Análisis Wonder Boy The Dragon’s Trap

Wonder Boy The Dragon’s Trap representa, para mí, una de mis primeras grandes aventuras, jugada en su día en mi Master System II, e incluso pasados los años siempre he reivindicado la calidad de este título una y otra vez, dedicándole por supuesto un artículo en el blog hace ahora 4 años. Me fascinó comprobar, en 2015, que se preparaba un sucesor espiritual de esta especie de “spin off” dentro de la serie de Wonder Boy, contando además con el creador original de este gran título, Monster Boy and the cursed kingdom. Por si esto fuera poco, meses después se anuncia también un remake del juego original, el que ocupa este análisis, Wonder Boy The Dragon’s Trap, y por supuesto nuestra felicidad fue manifiesta de nuevo en el blog. A la espera de ese sucesor, bueno es este bocado de la puesta al día de un juego que me fascinó desde bien pequeñito en mi Master System II, así que paso a contar mi experiencia con el.Lo primero que has de saber sobre este remake de Wonder Boy The Dragon’s Trap es que es totalmente respetuoso con el juego original. Sinceramente, el juego en jugabilidad y diseño es perfecto como está, y pasa como juego de hoy en día. Sus mecánicas no han envejecido lo más mínimo en su género y sigue resultando incluso fresco respecto a lo habitual, lo único que sí le podía ayudar es un buen lavado de cara para amoldarse a nuestros ojos de hoy en día, más acostumbrados a las altas resoluciones y bandas sonoras orquestadas. Eso es lo que nos ha dado Lizardcube con este remake, nuevos gráficos y animaciones con un precioso arte y muy bien escogido (¿Cuantas veces se han cargado diseños y personajes antiguos en un remake?) para devolvernos este juego con casi 30 años a sus espaldas (los hará en 2019). Casi nada ¿eh?.

Wonder Boy The Dragons Trap se desarrolla inmediatamente después del título Wonder Boy in Monster Land, ya que después de la lucha con el jefe final de este juego (que también se recrea en The Dragon’s Trap jugablemente como introducción al título), Wonder Boy resulta ser extrañamente hechizado transformándose en… un hombre lagarto. La aventura nos llevará a encontrar la forma de invertir el proceso, no antes sin pasar por diversas transformaciones que nos dotarán de diferentes habilidades, necesarias para avanzar en la aventura, al más puro estilo “Metroid”.

El desarrollo del juego es 2D lateral, y por supuesto, además de las plataformas, será la acción el pilar que sustenta la aventura, ya que durante nuestro avance tendremos que acabar con muchos tipos de enemigos que nos cortarán el paso. Según nuestra transformación, podremos portar con nosotros distintas espadas, armaduras y escudos, que dotarán a Wonder Boy de mayor fuerza o resistencia a las adversidades que se nos presentarán.

La exploración es bastante determinante en el título, ya que a parte de avanzar en el desarrollo, también encontraremos zonas secretas con cofres llenos de poderes y dinero. Sí, además de las habilidades únicas de cada transformación (hombre lagarto, ratón, piraña, león y águila), también tendremos una serie de poderes como un huracán que irá por el suelo acabando con los enemigos con los que choque, un rayo que acaba con todo en pantalla, bolas de fuego, etc, todos ellos muy limitados en cantidad, por lo que es recomendable guardarlos para los momentos más difíciles o jefes finales, que también los hay. El dinero nos hará falta para comprar tanto unidades de estos poderes, como nuevas espadas, armaduras y escudos, vitales en muchos momentos para avanzar en la aventura (sí, obligatorios en algunos casos).

En resumen, el Wonder Boy The Dragon’s Trap original ya es una aventura totalmente atemporal, y este remake tan respetuoso como digno, no solo nos permite jugarlo con estos remozados gráficos y una actualizada banda sonora, también combinando efectos de sonido, OST o gráficos nuevos con los antiguos, con lo que podremos comparar en cualquier momento la versión retro con la actualizada en este maravilloso remake. Un juego totalmente imprescindible y disponible en PC Steam, PS4, Xbox One y Switch para tu disfrute.

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora, y desde 2011, intento transcribir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. Además de este mundillo también amo el de la tecnología, seguidme en Twitter y sabréis de que hablo.
Sígueme en
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: