¿Demasiados videojuegos? La generación de los niños perdidos

Hay ocasiones en las que la nostalgia invade mi ser y no me queda más remedio que hablar de tiempos pasados, que no en tiempos pasados, con alguien. Hoy es una de esas ocasiones, así que, voy a compartirlo con vosotros.

Recuerdo, de una manera muy especial y emotiva, los largos días de verano en los que salía a la calle a vivir mil aventuras con mis amigos, éramos como los niños perdidos del país de Nunca Jamás. Un día, los videojuegos entraron repentinamente en nuestras vidas, aunque en algunos casos, como el mío, los videojuegos habían estado siempre presentes. ¡El entretenimiento definitivo! ni siquiera teníamos que salir de nuestras casas para poder disfrutar de una gran “aventura”… estábamos totalmente equivocados.
No creo que los videojuegos sean perjudiciales, al contrario, creo que los videojuegos pueden llegar a ser muy beneficiosos y comparto la opinión de Smirk y Herman respecto a ello, lo que ocurre es que me preocupa ver a niños en parques con caras iluminadas por las pantallas de sus portátiles. He de reconocer que no es una inmensa mayoría, pero la minoría es lo que realmente me preocupa. Cuando era pequeño, cada vez que mis padres me compraban un juego, los nervios que sentía en el trayecto que iba desde la tienda a mi casa eran inmensos. Cuando encendía la consola era muy difícil despegarme de ella, pero cuando mis amigos llamaban al timbre, eso era otra cosa. No tenía piernas suficientes para bajar corriendo a la calle a la velocidad que yo quería. ¿Y ahora? ¿Qué ocurre con los niños de ahora?
Todos sabemos que el error es ser extremista, todo ha de tomarse en su justa medida. Los videojuegos nos ayudan a desarrollar nuestra imaginación, a trabajar en equipo, a alcanzar objetivos y a completar retos y, por supuesto, a disfrutar de historias maravillosas y a conocer personajes increíbles. Gracias a ellos hemos podido ser fontaneros, cazarrecompensas espaciales, cazadores de tesoros, spartans y cualquier cosa imaginable.
El no permitir que lleguen a ser perjudiciales no es solo responsabilidad de los padres, nosotros como hermanos o amigos también podemos ser de gran ayuda. La violencia en los videojuegos ya es cosa del pasado, se supone que las personas que compran juegos son responsables y siempre hacen caso al sistema PEGI, pero lamentablemente solo se supone. Yo también he jugado a juegos que son considerados violentos, algunos con más razón que otros, y hasta el día de hoy, no he cometido ningún delito, pero esto es otro tema.
Yo no soy el más indicado para hablar de estos temas, los expertos son Smirk y Herman, pero creo que además de la relativa violencia (es relativa porque como comentó Elaine, a mi parecer, muy acertadamente, en la entrada de Smirk: “Siempre que tus padres estén al tanto de lo que haces y vean que eres lo suficiente maduro e inteligente para separar la ficción de la realidad no veo el problema”), el tiempo que se pasa jugando también debería ser controlado, sobre todo en los casos más alarmantes: bajo rendimiento académico, aislamiento social e incomunicación. Debería ser controlado sino queremos que nuestros niños se conviertan en, literalmente, los NIÑOS PERDIDOS.

Por donde tu vayas y pases, yo paso,
y por donde tu brinques, tambien yo brincare. 
Lirin, liran, lilililiranliron,
lirin, liran, en linea de batallon,
liran, liran, aprendete la cancion, ay lilililililililiranliron.

LeChuck

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • A mi como a ti, nadie me quitaba de irme con mis amigos ciertamente. Los videojuegos para mí siempre han sido algo casero y totalmente substitutivo de la televisión. Es decir, mientras mi familia ha visto la televisión, yo me he pegado mis vicios tan tranquilo, porque prefiero mil veces jugar a algo, o navegar por internet en donde yo elijo el contenido que disfruto, antes que la televisión que

    • ¡Exacto! Yo he hecho, y sigo haciendo lo mismo. De todas las veces que enciendo la tele, la mayoría lo hago cuando voy a jugar o cuando quiero ver alguna película.

  • Puede que yo sea uno de esos "niños perdidos", o al menos haberme quedado cerca. Desde pequeñín, con dos años, he jugado con ordenadores y consolas, he sido más de estar en casa que de salir y correr y jugar al fútbol, de intercambiar Pokémon en lugar de cromos…

    Y sigo siendo así, me cuesta mucho salir "a dar una vuelta" porque me parece una tontería pudiendo

    • Temporalin, lo siento si me has malinterpretado, yo no he llamado "niño perdido", haciendo uso del término "niño perdido" de manera despectiva, a nadie, y si de alguna forma has entendido eso, te pido disculpas.

      He utilizado el término "niño perdido" para hacer referencia a la libertad que los niños del país de Nunca Jamás tenían para vivir aventuras como

    • Entonces es que no entendí del todo lo de "niño perdido". No me lo tomé a mal para nada, e incluso, ahora que me lo has aclarado, me lo tomo hasta mejor xP

  • De primera mano puedo observar a alguno de estos niños perdidos.

    No es un problema que jueguen, nunca lo he creído, el problema viene cuando en casa dejan de hacer todo lo que toca y transforman esa afición en un vicio. Y creo que muchos hemos pasado por esa época de vicio extremo en el que si no jugábamos teníamos el mono.

    Pero en ese punto interviene la misma educación de

    • Claro, yo tampoco creo que jugar sea el problema, el problema surge cuando a un niño se le permite hacer lo quiera cuando y cuanto quiera. Lo has definido perfectamente: "transformar la afición en un vicio".

  • Momin

    Yo he pasado un poco por esto, pero a medida que he ido madurando he sabido cuando decir: Para, para de jugar que toca estudiar. O lo mismo para otras muchas cosas.

    Y es algo que cuesta, por que te lo estas pasando bien, pero he ahí la madurez de cada uno, lo mismo pasa navegando por la red vaya.

  • Esta claro que si hay algo que a acompañado a muchos de los jugadores desde pequeños son los videojuegos siendo lo principal en el ocio personal , al menos en mi caso . pero lo que esta claro es que hay que distirbuir el tiempo para varios tipos de ocio y otras actividades ( co mo el estudio , el higiene del hogar etc).
    Yo siempre e adorado los videojuegos , por lo menos desde los 5 años ,

  • Uky

    Hola OTIS =) (algún día me tendrás que explicar el porqué de este nombre…después te digo quién soy)
    La verdad es que nunca he escrito aquí, pero esta entrada me ha llamado mucho la atención.
    Es cierto que se están perdiendo las viejas costumbres, el ser cómo los niños pérdidos, el poder jugar y pasarlo bien tan sólo con un palo como espada y unos grandes amigos, es cierto que muchas

  • Es a casos tan concretos como el de Uky a lo que me estaba refiriendo. Pasarse no es bueno, y como ha dicho Momin, conforme se va madurando uno sabe cuando parar pero en el caso de los niños son los padres (hermanos, amigos…) los que debemos ayudar a poner un límite para que puedan disfrutar y amar los videojuegos de la misma manera que lo hacemos nosotros.
    AlexanMagus, totalmente de

  • Gran gran gran entrada¡¡¡ Enhorabuena, me quito el sombrero…
    Como siempre digo… soy educador y viciado a la vez, pero sé que antes está la obligación que la devoción… tengo claro que mis hijos crecerán con consola (no me voy a engañar), pero eso sí racionando muy muy meticulosamente el tiempo, y utilizándolas a modo de recompensa una vez se cumplan determinados objetivos… Por otro

    • Agradezco profundamente tu comentario Herman.

      Smirk y tú habéis tocado el tema de los videojuegos y la educación de los más pequeños en muchas entradas. En esta ocasión he querido reflexionar sobre el tiempo que los niños pasan jugando a la consola porque creo que es algo que nos ha afectado a todos los jugadores en algún momento de nuestras vidas. Como ya he dicho, es nuestro deber

  • Acabo de ser padre y como jugón que soy estoy preocupado aunque "relativamente" por el efecto "niños perdidos" que pueda sufrir mi hijo y entrecomillo el relativamente por que creo que la responsabilidad es de los padres y en mi caso me creo preparado para aconsejar a mi hijo y guiar/supervisar su educación gamer sin que pierda el norte a pesar de crecer en un entorno rodeado

    • ¡Muchas gracias Alex! Me alegro al comprobar que estaba equivocado. Pensaba que solamente éramos unos pocos los que nos preocupábamos por la responsabilidad que tenemos los jugadores más veteranos, ya sean padres, como en tu caso, o hermanos y amigos, como el mío, de ayudar a educar de la forma más correcta a las nuevas generaciones de jugadores para que puedan disfrutar de los videojuegos como