7 deseos para la próxima generación

Siempre que se aproximan nuevas consolas se piensa en la calidad técnica, en más polígonos, en mejores texturas, más efectos pero todo a la vez incurre en que a veces la optimización no es la idonea y se usan diversos trucos para aumentar el impacto gráfico. Cosas como bajar la suavidad del juego, la resolución e incluso poner texturas pegote donde no da el sol. Diversos “trucos” que deberían desaparecer de una vez.

Y esos trucos vienen arrastrándose desde la anterior generación, cuando mucha gente valora mucho más que el juego funcione bien a que tenga una textura de mayor resolución a lo que puede mover. Entonces el camino a seguir para la siguiente generación, más que darle otro golpe a la calidad técnica, sería la de asentar esta en una buen nivel y subir a ese nivel éstos defectos.
1º Resolución. No puede ser que se vendiera esta generación como la del 1080p y se puedan contar con una mano los juegos realizados en ella. 720p e incluso resoluciones inferiores, devaluan las teles por las que nos gastamos un dinero, y lo gastamos para reproducir cosas que se vean a su máxima resolución. Menudos pegotes esos dientes de sierra a estas alturas, o los efectos de filtro en la visión para esconderlos, leáse Battlefield Bad Company 2 (la imagen tenía ruido y así disimulaban defectos, pero eso era más molesto que cualquier defecto) o Crysis 2 (Con un efecto parecido, disimulaban también la ciudad serrucho tan molona que habían montado). Ya no pido que se lancen a la próxima generación de resoluciones 4K, porque no creo que llegue todo a tiempo para ser barato, sin prisas. Está claro que Wii U no pegará este salto, pero ya se demostró que las HD eran importantes, así que depende de lo tarde que salgan las generaciones en Xbox y PlayStation.
2º FPS. Frames per second. Digamos que es la “fluidez” la velocidad a la que pasa cada imagen por segundo ante nuestros ojos, con más mejor, y lo óptimo hoy en día son 60 FPS. Muchos juegos pecan de tener unos bajones estrepitosos de frames en ciertas situaciones, además de que la mayoría están programados para ir a 30 FPS de forma estable. La ley a partir de ahora debería ser 60 FPS estables. Y si me tienes que quitar ese enemigo de más, me lo quitas, pero 60 FPS, por favor.
3º Texturas. Ver que el máximo exponente técnico de tu consola favorita tiene alguna textura suelta de Nintendo 64 da que pensar. Pegarse el trabajazo padre en los gráficos para después dejar descolgada alguna textura por donde no se suele uno fijar, parece una tontería pero esto también ha de terminar. Estos juegos dan muchísima libertad, y a mucha gente le gusta explorar y entretenerse en éstos bastos mundos. Cuando uno está flipado perdido y se fija en una mesa con la textura plana de turno dan ganas de llorar. Esto va atado a la potencia de las máquinas, así que, queremos optimización para no tener que usar estos trucos baratos.

4º Juego Online. Se busca evolución para jugar Online, motivo aquí. En consolas estamos atadísimos a la decisión de cada compañía con cada juego. Lo primero a pedir sería servidores dedicados siempre. Nos sablan un dinerazo, y después nos piden más, algunos con suscripción, otros con DLCs, etc, pero el lag sigue siendo en muchos casos un lastre que desmotiva al personal, aparcando finalmente el juego. Esto pasa sobretodo en los servicios gratuitos, como PSN y Wii, pero tampoco es perdonable, ya que es un servicio de valor añadido por el que hemos apostado al comprar la consola y los juegos.

5º Frescura. Tal como decía mi compañero Largo LaGrande, nuevas IPs y menos refritos. Inaudito era hasta hoy, tener toda una trilogía de la misma saga en la misma generación. Se muestran, la mayoría de veces, como una repetición poco evolutiva, aprovechándose del fenómeno fan que suscitan algunas de ellas. La nueva generación no solo debe dar pie a mejoras técnicas, sino también a aprovechar esa potencia para hacer cosas diferentes. Desde los juegos en 2D al 3D fue fácil tener nuevas formas, pero en realidad desde la pasada generación a ésta, la cosa se ha estancado bastante.

6º Testeo. Vale que las betas abiertas, privadas, etc son betas y para eso sirven, pero que nos cuelen un juego recién comprado con importantes errores, problemas y bugs que dañan la experiencia de juego es de locura. Hay mucha gente, fans que están dispuestos a testear gratis desde sus casas por tal de probar su juego favorito, lo llevan haciendo mucho tiempo, sobretodo en PC, pero en consola se da más bien lo primero, que nos la cuelan. Hace tiempo que no compro un juego de primeras para esperar los parches de turno.

7º Resistencia. No puede ser. No puede ser. NO PUEDE SER. Es imposible que una consola no te dure toda la generación, que tengas que cambiarla, que tengas que renovarla por un modelo slim porque la tuya ya no da más. Luces rojas, luces amarillas, lectores que dejan de funcionar, es realmente de locura. Hay gente que ha renovado varias veces la consola, algunas en garantía, pero otras por los cambios durante la generación, que si ahora vienen más resistentes y con más disco duro, que sí ahora es compatible con HDMI, realmente, una generación cerdícola en este ámbito. Este último punto me parece de lo más importante

Solo cumpliendo estas siete bases desearía una nueva generación de consolas, porque para gastarme un dineral y ver juegos hechos con prisas o descompensados, apaga y vámonos. Lo primero es lo primero, y si un juego me hace llorar, que sea por un gran guión y no porque se me caen los ojos. ¿Que le pedís vosotros a la próxima generación?.
Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora intento transmitir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. También amo la tecnología. Seguidme en Twitter y sabréis de qué hablo.
Sígueme en

Entradas relacionadas: