Blur, ¡Tienes que probarlo!

Blur es un videojuego de carreras que aúna en sí mismo destrucción y velocidad. Al leer destrucción y velocidad se nos viene a la cabeza el videojuego “Mario Kart”, pero pensad un poco más allá y os acordaréis de Twisted Metal, un videojuego lanzado en Play Station y desarrollado por Sony. El objetivo principal de Twisted Metal no es otro sino el de competir entre varios conductores que deben destruir a los otros vehículos en un intento por ser el último vivo, o en el caso de Blur, llegar el primero a la meta vivo y en primera posición.

Es curioso que si traducimos Blur del inglés al español, nos encontramos con las palabras “borrón” y “borroso”. Pues realmente será así como nos sentiremos después de cada carrera que echemos al Blur, ya que a la velocidad a la que va el juego, y de las continuas sorpresas que encontrarás dentro de cada circuito y cada carrera te dejarán la mente borrosa y confusa, y no sabrás bien que ha pasado en la carrera hasta que esta termine.
Es cierto que Blur no ha vendido lo suficiente, o más bien dicho, no han vendido la cantidad esperada por sus creadores, Activisión y Bizarre Creations. En la primera semana de ventas solo logro vender unas 51.000 copias, número que comparado por ejemplo por Gears Of War 3 (tres millones de copias) parece ridículo. El principal problema fue que a la vez que se lanzó este juego salió a la venta Red Dead Redeption, que logró alcanzar el millón y medio de unidades vendidas en el mismo tiempo. Además Nintendo sacó a la venta ese mismo mes a Mario Galaxy 2, que también vendió lo suyo. Todo esto hizo que este maravilloso videojuego se hundiera y no llegara a la altura de lo que se esperara de él.

Ahora os voy a decir las claves de porque hay que comprar Blur. En primer lugar porque reúne las mejores características de todos los juegos de coches, ya que tiene licencias de marcas reales (Project gotham Racing, Forza, NFS…), los circuitos están inspirados en ciudades reales (Project gotham Racing), los gráficos son algo psicodélicos (NFS), y la música que tiene es techno y electrónica (Ridge Racer). Todo esto hace que merezca la pena al menos probar este gran juego. Para que veáis lo bien que “suena” este videojuego os mostramos este video donde suena el principal tema de Blur, S.W.A.G.:
Otra de las razones de peso para comprarse este enorme videojuego es su jugabilidad. El control que tiene Blur sobre los coches es excelente, incluso soberbio, ya que realmente no es ni un arcade ni un simulador, está situado entre ambos, lo que hace que cualquiera pueda gozar conduciendo a toda pastilla. Como no podía ser de otra forma, los coches cuentan con características propias (velocidad, agarre, peso, etc.) lo que hará que tengamos que cambias de vehículo en función del circuito al que nos vayamos a enfrentar.
Los modos de juegos con los que cuenta Blur son tan variados que nunca caeremos en las repetitivas dinámicas de correr, correr y correr. Gracias a las diferentes sorpresas que encontraremos dentro de las carreras nunca tendremos una carrera idéntica a otra, puesto que la mayoría de las veces se incorporan “nuevas aventuras” en la conducción. La principal de estas aventuras son las carreras de fans, que son peticiones especiales que se nos piden para darle más emoción aún al juego, y van desde derrapar y golpear a otro coche hasta pasar por unos aros mientras corremos a toda pastilla. Estos fans son la traducción de los puntos de experiencia de otros juegos.

Pero la singularidad de Blur está en los potenciadores, que son los objetos que se pueden lanzar y utilizar para entorpecer a los demás corredores. Estos potenciadores son los que hacen que el juego recuerde al Mario Kart. Hay ocho tipos de potenciadores (haré analogía con los ítems de Mario Kart para que nos los imaginemos mejor):

Descarga: Es un proyectil que persigue al coche que tengamos delante hasta impactar con él, se puede lanzar hacia atrás, pero no persigue si lo utilizamos de esta forma (tortuga roja del Kart).
Mina: Una bomba que dejaremos en la carretera y explotará con quien se choque con ella (bombas o falsas cajas del Kart).
Empujón: Lanza una explosión con una onda expansiva alrededor de nuestro coche, dañando a los que estén cerca y los “empujará” hacia los lados.
Proyectil: Un cargador de tres disparos que dañan y descontrolan el vehículo impactado, si lo tiramos hacia atrás puede ralentizar a los coches que nos persiguen gracias al impacto que provocan (tortugas verdes).
Rayo: Lanzará tres bolas de rayos justo delante de los que encabecen la carrera, cada vehículo que la atraviese será dañado y disminuirá drásticamente su velocidad durante un par de segundos (tortuga azul).
Escudo: No necesita presentación, un escudo para blindarnos de los ataques de nuestros rivales. En el modo multijugador puede ser mejorado y que absorba el modificador que nos ha protegido para lanzarlo después nosotros.
Reparación: En Blur los coches tienen barra de vida; más te vale reparar el coche si estás a punto de ser destruido si no quieres perder muchas posiciones. Este modificador llena la barra de vida.
Nitro: El turbo de toda la vida, endiabladamente rápido nos permitirá adelantar con facilidad a nuestros contrincantes, o atestarles un empujón desde atrás con mucha más fuerza de lo normal (setas del Kart).

El aspecto visual de Blur es otro factor por el cual hay que comprarlo. Coches que cumplen detalles minuciosos y ciudades hechas prácticamente a escala, hacen que merezca la pena darle una oportunidad. En el modo multijugador comprobaremos perfectamente lo bueno que son los gráficos de Blur. Este modo multijugador cuenta con la posibilidad de jugar con hasta 20 jugadores a la vez, y es ahí donde comprobaremos como el juego no nota en ningún momento la enorme carga gráfica que supone tener a 20 jugadores en una misma partida.

Otra cosa por la que merece la pena tenerlo es por su bajo precio. En páginas como Amazon o Zavvi podemos comprarlo por unos 10 u 11 €. Da igual pillarlo de importación porque está completamente en Español, doy fe absoluta de ello.
Como conclusión, Blur es un juego muy innovador, de una dificultad media, y que mezcla acción y velocidad, vamos toda una joya para los amantes de las sorpresas, y donde realmente no importa en ningún momento quedar el último que el primero, puesto que lo pasas genial atizando a todo lo que se mueve. También es un tipo de juego que nos permite echarnos unas carreritas de forma casual y no tener que estar pasándonos el modo historia para tener todos los coches u objetos desbloqueados. Tenéis que probarlo.

Nota: 8,5/10

LeChuck

LeChuck

Desde las profundidades del Caribe vigilo los mares.
LeChuck
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Lo peor que pudo hacer Bizarre es irse con Activision! No les dejó maquillar el juego y las ventas fueron muy mediocres, de ahí, se fueron a la mierda los creadores de la gran saga Project Gotham!

  • Entre que los juegos de coches no me llaman, no tengo consola pa jugarlo y el anuncio me pareció insultante respecto a Mario Kart, ni me dio por ver cómo era.
    Pero está bien saber que es original, y no un simple simulador (con realísticas y aburridas físicas, gráficos que están hechos a partir de fotos, etc)

  • LMB

    Yo tengo el juego, seré de las pocas jejejeje
    pero es genial, corres, te chocas y disparas "cosas" en coches reales.
    Y también he de decir que me encanta mario kart, son dos juegos similares, pero a la vez MUY diferntes.
    Lástima no veros en el live

  • Nunca me había interesado por este juego, por ese precio deberé de comprarlo!!.

  • Biiiieeennnn¡¡¡ Nos vemos en el Live entonces¡¡¡ 😀