Digital VS Realidad

Estamos en un momento de evolución tecnológica y social donde el mundo digital nos está mostrando lo que toda la humanidad ha soñado desde los inicios en las artes, pintura, literatura o cine.
Hablo de la posibilidad de vivir una experiencia, una escena o un nuevo mundo como si fuese de verdad. Los libros nos han ayudado a que junto con la imaginación pudiésemos llegar a la luna, vivir en mundos medievales o sentir la tensión de un misterio, la pintura nos ha querido mostrar escenas concretas, sensaciones y realidades, y el cine nos ha enseñado a vivir ciertas experiencias de una forma nueva, pero algo está claro, actualmente el mundo digital nos brinda posibilidades infinitas que intentaré plasmar en esta entrada.

Realismo en la forma
Siempre ha sido interesante representar la realidad en todos y cada uno de los medios que conocemos, los libros con sus descripciones, las pinturas buscando la máxima representación y el cine mostrando todo tal cual es, hoy podemos disfrutar de realidades gracias a mundos virtuales en los videojuegos o hasta en las películas con representaciones digitales en 3D.
Si echamos un vistazo al libro de Manovich “El lenguaje de los nuevos medios de comunicación”, este nos dice claramente que desde la aparición de imágenes en 3D digitales, se han intentado representar todo tipo de materiales, objetos, ambientes o personas desde 0.

Los primeros eran elementos poligonales, no se podía hacer mucho más, pero con el tiempo, y muchos lo vivimos día a día, estos adquirieron una forma real y natural. Pero como todo el mundo sabe la forma no es lo único que define la realidad, también existe un pequeño tema que vemos en las fotografías o en el cine, la profundidad, la poca nitidez, iluminación adecuada y muchos otros factores. Ese fue el comienzo de un viaje para conseguir una realidad creíble dentro de un mundo de datos digitales, tal como dijo Manovich.
Por lo tanto, no sólo la forma define una realidad, su entorno nos dirá si ese objeto es real o no.
Realismo del entorno
Si creamos un personaje digitalmente este no podrá ser reconocido como persona hasta que no se cumplan ciertos requisitos:
  • Que actúe de forma coherente
  • La fuerza de gravedad debe afectar a todos los elementos presentes, ropa, cabello…
  • La iluminación debe ser real, con sombras donde tocan.
  • No es necesario que exista una nitidez perfecta, siempre varía según la distancia con el objetivo de la cámara.
  • La suciedad nos hará más creíble un entorno real.
Estas normas son básicas y muchos jugones lo notamos a la primera de cambio, aún recordamos esos primeros luchadores de Virtua Fighter que eran monstruos antropomórficos pegándose, o los grandiosos coches de Stunt Race FX, hoy un simple juego de lucha lleva tanta información de entorno que hasta podemos ver si los pechos de una luchadora son naturales o no gracias al movimiento perfecto.
Pero tenemos un pequeño problema actualmente, y son las cargas gráficas y de potencia, ¿hasta dónde tenemos que llegar para simular una realidad?
Realismo y donde se aplica.
Cada videojuego está adaptado a sus necesidades y cada uno de ellos nos representará su mundo a un nivel de realidad distinto en cada caso. No es lo mismo un juego de carreras o uno donde necesitamos explorar el entorno, en el primero tendremos unos fondos que no necesitarán simular el viento sobre todas y cada una de las hojas de un árbol, y en el segundo podremos centrar más los esfuerzos a que nuestro entorno esté totalmente vivo.

Skyrim sería un ejemplo de entorno vivo y de integración con el mundo virtual
Gracias a los avances tecnológicos podemos cargar un mundo lleno de texturas reales, modelados de infinitos polígonos, movimientos fluidos y iluminación perfecta sin un renderizado previo, podemos estar dentro de un mundo virtual casi perfecto sin esperar. El renderizado que hemos visto desde siempre en el cine está muy bien, pero requiere un tiempo de procesamiento, no es una vista directa, ni una interactividad con ese mundo.
Los videojuegos nos dan la posibilidad de estar en un mundo e interactuar al momento y por lo tanto sentir esa realidad como nuestra.

Unreal Engine 4 nos brinda más posibilidades de realismo en los videojuegos, un avance hacia la perfección en mundos digitales.
Aquí planteo una cosa ¿Dónde está el realismo? ¿Necesitamos modelados perfectos y movimientos reales, o la misma interactividad y sensaciones de miedo, euforia, rabia o intriga nos inducen a sentir que lo que jugamos puede formar parte de nuestra realidad?
Para mi opinión, si queremos “vivir” un juego, sentirlo de verdad, no sólo tenemos que ver todo como la vida misma, también necesitamos tener las mismas sensaciones para grabarlo en nuestra memoria y recuerdos. Sólo una cosa nos limita actualmente, y es que TODOS estos mundos están prefabricados, son mundos que alguien ha pensado y ha digitalizado, la única limitación de verdad es la libertad total, eso si ejemplos como Minecraft nos acercan a esta libertad para crear lo que queramos.
¿Veremos alguna vez un mundo realista que sustituya nuestra vida real?¿Qué realidad preferís, Second Life o Minecraft?

LeChuck

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • norris

    yo lo que te digo es que en el cine me tengo que poner gafas porque la proyeccion pierde nitidez estoy ya acostumbrado a mi plasma de tropecientas pulgadas HD y es que el cine se ve como el culo comparado con las teles actuales. Algo tendrán que hacer, porque una peli con mucho dolby surround pero borrosa es una mierda.