Impresiones Beta Destiny 2

Hace unos años, Bungie abandonó la saga Halo para adentrarse en una nueva aventura de ciencia ficción llamada Destiny. El nuevo viaje tenía que durar unos 10 años pero parece que el título no ofrecía suficiente contenido para tanto tiempo y se apresuraron en el desarrollo de Destiny 2, el cual tiene prevista su llegada el próximo 6 de septiembre. Esta semana ha comenzado la beta en consolas y hemos podido entrever qué nos deparará la segunda parte de la franquicia. ¿Estamos ante un salto importante o un Destiny 1.5?

Son muchas las dudas que rondaban por mi cabeza con los nuevos datos de Destiny 2. Leyendo la información oficial y echando un vistazo a los tráilers, el hype iba y venía, pero el recuerdo de la decepción de la primera parte aún estaba muy presente. Aún así no quería cerrar la puerta a Destiny 2 y la beta era una buena oportunidad para hacerme una idea.

La beta de Destiny 2 nos ofrece un episodio introductorio del modo historia y dos 2 modos de juego, el Crisol y Asalto. Después del primer juego, una de las cosas que más me preocupaban de Destiny 2 (y aún me preocupan) era el modo historia tras la insulsa trama del juego original, sobre todo para los que no compraron las expansiones. El prólogo de Destiny 2 empieza de forma rápida y frenética con el ataque implacable del enemigo sobre La Torre. Sin embargo, la desgracia no acaba ahí, en el cielo observamos aterrados como al Viajero le están drenando su poder y, en consecuencia, los guardianes están perdiendo su luz. Este pequeño aperitivo de fuego y destrucción deja con la boca abierta y me hace pensar que dicha introducción es mejor que toda la campaña del juego original, ya que, precisamente, esta es la intensidad que le faltaba al primero. Deseo que la historia continúe con buen nivel. Por cierto, mención especial al Jefe Turbina del mal, digno de un Dark Souls.

El Crisol es el modo multijugador competitivo (o PVP) de Destiny 2, pero a diferencia del anterior, los combates son 4v4 en todos los modos. En la beta está disponible “Cuenta Atrás” y “Control” en el mapa Midtown y Endless Vale, respectivamente. En Cuenta Atrás, tenemos que poner cargas y desactivar las del enemigo; en cuanto a Control, es el más que conocido modo de tomar todas las bases y sumar puntos para derrotar al rival. Me gustó especialmente el mapa de Cuenta Atrás, Midtown, ya que no se parecía a ningún escenario visto en el primer juego. Estamos en una ciudad abandonada; una como la que veíamos desde La Torre y nunca alcanzábamos. En ese momento deseé que en la campaña se pudiera disfrutar de escenarios así. En cuanto a Endless Vale, pensaba que estaba jugando a un mapa de Destiny, así que tiene bien poco de original. Lo que más me preocupa del Crisol es el posible desequilibrio entre niveles y equipación, algo que ocurrió en Destiny, y que puede lastrar la experiencia a muchos jugadores. Espero que hayan aprendido del primero de cara a buscar un juego balanceado.

También estuve echando unas partidas en Asalto, el modo que permite disfrutar machacando oleadas de enemigos en escuadra. El mapa escogido para la beta es “La Espira Invertida“. Allí nos topamos con Cabal masillas, unos bichos gordos con cara de pocos amigos, otros de su misma familia con lanzallamas… Resumiendo, enemigos de diferente niveles que tuvimos que hacer frente hasta llegar al jefe de zona, al que rebanamos el pescuezo para conseguir el preciado botín. Rápido y simple, salvo por unas caídas de incontables metros de altura en las que no controlamos bien nuestro planeo y nos costó múltiples fracturas, es decir, que nuestra barra de vida se quedó temblando. Cuidadito con eso. Este modo, a resumidas cuentas, es para conseguir buen loteo, y a quien no le importe repetir infinitas veces lo mismo, lo disfrutará.

Las clases Hechicero, Titán y Cazador perduran en esta segunda entrega. Yo opté de nuevo por hechicero y observé que tenía nuevas y renovadas habilidades. La más obvia era el campo de sanación que restablecía poco a poco la barra y también otorgaba un poco de armadura al estar dentro. Por otro lado, hay nuevos súper ataques (super cargadas), que son aquellos que podemos utilizar cuando se completa la correspondiente barra. A estas habilidades especiales el juego les ha acuñado el término de subclases (aunque llamar subclase a esto es de ser bastante “optimista”) El Hechicero dispone de una espada imbuida en fuego con la que lanza grandes fogonazos; el Cazador, en cambio, tendrá un bastón para atacar cuerpo a cuerpo; y, por último, el Titán se armará con un escudo que mandará a los enemigos por los aires. Todos ellos impactaron en mis vértebras, je. Podemos cambiarlos por los de Destiny 1 donde mi hechicero lanzaba una gran bola de energía. Tanto las Súper Cargadas como las otras tres habilidades con las que contaba mi hechicero, tardaban demasiado en cargar, y sin las habilidades de clase Destiny 2 se convierte en un shooter genérico. Sería de agradecer si lo ajustaran.

En esta beta, a las tres clases de personaje se les ha prestado un equipo legendario con armas restringidas a 200 de daño. Se pueden conseguir más en Asalto pero no superarán dicha cifra. Lo realmente complicado es hacerse de nuevo a los controles y escoger un arma con la que nos sintamos a gusto para cada uno de los huecos disponibles. Me costó un buen rato acostumbrarme a una pero finalmente me decidí por un fusil que lanzaba una ráfaga de 3 disparos; me pareció más estable y fácil de manejar que el resto. En cuanto a jugabilidad, hay poco que decir, sigue siendo fiel al primero y no he percibido grandes cambios. La falta de costumbre al saltar y planear era muy notable en mi caso, pero un buen lugar para entrenar fue el Crisol. Creo que al juego le quedaría como anillo al dedo un parkour estilo Titanfall; echo de menos ese tipo de agilidad en mi guardián.

Como conclusión general, podría decir que no hay nada en esta beta que me haga pensar que Destiny 2 es muy diferente del original. Asimismo, los modos escogidos para esta beta no son muy adecuados para atraer al jugador indeciso. Como nota positiva, la introducción al modo historia me ha dejado un buen sabor de boca pero me golpea la duda de si continuará con tan buen ritmo. No obstante, Destiny atrajo a millones de jugadores por el modo coop y el sistema de progresión y loteo, y esos usuarios repetían las mismas misiones hasta la saciedad sin cansarse. Quizá para ese tipo de jugador es una buena noticia que Destiny 2 sea un juego continuista, pero en mi caso veo el título como un producto reciclado con algunos adornos para venderlo como secuela.

El juego, como otros que han salido en los últimos años, sigue siendo una aproximación al formato shooter/mmo que aún cojea y solo el tiempo dirá si encuentra un lugar en la variopinta cantidad de géneros del mundillo. De momento, tengo tiempo hasta septiembre para meditar si vale la pena volver a un posible juego repetitivo con la esperanza de que la historia y la ambientación sean suficiente para lanzarme con mi guardián a la guerra.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Latest posts by Arashi (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: