Análisis Shardlight

Shardlight es la nueva aventura point and click de Wadjet Eye Games, un estudio característico por la calidad narrativa de sus aventuras gráficas y su precioso pixelart. Después del mundo cyberpunk de Technobabylon, ahora nos adentramos en un futuro post apocalíptico donde sobrevivir es todo un reto.

Shardlight

¿Os imagináis un mundo sin tecnología, agua o electricidad? ¿Y donde sobrevivir sea vuestro único objetivo en un mundo devastado por la guerra? Este es el escenario post apocalíptico que plantea Shardlight, la nueva aventura gráfica de Wadjet Eye Games diseñada por Francisco González, quien ya nos sorprendió con Golden Wake, sin embargo, en esta ocasión, el juego se tiñe de tonos ocres para sumergirnos en una atmósfera sombría.

Shardlight nos pone en la piel de Amy Wellard, una joven que lucha por sobrevivir en un mundo devastado y amenazado por el “Green Lung” (Pulmón Verde), una enfermedad infecciosa y letal, especialmente para las clases más desfavorecidas, que tienen que realizar duros trabajos para optar por una vacuna. Por otro lado, los ricos, fieles seguidores del gobierno opresor, obtienen privilegios únicos y viven sin preocuparse por la falta de recursos. La vida de nuestra protagonista da un giro cuando se infecta, y a partir de ahí comienza su carrera contrarreloj para obtener una cura, pero por el camino descubre oscuros secretos que podrían cambiarlo todo.

Shardlight

Como veis, la historia de Shardlight no es original y ya hemos visto cientos de veces mundos post apocalípticos con escasez de recursos, gobiernos corruptos y gente que cae en los instintos más primarios para sobrevivir pero aún así la trama es atractiva y engancha hasta el final, con una sucesión de actos muy bien diseñados y emocionantes. Por otro lado, el título ofrece algo bastante novedoso en el género que es la toma de decisiones, y en diferentes momentos de la historia tendremos que posicionarnos en un bando y elegir cómo hacemos las cosas, esto variará ligeramente los diálogos y situaciones. Además, cuenta con tres finales diferentes.

Wadjet Eye Games sabe sin duda imbuir a sus personajes de gran personalidad y carisma y aquí lo vuelve a demostrar. Particularmente me apasionan sus protagonistas femeninas, como Rosa de la saga Blackwell, y ahora Amy, una mecánica que hace chapuzas para el gobierno. No es una heroína, ni la mujer más valiente del mundo, simplemente quiere un futuro mejor y lucha con uñas y dientes para conseguir ese objetivo. Pero Amy no está sola, tiene buenos amigos que le echarán una mano y se unirán a su gesta, permitiendo que conozcamos parte de su pasado si así lo deseamos, igual ocurre con la información del mundo antes del apocalípsis, datos que obtendremos a través de objetos y personajes que vivieron esos tiempos, aunque para los más jóvenes sonará casi a chiste.

Shardlight

La potencia narrativa de Shardlight se incrementa con la atmósfera inerte de cada pantalla, es así como se distancia de aventuras amables o humorísticas vistas anteriormente. En esta ocasión el estudio nos sorprende con un juego crudo, con frecuentes imágenes de cuerpos en descomposición, esqueletos y restos de edificios en ruinas donde la supervivencia y el poder están por encima de la compasión. Los colores apagados te hacen sumirte en la desesperación y la muerte se respira en todo momento con frecuentes escenas crueles que nos pondrán los pelos de punta. No obstante, aún hay algún atisbo de esperanza de la mano de gente humilde que busca un futuro mejor, como nuestra protagonista, que antepone su propia salud por el bien común.

Gráficamente, el juego no ofrece nada nuevo, es el pixelart de siempre, pero teñido de tonalidades marrones y pequeñas luces verdes que dan un poco de claridad a un mundo donde la electricidad es para unos pocos, quizá por esta razón las pantallas no son tan detalladas y vistosas como en otras aventuras del estudio. En cuanto a la resolución, el juego está limitado a 320×200 y no hay forma de modificarlo desde las opciones, lo que puede provocar que dar con objetos sea más difícil, aún así Ben Chandler ha hecho un buen trabajo artístico dadas las limitaciones técnicas.

Shardlight

El apartado sonoro del juego lo podemos resumir en Shelly Shenoy, es decir, la voz de la Amy, quien ha hecho un excelente trabajo dotando de personalidad a la protagonista. Es increíble que a pesar del limitado apartado gráfico te pueda meter tanto en la historia. El resto de actores también hacen un buen papel y los diálogos cobran vida. Se me quedó grabado el momento en el que Amy y los niños cantan diferentes canciones de la comba, un momento tierno y al mismo tiempo perturbador.

Hablemos de los puzles de Shardlight, que aquí es donde la cosa se pone divertida. Las aventuras de Wadjet por lo general son accesibles para todo el mundo y su mayor complicación reside en hallar algún objeto escondido, pero Shardlight nos pone aprueba con algunos puzles, concretamente uno os aseguro que os traerá de cabeza, tan solo recordad esto: “el puzle de la pizarra”, uno de los primeros del juego que volvió loco a más de un beta tester y redactor, donde yo me incluyo. Precisamente, si tenemos los comentarios del equipo activos, hay uno de Francisco González, el diseñador, que relata que muchos jugadores se quedaron atascados ahí. Mi desesperación con dicho puzle fue tal que tuve que pedirle auxilio, y después comprendí que iba bien encaminada pero en este caso el idioma fue una barrera para comprender la parte final de la solución. A pesar de mi frustración, compartida con Museboy, recordé que un momento así no se sucedía en mucho tiempo y reviví por un instante la sensación de jugar a las aventuras de los 90 como The Dig, donde la guía de la Micromania salvó mi vida. Pero no os asustéis, salvo “el puzle de la pizarra™” creo que el resto son lógicos y no os llevarán más que unos pocos minutos, lo importante es ejecutarlos en el momento adecuado y en el orden establecido, y tened en cuenta que algunos se resuelven tan solo hablando con el personaje idóneo.

Shardlight

En definitiva, Shardlight es una experiencia francamente fascinante, con una historia bien construida y una atmósfera oscura y penetrante. Si en inglés no te supone un problema, y adoras las aventuras gráficas clásicas, deberías ponerla en tu lista de deseados.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: