Análisis Titanfall

Tras muchas horas, y mucho enganche, toca analizar, al fin, Titanfall, el FPS más “hypeado” de los últimos tiempos. Y como suele ser habitual en un juego tan esperado como promocionado, la polémica está servida ¿Es este juego tan bueno como lo pintan o es todo promoción? ¿Ha tenido buen ojo Microsoft al asegurarse esta exclusiva en sus Xbox y PC Windows?. Hablemos un poco de lo que Titanfall ofrece, y analicemos si es la revolución que mucha gente anuncia.

análisis-Titanfall

Admito, que después de jugar ya la beta hace unas semanas, esperaba con ansias la salida de Titanfall. Soy seguidor de los FPS y no me parece para nada un género casual, más bien siempre ha sido un género de echarle muchas horas, que engancha muchísimo. Como he explicado varias veces yo provengo de los de Nintendo 64, obras maestras como Goldeneye y Perfect Dark, que eran más aventuras en primera persona que FPS al uso. Con Counter Strike en la primera Xbox encontré un género que me encantaba, dos equipos, una misión, organización táctica, algo de puntería y mucha tensión y emoción. Después de varias vueltas por los primeros COD, y los Battlefield, la verdad es que echaba de menos algo más original, y probando la beta de Titanfall me encontré con una buena dosis de novedades ¿Como no le iba a tener ganas a su salida?

 

Campaña

Una de las noticias más criticadas de Titanfall, es la que anunció Respawn desde un principio. Titanfall no tiene una campaña al uso. Nada de una historia super épica de un super piloto, con muchos momentos “Scripteados” (Escenas pregrabadas que parecen en tiempo real pero siempre suceden en el mismo punto y de la misma forma). Nada de eso. En realidad, si que hay un modo campaña en Titanfall, con algunas buenas ideas pero bastante mal aprovechadas.

La campaña de Titanfall consta de una serie de partidas multijugador, como las del propio modo, enlazando una historia sin demasiada cinemática de por medio a través de todos los mapas que completan el juego. Pudiendo iniciarla en cualquiera de los dos bandos, es un requisito indispensable para desbloquear los otros dos titanes, de los tres modelos que podemos jugar en Titanfall, pero no logra ser del agrado de la mayoría, pues como os comento, más bien son partidas multijugador encubiertas con una narración en el “lobby” con un tiempo de espera más alto de lo normal, y alguna pequeña introducción y conclusión a cada partida. 

análisis-Titanfall-2

La idea es muy buena, pero como os comento, te coge con el ansia de jugar y no es fácil atender a tanta “habladuría” cuando estás ansioso por montar en tu Titán y pegar unos cuantos tiros. Esperemos que para la más que posible segunda parte de Titanfall depuren este aspecto. Seguramente en Destiny de Bungie si podamos jugar a una campaña multijugador mucho más abierta e integrada.

Un juego hecho para el multijugador

Pues sí, me extrañaba a mí muchísimo como juegos como Call of Duty y Battlefield seguían metiendo algunas campañas a las que muchos de sus fans ni siquiera llegan a probar. Entiendo que algunos jugadores todavía se ven más atraídos por los modos de un jugador que los multijugador, pero el boom del género FPS se ha debido a la posibilidad de jugar online y medir tus fuerzas con y contra otras personas, y aquí Respawn, los desarrolladores de Titanfall, han puesto toda la carne en el asador para sea un multijugador de los más completos, con un montón de nuevas y novedades, que, como creadores de los mejores Call of Duty, podíamos confiar en que lograrían una buena experiencia.

La gran novedad de Titanfall son las diferencias de jugabilidad al contener en una misma partida a los pilotos y los titanes. Los pilotos gozan de una gran velocidad, capacidades tácticas y la gran habilidad de trepar muros y caminar a través de ellos, gracias también al Jetpack que portan a sus espaldas. Los titanes, por su lado, son enormes “Mechas” que son llamados por sus pilotos, a los que podemos controlar en primera persona o dejar que su IA se haga con el control. Aún dejándolos actuar de forma independiente, podremos indicar si queremos que hagan guardia en alguna zona o preferimos que nos sigan y protejan a nosotros, como pilotos, para poder subirnos en cualquier momento.

análisis-Titanfall-3

Sin duda, esas novedades son las que hacen a Titanfall diferente, y si escuchas o lees a alguien decir que es “un Call of Duty con mechas” se equivocan mucho, pues en lo único que tienen cierto parecido es en el dinamismo y velocidad de las partidas, pero el juego de Respawn va mucho más allá, con muchísimas más posibilidades.

Otra de las refrescantes ideas de Titanfall, parecen recogidas de juegos  como el poco acertado Brink o Mirror’s Edge, el parkour, y del gran multijugador de Crysis 2. Estoy hablando de la verticalidad de los escenarios y la habilidad para recorrerlos. No es algo que nos haya hecho antes, y es que desde que los FPS son los reyes en las consolas, parece que los desarrolladores hayan temido que seamos capaces de controlar nuestro punto de mira hacia diferentes altitudes con los sticks, cuando en PC siempre han tenido FPS muy veloces gracias al ratón, y parecían haber implantado una moda de unos mapas bastante planos. Titanfall abre miras dando más verticalidad al diseño de sus campos de batalla, con un gran control y da la capacidad a los pilotos de poder trepar y subir allá donde te imagines, que sumado a la gran libertad de sus enormes mapeados, se muestra realmente refrescante respecto a lo que nos tienen acostumbrados últimamente.

Una curiosa novedad hizo temblar los cimientos de Titanfall en su anuncio, y fue el número de jugadores. El límite de jugadores se puso en 6 VS 6, y el mundo clamó al cielo “PORQUÉ!”, “TITANFAIL”, etc. Y sí, hasta eso ha tenido respuesta, porque además de los pilotos y los titanes, tenemos a soldados y espectros controlados por la IA que también intervendrán en segundo plano en la batalla. Sí, las batallas la forman siempre grandes hordas de soldados, y aquí no iban a ser menos pero solo los pilotos, controlados por los jugadores, son capaces de controlar y utilizar  los titanes, y todos los soldados controlados por la IA solo están para dar equilibrio, evitar un poco el campeo y, sobretodo, dar puntos con su muerte, pues el modo principal de Titanfall suma puntos con muchas formas de actuar y no solo matando a los pilotos y titanes del bando contrario.

Como comento, todos estos detalles traen un gran equilibrio a la jugabilidad y nunca nos aburrimos. Le sumamos a todas estas características las habilidades propias de los pilotos y los diferentes titanes, que iremos desbloqueando y probando según avanzamos en su sistema de niveles (Además de poder ir reiniciando el “prestigio”, llamado aquí “Regeneración”) y la inclusión de las cartas. Las cartas nos dotarán de unas habilidades especiales normalmente subidas de vueltas respecto a las principales, que podremos usar como mejor nos convenga cada vez que hagamos “respawn”. Las tendremos a nuestra disposición para configurar en el lobby antes de la partida, las elegiremos entre una baraja que iremos desbloqueando a lo largo del juego. Digamos que son una especie de ayuda para utilizar después de haber muerto para darle la vuelta a tu suerte.

Apartado técnico

Habiendo probado tanto la versión PC como la de Xbox One, debo decir que ninguna de las dos demuestra lo que la “nueva generación” puede hacer, aún así hay que juzgarlo tal y como lo que es, pues no pone solo a 12 jugadores en el ruedo, sino también titanes a los que podemos controlar o dejar elegir su propio destino bajo su IA, además de decenas de soldados que harán su lucha propia dentro de unos inmensos escenarios, especialmente diseñados para hacernos disfrutar como niños de sus posibilidades, y todo junto a montones de gigantescas explosiones, pilotos saltando por los aires eyectándose de sus Titanes, etc.  Solo le puedo poner pegas a la versión de Xbox One, una de cada treinta partidas me ha sucedido que, en un momento dado, ha tenido un bajón de frames extremo durante tres o cuatro segundos, que pueden ser muy valiosos en un juego tan dinámico como Titanfall. Nada que no sea solucionable con alguna actualización. En general, el juego luce bien, aunque se nota esa resolución por debajo de los 1080P, también muy discutida, que lo hace deslucir un poco respecto a su versión en un buen PC Gaming. Nada evita que puedas disfrutar al 100% del juego, aún así, le ha sentado algo mal comenzar su desarrollo en la anterior generación (En donde por cierto saldrá la versión de Xbox 360 que ha visto retrasado su lanzamiento y todavía no han salido imágenes).

Conclusión

Como véis, y como siempre, no hablo de modos, no hablo de todo lo que contiene el juego, hablo de sensaciones, hablo de que pruebes y degustes uno de los mejores FPS de los últimos tiempos. Titanfall puede mejorar, todos los juegos pueden hacerlo, pero no merece que esperes a una segunda parte, debes probar este juego. Titanfall no es ninguna revolución, es una unión homogénea de conceptos que funcionan muy bien juntos y hacen disfrutar al jugador. Aún con ello, esperamos en Titanfall 2 una confirmación, como ya fueron capaces en su día de Modern Warfare a su segunda parte, además de su salida multiplataforma tan implorada por los que se han quedado sin Titanfall.

Después de leer esto os animo ver nuestro especial unboxing de la edición coleccionista del juego al estilo LeChuck™, o comprar Titanfall al mejor precio aquí.

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora, y desde 2011, intento transcribir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. Además de este mundillo también amo el de la tecnología, seguidme en Twitter y sabréis de que hablo.
Sígueme en

Latest posts by Museboy (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: