Análisis Gabriel Knight: Sins of the Fathers 20 aniversario

“Gabriel Knight” es sinónimo de aventura. Es por ello que es normal que cualquier jugador que se haya curtido en la revoltosa década de los videojuegos que fueron los años 90, asienta al oír ese nombre de forma vehemente hasta casi caérsele la cabeza al suelo, mientras exclama algo así como “¡Esas sí que eran aventuras gráficas, copón!”. De todas maneras, el jugador viejuno ha aprendido —a base de muchas ostias— a recelar de remakes y productos que vienen a lucrarse gracias al buen nombre de ilustres licencias añejas. Ya os adelanto que en este caso poco hay que temer con este remake que sabe mantener el encanto del original Gabriel Knight: Sins of the Fathers, que nos brinda Pinkerton Road Studio por su vigésimo aniversario.

Gabriel-Knight-Sins-of-the-Fathers-remake-1

Hablar de la saga Gabriel Knight es hablar de la mente co-creadora detrás del personaje y la saga: la escritora Jane Jensen. (Y también de la gran game designer Roberta Williams, por supuesto). Gracias principalmente a las aventuras del chulesco escritor de lo paranormal, Jensen se convirtió en una estrella reconocida, y consiguió una repercusión notable que a día de hoy sigue vigente cada vez que se lanza un juego que lleva su firma en el guión (Gray Matter, Moebius…).  Es por ello que es un placer ver que tanto el personaje como la autora vuelven por sus fueros, aunque muchos, entre los que me incluyo, preferirían que este reencuentro se materializara en forma de cuarta entrega y continuación de la historia. En este sentido, la intención por parte de la autora de crear el estudio Pinkerton Road, va en esta dirección, aunque antes han tenido a bien traernos este remake de la aventura original.

Cuando hablamos de remakes, en ocasiones éstos se limitan a ser un simple lavado de cara, para poner de nuevo de una forma rápida el nombre del original en el que se basa en boca de todo el mundo. Es fácil, y relativamente cómodo aunque vago, realizar una puesta al día de cualquier manera, y lo peor es que muchos picamos, aunque sea por mero completismo. O por ese efecto devastador para los bolsillos llamado nostalgia. El caso es que, quizás orgullosa de que su retoño está considerado uno de los padres de las aventuras gráficas modernas (no en vano estamos hablando de uno de los abanderados de la antigua y gloriosa Sierra), la realidad es que nos encontramos con un producto que ha heredado todo el carisma y estilo que tenía el original Gabriel Knight: Sins of the Fathers, allá por el ya lejano 1993.

Gabriel-Knight-Sins-of-the-Fathers-remake-2

Y sin haberlo deseado…

 ¿Quiere eso decir que si no se ha jugado al original no vamos a disfrutar de Gabriel Knight: Sins of the Fathers? Ni mucho menos, precisamente tenemos la ocasión en bandeja de descubrir, o redescubrir, una de las consideradas mejores tramas en un videojuego. A la que esperamos sigan los remakes de sus respectivas secuelas, por qué no.

El juego se desarrolla en una secuencia de varios días, en los que investigaremos, a golpe del reglamentario point & click, los “Asesinatos del Vudú”; nombre otorgado por los medios a una ola de crímenes que está aterrorizando la siempre misteriosa Nueva Orleans. Es de agradecer que, aunque la historia es la que los veteranos puedan conocer, el desarrollo incluye algún rompecabezas nuevo, escenas deliciosamente reimaginadas con estética de viñetas de cómic y, en particular, un gran remasterizado en el apartado visual y sonoro. La banda sonora, que adapta los temas originales compuestos por Robert Holmes (marido de Jensen y que hizo un gran trabajo en la composición) suena de auténtico lujo. Los temas clásicos se han versionado con verdadero acierto, y en especial el tema del menú destaca por su espectacularidad. En cuanto al doblaje, es muy difícil competir con el original, ya que éste contaba con actorazos de la talla de Tim Curry, Michael Dorn y Mark Hamill. En este caso el doblaje se ha rehecho, por desgracia, al no poder recuperarse los antiguos cortes de audio. Personalmente, me cuesta digerir la voz del protagonista. Aunque eso, recordando con calma, ya me sucedía con el juego original. Digamos que es algo que viene de serie con la evolución del personaje: Gabriel al principio, para qué engañarnos, da un poco de rabia. Con un punto de ligoncete sobrado, el personaje es un chulo piscinas de manual. Posteriormente, de forma gradual, el personaje irá haciéndose querer, y nos acabaremos acostumbrando.

Gabriel-Knight-Sins-of-the-Fathers-remake-3

La cantidad de objetos con los que interactuar es abrumadora

El gran acierto de este Gabriel Knight: Sins of the Fathers es que forma un cóctel jugable y narrativo respetuoso con el material original, con lo que ya tiene mucho terreno ganado. Sobretodo respetando esa atmósfera de pseudo-terror paranormal que hace famosa a la saga, no exenta de toques de humor, en parte gracias a los comentarios que destilan con ironía los demás personajes hacia Gabriel. Sobretodo los de la narradora. ¿No os encantan esos juegos en los que la figura del narrador comenta con sarcasmo lo que hace o dice el protagonista? Pues en Gabriel Knight hay un buen número de ejemplos de ello.

Dentro del juego nos encontramos algunos extras interesantes, como un exclusivo “Cómo se hizo”, y una novela gráfica que es “precuela” de la trama (que es mejor leer una vez estemos al menos por el sexto día, para no destapar demasiada información relevante de golpe si no hemos jugado antes). Aunque puestos a pedir, se echa de menos una opción que nos permitiera jugar al juego original de 1993, cosa que otros clásicos de las aventuras que se han remasterizado recientemente sí permiten.

Gabriel-Knight-Sins-of-the-Fathers-remake-4

¡Vivan los narradores lanza-puyas!

Con todo, el juego lastra algunos problemillas que lo bajan del podio de la excelencia: Entre otros, la interfaz tiene algunos errores de diseño, y se hace incómoda en ocasiones. Cosas como, por ejemplo, tener que abrir el inventario obligatoriamente cada vez que tengamos que usar un objeto, o combinarlo con otro, se hace muy pesado teniendo en cuenta que es algo que se podría haber simplificado para resultar menos caótico. Máxime cuando hablamos de una aventura en la que suele haber multitud de objetos en pantalla con los que se pueden interactuar. Incluso en algún puzzle, como por ejemplo el del mimo del parque, el juego se comporta de manera bastante torpe, dando incluso momentos de clipping entre personajes y entorno. Son detalles que han quedado por pulir, aunque los desarrolladores tras el lanzamiento ya han anunciado un parche que solucionará algunos de los problemas detectados, así que es posible que tras escribir este artículo puedan haberse solucionado algunas de estas inconveniencias.

Otro aspecto positivo remarcable del remake de Gabriel Knight: Sins of the Fathers es que nos llega perfectamente traducido al castellano. Pero no solamente los textos, no. Periódicos, cartas, horóscopos… Todo se ha traducido para que lo podamos disfrutar en el idioma de Cervantes. Por poco frecuente que resulta este esfuerzo, bien merece la pena aplaudirlo.

Entre los méritos de este Gabriel Knight: Sins of the Fathers 20 Aniversario está el conseguir trasladarnos a aquella época en la que las aventuras gráficas eran un género mayor en los videojuegos, pero con un lucimiento audiovisual más acorde con los tiempos. No hablamos de gráficos revolucionarios, pero desde luego estéticamente entra por los ojos. Además, nos hallamos ante una aventura larga, llena de puzzles y que nos llevará horas completar. Siempre y cuando no seamos tan vagos como para utilizar cada dos por tres el sistema de pistas, o busquemos una guía por Internet. Aunque eso no es muy de aventureros, que digamos…

Gabriel-Knight-Sins-of-the-Fathers-remake-5

El estilo cómic en los interludios

CONCLUSIÓN: Algo bueno tuvo que tener la era dorada de las aventuras gráficas para que las desarrolladoras se atrevan 20 años después a traernos de vuelta clásicos con los que disfrutamos como, lo que algunos éramos, unos enanos. Dentro de esa maravilla de títulos, Gabriel Knight sobresale de entre el gazpacho de aventureros de la época como uno de los más grandes exponentes del género. Este remake vuelve a poner al personaje en la palestra, y le brinda la oportunidad de darse a conocer al público que no lo disfrutó en su día.

Si nos gustó el original de 1993, sin duda es recomendable darle la oportunidad a este buen lavado de cara, y revisitar su magnífica trama una vez más. Si no lo jugamos en su día, es el momento perfecto de descubrir por qué este juego marcó un hito en la narrativa de las aventuras gráficas, y por qué creó escuela. Han pasado 20 años. Es cierto que el tiempo no pasa en balde, pero las buenas aventuras son aquellas que se disfrutan como la primera vez. Felicidades, y por muchos años más, Gabriel Knight.


El juego está disponible en Steam, GOG y en la tienda online Phoenix Online Store.

 

Heko
Sígueme en

Heko

Se peleó de pequeño por hacer funcionar un ZX Spectrum, lo cuál no presagiaba nada bueno a largo plazo, aunque curiosamente él lo recuerda con cariño. Ya de mayor, sufrió un terrible accidente al retirar un USB de su puerto sin esperar a qué fuera seguro quitarlo. La catástrofe asoló medio continente, aunque la radiación le concedió el superpoder mutante de escribir sobre todo lo que a él le apasiona. Entre otras cosas, por supuesto, sobre “eso de los marcianitos”.
Heko
Sígueme en

Latest posts by Heko (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Papa Chak

    ¿Qué hay que hacer para el sorteo?

    • Atento al twitter de @Lechuuck 😉