Análisis Wolfenstein II The New Colossus

Las renovadas entregas de la saga Wolfenstein han resultado esta generación tan refrescantes como entretenidas, sorprendiendo a crítica y usuarios sin florituras: jugabilidad directa y diversión sin fisuras. La apuesta por Wolfenstein II The New Colossus pues, resulta la mar de segura ¿Apostamos por él?. Averigüemos porqué matar nazis sigue siendo divertido.

Y es que Wolfenstein II The New Colossus es una continuación directa de “The New Order” un juego que, como comentábamos, gustó y sigue gustando a todo el que lo prueba por su mezcla explosiva de jugabilidad clásica y apartado técnico puntero, dejando de lado la jugabilidad más vista de cualquier FPS actual. Nada de realismo, nada de hacerse pasar por lo que no es, todo apunta a la pura adrenalina y diversión, aunque esta vez con más carga narrativa.

Aunque la diversión prima sobre lo demás en las últimas entregas, Wolfenstein II The New Colossus sí tiene en cuenta la historia, más profunda que nunca, y centra su acción en Estados Unidos, justo cinco meses después de lo sucedido en el anterior título. Nuestro protagonista Blazkowicz se ve una vez más envuelto en su revolución para acabar con los nazis, y concretamente en destruir los planes de la antagonista, Frau Angel, la cual mostrará desde el primer momento su carácter frío y depredador.

La jugabilidad respecto a los últimos títulos es totalmente continuista, seguiremos desarrollando mayoritariamente pasillos, aunque siempre con distintos caminos en algunos momentos que nos permitirán encontrar un buen número de coleccionables como notas o rincones con munición. La IA enemiga se muestra lo suficientemente perspicaz para hacernos pasarlo mal en algún momento, aunque tampoco es uno de los apartados más destacados.

El comienzo del juego disparando sobre una silla de ruedas ya dice mucho del título

Uno de los mayores disfrutes en Wolfenstein II es el uso de un buen número de armamento retro-futurista, un estilo buscado especialmente para imitar esa eterna búsqueda de los alemanes de la mejor tecnología aplicada a la guerra, con robots, exo-esqueletos y muchas más sorpresas. La munición tampoco escaseará pero será necesario estar atento a recoger toda la que podamos de enemigos y escenarios, con especial atención a los botiquines o nivel de escudo, aunque esta vez sí contaremos con algunos puntos de regeneración automática con resistir unos segundos lejos de las balas enemigas.

Técnicamente, Wolfenstein II The New Colossus aprovecha su desarrollo mayoritariamente en interiores para darnos una vez más un gran detalle en texturas, personajes e iluminación. El apartado ha dado un paso adelante respecto a las anteriores entregas, si bien nos ha impactado en nuestras últimas horas de juego ya reproduciéndose en Xbox One X, gracias sobretodo a su nitidez.

Por último, es interesante comentar el apartado sonoro, que una vez más cumple su función sin problemas graves o notorios en efectos sonoros y música cañera cuando la acción lo requiere, destacando su gran doblaje al castellano como nos tienen acostumbrados desde Bethesda.

El nuevo título de MachineGames nos vuelve a ofrecer un título donde prima la diversión, esta vez poniendo más atención en la historia, con giros, muchas cinemáticas (que a veces hasta cortan el rollo si lo que buscamos es 100% acción) y enseñándonos la cara más humana del inmortal protagonista, sin dejar de lado el gore más crudo y alocado. En jugabilidad quizás ya no resulte tan sorprendente como los últimos títulos, por su continuidad, pero afianza la saga con otro videojuego altamente recomendable.

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora, y desde 2011, intento transcribir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. Además de este mundillo también amo el de la tecnología, seguidme en Twitter y sabréis de que hablo.
Sígueme en

Latest posts by Museboy (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: