[Monster Hunter World] Diario de una cazadora novata

No estaba muy segura de escribir este diario, pero me animé al pensar que quizá hay muchos futuros cazadores que tienen dudas en este momento. ¿Vale la pena adentrarse en el Nuevo Mundo siendo novato? ¿Es muy duro ser cazador? Espero que estas líneas con mis vivencias sirvan para aquellos indecisos.

 

Día 1

Hoy emprendo un nuevo viaje hacia el Nuevo Mundo. No sé qué me espera allí pero seguro que viviré muchas aventuras con mis compañeros. Me tengo que esforzar para convertirme en una buena cazadora. Luego escribiré un poco más, ¡vamos a partir!

Aún me tiembla el pulso al intentar escribir esto. ¡Un enorme dragón atacó nuestro barco! Sobrevivimos de milagro. No sé aún ni cómo conseguimos llegar al campamento principal pero aquí estoy, en mi habitación con mi fiel compañero felino Nozoneko. En fin, no quiero pensar mucho más en ello de momento. Ahora solo debo concentrarme en convertirme en una cazadora de élite.

Qué haría sin mi Nozoneko, me ayuda en batalla y recoge materiales

Día 2

El comandante ha enviado un equipo a investigar el extraño dragón pero, por ahora, lo más inmediato es explorar el territorio para familiarizarse con la flora y fauna. El bosque primigenio es un lugar singular. Para abrirnos paso tenemos que acabar con peligrosas criaturas, aunque los investigadores también me han encargado capturar algunos monstruos para estudiarlos en profundidad (¿Cómo demonios quieren que haga eso?).

Algunas bestias son letales. Sería una temeridad enfrentarse en solitario. Por suerte, mis colegas cazadores siempre están dispuestos a echarme una mano. A veces voy con amigos de expedición; otras respondo a las señales de socorro y acudo a la posición de cazadores anónimos en problemas. Salir de caza en compañía siempre es más seguro y divertido. Creo que se me empieza a dar bien esto.

Día 3

El campamento principal siempre está muy animado. Aún no conozco bien a la gente ni los principales puntos de interés, pero no dejo de visitar la Forja para mejorar mi equipo y crear nuevas partes con los materiales que me proporcionan los nuevos monstruos. Mi gran katana aún necesita trabajo, debería investigar sobre nuevos materiales para forjar una más potente.

Gran Jagras, menudo día me diste…

Me da un poco de vergüenza admitirlo, pero mi técnica de combate aún está muy por debajo de la media. Sé que mi katana será definitivamente mi arma principal y me siento muy cómoda con ella, además, me gusta el estilo de lucha a dos manos, pero necesito pulir mis movimientos. De momento, encadenar los principales golpes es fácil y he aprendido a controlar mi potencia para asestar los más letales. Me sentí muy orgullosa cuando después de sucesivos espadazos cogí impulso para dar un enorme salto y caer propinando un golpe mortal sobre una bestia. No sé si seré capaz de hacer más cosas así. Luego me pasaré por la zona de entrenamiento para seguir practicando. Quizá me atreva con otro tipo de armas.

Día 4

Tengo tanto que aprender… Fabricar materiales es una tarea ardua pero imprescindible para crecer como cazadora. A veces me desespero un poco con tanta información (los malditos investigadores me traen de cabeza, ufff) Sin embargo, ya van saliendo mis primeras creaciones. He fabricado varias trampas eléctricas y algunos tranquilizantes para bestias. Sin embargo, los malgasté tontamente con un estúpido bicho con aspecto de gallina que atrapa piedras para golpearte con ellas. Intenté debilitarlo para luego lanzarle la trampa y el somnífero (y yo que pensé que tan solo tenía que lanzarle la red. Será mejor que no se enteren los otros…) pero no funcionó y en el proceso acabamos con la desdichada criatura. Los científicos se enfadaron un poco, pero ya les dije que hay más bestias de esas. A veces echo de menos mi vieja vida.

Día 5

¡Al final capturé al monstruo-gallina (tengo que repasar el bestiario, sí…)! Tan solo tuve que debilitarlo y usar una trampa. Sencillo. Ahora lo tienen expuesto en la base como si fuera un animal de feria. Aquellos locos eruditos son capaces de dejarlo ahí para entretenimiento de la gente.

Este tipo está loco. Verás cuando despierte…

Creo que ya he escrito suficiente sobre mí, debería dedicar unas líneas al resto de cazadores. Por aquí he conocido a gente muy agradable, para empezar la Encargada. No recuerdo su nombre (creo que nunca se lo pregunté) pero me mantiene al día sobre misiones y temas de interés para los cazadores. Ella estuvo a mí lado cuando tuvimos el pequeño “accidente”. Es un poco torpe e inocente pero se puede confiar en ella. Luego está el Líder del Equipo de Campo, un cazador veterano que me acompañó durante mis primeros días. Un tipo curtido y algo seco pero supongo que es algo natural cuando llevas tantos años despedazando monstruos. El comandante confía plenamente en él, y siempre está a su lado aconsejándole. Del jefazo poco puedo escribir, pero parece que sabe lo que se hace y sus investigaciones están dando sus frutos. ¿Lograremos dar con los dragones ancianos?

Sin embargo, la alegría del campamento es Poogie, un simpático cerdito que vive cerca del mercado. Siempre le doy mimitos (y siempre me acaba lanzando por los aires de un cabezazo). Creo que me está cogiendo confianza. En nuestros viajes también hemos conocido viejos cazadores que exploran la zona sin temor. Un pescador del Bosque Primigenio me dio una valiosa lección de pesca. No me va a ir nada mal. También tengo mis utensilios para asar carne. ¡Menú variado!

Maldito bicho blandito 🙂

Día 6

Por cierto, ¡qué no se me olvide! Ayer vi algo impresionante: Dos monstruos gigantescos comenzaron a atacarse. Antes de eso, estaba con mi colega cazador intentando acabar con uno de ellos cuando de repente otro entró en su territorio y a continuación se enzarzaron en una cruenta batalla. En ese momento corrí a usar mi manto de camuflaje para observar la pelea sin peligro de ser visto. Jamás he vivido algo tan impactante.

Estos últimos días he estado cotejando la zona y entrenando contra enemigos no muy duros. Necesito enfrentarme a monstruos débiles antes de dar el paso al próximo objetivo (ese que nos ha derrotado ya 2 veces, maldito seas…) Es una buena práctica también para conseguir materiales y así forjar nuevo equipo. Estoy un poco decepcionada con mi katana, no consigo que haga mucho más daño a pesar de mejorarla y, además, estoy en un punto donde no puedo hacer mucho más porque hay materiales que desconozco. Paciencia, ¿no? Mi fiel compañero Museboy se ha desecho de su espada y escudo por un espadón a dos manos que hace un daño terrible. Quizá es el momento de un cambio…

En fin, que tenemos expediciones pendientes y mucho trabajo por hacer. El nuevo mundo es peligroso y al mismo tiempo emocionante. ¿Qué puedo decir? Me encanta. Creo que volverme cazadora ha sido una gran decisión y os animo a todos vosotros a dar el paso. No sé si volveré a escribir mucho por aquí, pero que esto quede de legado por lo que pueda pasar ahí fuera. Suerte.

Arashi.

La cazadora (menos) novata.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en
Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: