole vueltas al tema hasta final de año debido a la llegada de títulos con micropagos que afectan a la progresión del juego. Lo de Battlefront 2 era un secreto a gritos, pero también es consecuencia de un sistema altamente lucrativo que se lleva gestando desde hace años. Bienvenidos al lado oscuro del gaming.

Antes de empezar, tengo que decir que he cogido el título prestado de la review de Game Informer, ya que creo que es una frase muy ingeniosa y certera para el tema que acontece. ¿Por qué hay algo más oscuro que Darth Vader? Pues sí, pagar por él.

Hay una expresión que escucho constantemente de las empresas estadounidenses, esa es “make money”. Normalmente se utiliza para referirse a que no importa lo que se haga si da dinero. Lo moral, ético o sensato no tienen cabida mientras reporte pasta gansa. Cuando pienso en los últimos movimientos de EA, no puedo evitar pensar en dicha frase, y es que la compañía de Redwood está mostrando su lado más oscuro con unas nuevas políticas destinadas a sacar beneficios constantes sin valorar cómo afecta a la jugabilidad. Y no lo hace en un juego cualquiera, sino en una marca que tiene una enorme fanbase detrás que asegura el éxito a pesar de las críticas.

Todas estas decisiones -como no podía ser de otra forma- vienen respaldadas por números, y en la última edición de la conferencia UBS Global Technology, Blake Jorgensen, director financiero de EA, ya señalaba el buen resultado que estaba teniendo la compañía con el nuevo sistema:

Tenemos este maravilloso negocio de los deportes donde cada año lanzamos nuevos juegos. Disponemos de esta base fabulosa, y luego lo extiendes a los “live services” y a los juegos de móvil, tanto deportivos como no deportivos, y de repente tienes un negocio bastante bueno. Aproximadamente el 75% de nuestro negocio proviene de esto. Todos los años.

Por si no queda claro cuál es el nuevo enfoque de EA, aquí queda cristalino:

Para nosotros, tratar de mover más los “Live Services”, hacer crecer nuestra suscripción, significa tratar de construir un negocio mucho más estable. Me siento muy cómodo con una tasa de crecimiento constante, y con lo digital que continúa volviéndose una parte más grande de nuestro negocio y sigue expandiendo la rentabilidad.

Es decir, lo que ya he comentado en varios artículos: los “Game as a Service” como modelo de negocio. En el caso particular de EA, ampliar la duración de sus juegos con micropagos y potenciar la suscripción al EA Access. Es una idea que funciona y les da mucho beneficio, ¿por qué no continuar?

Pero volvamos al tema estrella y hagamos un ejercicio de sinceridad. A veces nuestros juegos favoritos nos hacen tragar con elementos que quizá no nos producen agrado, pero no soportamos la idea de quedarnos sin. Por esa razón, hacemos de tripas corazón y acabamos comprando a regañadientes ese objeto de deseo. EA sabía que adquirir la licencia de Star Wars iba a ser un caramelito para los fans y escenario ideal para implementar una nueva economía mucho más agresiva apoyada en las cajas de botín con un claro enfoque en la progresión.

No obstante, el problema de Star Wars: Battlefront 2 viene de lejos. Hace unos meses se realizó una beta abierta donde se descubrió el pastel: algunos jugadores publicaron su indignación en las redes al observar que las cajas incluían armas. EA tuvo que dar la cara en los medios para indicar que las mejores armas se desbloquearían solo jugando. Pero todos temíamos que este tema iba a traer cola, y desgraciadamente así fue. Semanas después de la beta, ha aterrizado Battlefront 2 en el EA Access y con ello el descubrimiento de un problema aún mayor.

En el juego se obtienen cartas de diversas formas: con las cajas que otorgan diariamente o al subir de nivel, invirtiendo el dinero del juego o pagando con dinero real. Cada caja desbloquea cartas con utilidades muy variadas, desde materiales para craftear otras cartas, pasando por aumentos de salud o incluso mejoras para las habilidades de los héroes. Obviamente el jugador puede echarle horas para conseguir más cajas, pero el proceso será más lento. Sin embargo, el diseño del juego está peligrosamente enfocado a crear una necesidad de compra con artimañas como mostrar al jugador caído las cartas que tiene equipadas su rival. Pay to Win. ¿No os recuerda en cierta manera a aquella terrible patente de Activision? Desde arriba nos lanzan el mensaje de que son para ofrecer más personalización, pero tras horas de juego la realidad es otra: los micropagos afectan al equilibrio, otorgando mayores ventajas a los que gastan más dinero de su bolsillo.

El torbellino de críticas han llegado a todos los rincones de Internet y se han hecho especialmente sonoras en el espacio de Star Wars Battlefront de Reddit, lugar donde EA trató -con poca fortuna- de defender las decisiones tomadas en su juego. Este fue el comentario expuesto:

La intención es proporcionar a los jugadores una sensación de orgullo y triunfo al desbloquear héroes diferentes. En cuanto al coste, hemos seleccionado los valores iniciales basados en los datos de la beta abierta y otros ajustes realizados en las recompensas antes del lanzamiento. Entre otras cosas, estamos analizando el promedio de ganancia de créditos por jugador a diario, y realizaremos ajustes constantes para garantizar que los jugadores tengan desafíos atractivos, gratificantes y, por supuesto, alcanzables a través del juego.
Agradecemos los comentarios sinceros y la pasión que la comunidad ha expresado sobre los temas actuales aquí en Reddit, nuestros foros y redes sociales.
Nuestro equipo continuará realizando cambios y monitoreando los comentarios de la comunidad y ofreciendo información tan a menudo como podamos.

¿Os imagináis el resultado, verdad? Las palabras de EA no han convencido a la comunidad y han desembocado en el comentario con más negativos de Reddit. Y la cosa no deja de subir a pesar de los ajustes en el precio de los héroes que efectuó la compañía para calmar a las masas. No obstante, no fue la única respuesta negativa, y la mayoría de prensa reflejó su malestar en las valoraciones de los análisis, donde destacan como punto negativo el obstáculo que supone los micropagos en la progresión del juego. Y en medio de esta vorágine, le llega el turno a Bélgica de estudiar la inclusión de estos títulos en la categoría de juegos de azar.

A las horas de publicar este artículo, Oskar Gabrielson, GM de Dice, lanzaba un comunicado pidiendo disculpas y anunciando que se retiran los micropagos de Battlefront 2 hasta que efectúen ajusten en el juego. Buena decisión pero la sombra sigue ahí. ¿No vieron estos problemas durante la beta?

 

Personalmente, los mensajes que más me han hecho reflexionar han sido los provenientes de padres que indican enfadados que no pueden invertir el tiempo y dinero que requiere el juego para disfrutar de su pasión por Star Wars, uno de ellos lo compartí en Twitter. Os dejo un fragmento:

Creo que muchas familias se sienten de la misma manera. No quieren exponer a sus hijos a este tipo de sistema predatorio. Soy jugón desde hace mucho tiempo y entiendo que los juegos se conviertan en un servicio y no sean productos consumibles. No tengo problemas con los micropagos en juegos. Sin embargo, creo que los micropagos deben ser solo cosméticos y nunca para personajes o habilidades que puedan dar a un jugador ventaja sobre otro.

No quiero que mis hijos desarrollen un habito o necesidad de pagar para jugar mejor, o para ser mejores. Eso no es un premio ni un sentimiento de éxito.

Este padre expresa en sus líneas una realidad cada vez más presente que afecta especialmente a los jugadores más jóvenes, quienes están creciendo en un sistema colapsado con micropagos donde los free to play, de los que son asiduos, allanan el terreno hacía las cajas en los AAA. Pero mientras a nosotros nos choca y molesta, a ellos quizá les puede parecer lo más normal del mundo e irremediablemente caigan en las garras de las compañías.

Es curioso como hace unos años nos echábamos las manos a la cabeza con los DLCs y los pases de temporada hasta que nos acostumbramos a ellos y ahora nuestro mayor enemigo son las cajas de botín. Me pregunto si dentro de unos años digeriremos este modelo de negocio y otro problema asaltará nuestra vida jugona. Lo que está claro es que estamos ante un asunto complejo que viene respaldado por grandes ingresos, lo que definitivamente marcará el rumbo hasta que el jugador decida guardar su VISA mientras juega.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Latest posts by Arashi (see all)

Share on Facebook4Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: