Aventuras Gráficas de ayer y hoy presentan…

“Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais: Personas normales convirtiéndose en valientes piratas. He visto pequeños robots enfrentándose a todo tipo de retos…”
Las aventuras gráficas ya no son lo que eran, en eso estamos todos de acuerdo, pero en ocasiones se conciben obras de arte que, sin hacer demasiado ruido, pasan un poco desapercibidas. Aún recuerdo lo que sentí al probar por primera vez Machinarium, un sentimiento de satisfacción invadió mi ser al ver que todavía quedaban estudios a los que les apasiona este grandioso, y actualmente descuidado, género. De estos juegos es de lo que os quería hablar, pero antes os pondré en situación.

En la primera mitad de la década de 1990 las aventuras gráficas llegaron a su apogeo y en gran parte fue gracias a LucasFilms Games (la actual LucasArts). The Secret of Monkey Island es uno de los juegos de aquella época a los que más cariño guardo, como también creo que lo harán todos los Lechuckeros. Maniac Mansion y su segunda entrega, Day of the Tentacle, Grim Fandango e Indiana Jones and the Last Crusade son juegos que siempre llevaré en mi corazón.
Tenemos que reconocer  que actualmente se ha perdido el interés por las aventuras gráficas, y la verdad, no entiendo porque. A pesar de ello, se siguen creando juegos magníficos. Aquí van tres ejemplos que casualmente han sido desarrollados por estudios europeos, el primero checo, el segundo ruso y el tercero alemán.

Machinarium

Gracias al boca a boca, esta pequeña joya de Amanita Design es bastante conocida y respetada. Poco puedo aportar yo que no se haya dicho ya. Un diseño de escenarios casi poético, junto a un adorable y valiente protagonista, hacen de esta mágica aventura un juego que nadie debería perderse.
Amanita y sus Samorost nos han demostrado que “otra aventura gráfica es posible”. Amanita es uno de los culpables de que aún conserve la esperanza en este género que tantas alegrías y horas de diversión me ha proporcionado.

 
The Tiny Bang Story

A primera vista, The Tiny Bang Story nos puede parecer un claro “homenaje” a Machinarium,  nada más lejos de la realidad, estos dos juegos son muy distintos, tan solo los une una estética similar (puro arte, todo sea dicho).
En The Tiny Bang Story nostros somos los protagonistas, disponemos de una gran cantidad de elementos con los que podemos interactuar lo que nos hará la labor de resolver puzzles muchísimo más entretenida, teniendo tan solo que pulsar en los diferentes objetos que componen la escena. El estudio ruso Colibri Games es el padre de la criatura.
Con este juego me lo pasé como un enano, en muchas ocasiones soltaba el ratón para poder contemplar detenidamente todos los escenarios.


The Whispered World

Daedalic Entertainment es el estudio responsable de The Whispered World. Se nota cuando un equipo pone empeño y cariño en hacer sus juegos. La receta es bien sencilla, si cogemos el tradicional sistema de juego point-and-click, unos cuantos puzzles, un diseño de personajes y escenarios precioso, y una banda sonora maravillosa, como resultado tendremos esta fantástica aventura que emana belleza y sensibilidad por todos sus costados. He de confesar que al igual que me pasó con Machinarium, con The Whispered World también me emocione muchísimo, nadie puede evitar sucumbir a esos momentos tan emotivos, y el que si cree que puede, no tiene corazón. Os lo recomiendo efusivamente si aún no lo habéis probado.

“Todos esos momentos no se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de las aventuras gráficas”.
LeChuck

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck

Latest posts by LeChuck (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: