La Fuga de Deponia (Análisis) ¡Las Aventuras gráficas están de vuelta!

Eso sí alguna vez se han ido, ya que opciones no nos faltan desde que el género de la aventura gráfica vive una segunda juventud, quizás debido a su posible segunda viabilidad en tablets. Ya vimos los primeros 10 minutos para saber de que palo cojeaba esteLa Fuga de Deponia y tras finalizarlo, vamos a analizar sus pormenores ¿Vale todo lo que parece esta aventura gráfica?
Rufus, el protagonista de la aventura, es un tipo algo barriobajero que le hace la vida imposible a su novia Toni. El se ve encerrado en su pueblo, Deponia, del que solo ve una posible salida, salir disparado con su propio invento hacía el Elíseo, una ciudad flotante de la que se cuentan maravillas. Los Deponios no tienen ningún tipo de acceso ni transporte al Elíseo, ya que desde arriba se considera un lugar inhabitable, al estar confeccionada mayoritariamente con escombros. Comenzando por ahí, el argumento de la aventura parece a la altura de encontrar “la isla de los monos”, llegar al Elíseo algo bastante imposible, y las leyendas solo hablan de gente que lo ha intentado y ni tan siquiera ha vuelto, incluido el padre del propio Rufus.


La Fuga de Deponia es una aventura gráfica “point’n click” a la antigua usanza, tenemos la gran noticia de que no necesita de un teclado para nada. La manía de usar el teclado y el ratón en una aventura gráfica (las cuales nunca pretenden ser de habilidad jugable, sino más bien mental) estaba en algunos juegos, considerados “aventuras gráficas”, demasiado usado últimamente, y volver al ratón para todo es una de las pequeñas delicias que nos trae este juego.

El apartado gráfico es uno de los más cuidados del juego, artísticamente es impecable (En mi opinión este estilo habría quedado genial en los remakes de Monkey Island, más cómico y rechoncho), y surgen montones de animaciones muy trabajadas y graciosas. Un gran trabajo.
Los efectos sonoros son también muy potables, y la música raya a gran nivel en algunos puntos, quizás un poco monótona la que siempre hay cuando no sabes por donde tirar en el juego (esa que ambienta Deponia tan “metálica”). El doblaje al español es un puntazo, realmente excelente y muy bien llevado, además de la adaptación al castellano, que también se tiene que tener en cuenta, hasta las canciones de principio de cada episodio del juego están excelentemente adaptadas a modo de narración con humor y rima.


Los puzzles
en “La Fuga de Deponia” no son los reyes de la innovación, pero sí destilan el humor “monkeyislandesco” que todos vemos en este juego, algunos coherentes otros absurdos, hasta que pasas ese punto y dices “OH YEAH”. Entretenidos y de dificultad media. Como suele pasar en este tipo de aventuras, habrán momentos que darás vueltas y vueltas y probarás todas las combinaciones, escuchando las graciosas, y coherentes a tu intento, respuestas de Rufus ante tus intentos poco fructuoso.

De La Fuga de Deponia obtenemos una aventura gráfica con muchas intenciones de traer de vuelta el humor de Monkey Island, así que no podemos dejar de lado esta aventura que tiene un PVP en tiendas de 19,90, y podemos encontrar por menos en nuestra tienda online favorita.

Nota: 8/10
Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora intento transmitir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. También amo la tecnología. Seguidme en Twitter y sabréis de qué hablo.
Sígueme en

Entradas relacionadas: