The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D. Análisis para nostálgicos

Las aventuras de Link vuelven, con la nostalgia como aliada, para recordarnos porque ha sido y es el juego con mayor puntuación de media en Metacritic, y con mayor puntuación en los corazones de miles de juegoaficionados.

Como sabéis la mayoría, Ocarina of Time es considerado por muchísima gente el mejor Zelda  (cosa que no comparto) y uno de los mejores juegos en general de la historia. El juego da comienzo con Link durmiendo ( un clásico en la saga) y nos introduce de lleno en un marrón muy grande cuando Navi se acerca a darte un mensaje del Gran árbol Deku, pues el confía en ti para averiguar que está pasando en el interior de su tronco (pero estaba el ahí cuando se metían contigo por no tener hada como los demás kokiri?).
A partir de ahí, Link se ve envuelto en una aventura muy especial, en la que suceden acontecimientos inesperados e incluso viaja en el tiempo. Una historia sencilla, buenos, malos, etc, pero muy bien llevada, como un buen cuento de hadas, y con el universo de la saga por bandera, por supuesto.

Gráficos y sonido

En cuanto al apartado técnico, Ocarina of Time 3D no es lo que se dice un remake. El juego ha cambiado muy poco o nada. Yo lo equipararía más bien a lo que se suele hacer con juegos antiguos en Xbox 360 o PS3, la moda de reeditarlos en HD. Zelda 3DS es una reedición en 3D. No os esperéis mucho más que eso. Todo es prácticamente igual, con su, eso sí, mejora de texturas, algunos polígonos mejor puestos ( sobretodo en los personajes), y el genial añadido en 3D ( Ver abrirse el templo del tiempo ante tus ojos es una maravilla), pero sigue siendo el mismo gran juego.
Un detalle que me ha gustado, es que en el templo del agua, que han aportado unas texturas más majas señalando donde se baja y sube el nivel de ésta. Eso hará más fácil la que se dice que es la mazmorra más liosa del juego. Yo en su día me la pasé ( totalmente ajeno a que existiera el traje Zora) con mis vestimentas verdes. Imaginad a alguien con las botellas llenas de hadas porque había zonas que era imposible llegar buceando sin morir. Eso si que era difícil y desquiciante!
Otro detalle es la existencia de las piedras Sheika, nuevas piedras que te dicen que debes hacer en ese momento, eso sí, hay muy poquitas, en el templo del tiempo y al lado de la casa de Link en el bosque, para cuando cargues partida recuerdes por donde ibas.
Escenas muy emocionantes las vividas con Sheik

La banda sonora sigue rayando al mismo gran nivel que su primera edición, eso sí, ni orquestas ni leches. Para el 25 aniversario podían haberse estirado algo más.

 

Controles

El control es bastante diferente a Nintendo 64. Habrán cosas que te gusten más y otras menos. Por ejemplo, tener algunos botones en la táctil, botones de más, el mapa, etc, es bastante útil, aunque no es lo más cómodo del mundo a la hora de manejar los objetos, se agradece tenerlos ahí. Si necesitas presionar los botones L y R a la vez la consola se hace pequeña en tus manos y le falta agarre, sufriendo incluso por una posible caída. El stick analógico mejora el control habido en Nintendo 64, aunque, en según que situaciones, se hace mucho más incómodo, y como sabéis el stick de 3DS no tiene ninguna rugosidad, por lo que tiende a escaparse del dedo. Una idea interesante ha sido la de controlar los disparos en primera persona, de flechas, arco, gancho o simplemente ojear algo, con los giroscopios de la consola. La verdad es que eso es muchísimo más cómodo, y en cuanto le coges el tranquillo se nota mucho respecto a Nintendo 64. Eso sí, recuerda mover la consola perpendicularmente a tus ojos si no te quieres quedar sin ver a lo que apuntas, viéndolo doble (el 3D se convierte en 0,5D :P). También hay una nueva función con los giroscopios en el Z-target ( Botón L) de siempre, que adquiere nueva dimensión si podemos ojear un poco hacia todos los lados inclinando la consola, dando una cámara muy parecida a la que nos daba Ico o Shadow of the colossus cuando movíamos el stick derecho.
El rediseño de link ha traído polémica, sobretodo en su versión niño.

Conclusiones

Como véis, estoy siendo bastante crítico con la versión de Ocarina of Time 3D. Sigue siendo igual de genial, no os quiero engañar, y te vuelve a enganchar como aquella navidad del 98, que todos estábamos pegados a nuestra Nintendo 64, viviendo una aventura que ningún sonyer de la época podía imaginar que se estaba perdiendo, pues la consola no vendió ni la mitad de Playstation en España, pero se que queréis escuchar más los contras que los pros.
La pantalla táctil se hace muy útil, como si fuera tener un smartphone en Hyrule
Con esto quiero cerrar debate en cuanto a nostálgicos que cogerán la consola por este juego. Es mágico jugarlo, y es mejor jugar con un control muy bueno ( con algunas pegas) que en un emulador, pero no deja de ser el mismo juego. Se que igualmente lo comprarás y lo juzgarás por ti mismo, y disfrutarás el juego como yo, como todas esas veces que lo pasaste en su versión original en Nintendo 64. Pero es solo eso, el juego sigue siendo tan bueno como siempre, y es digno de revivir, de rejugar, y de redisfrutar, pero os dejo juzgar por vosotros mismos si vale la compra de toda una consola de 250€ por el.



Nota: Si nunca has jugado 10/10, si lo has hecho 9/10

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora intento transmitir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. También amo la tecnología. Seguidme en Twitter y sabréis de qué hablo.
Sígueme en
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: