Análisis The Order 1886

Seguro que no soy la única que se ha comprado una Playstation 4 este año pensando en títulos como The Order 1886, y es que aquel video del E3 que nos mostraba un grupo de misteriosos uniformados en las calles de un Londres victoriano despertó nuestra atención. Sin embargo, toda la ilusión por uno de los títulos más esperados se desvaneció días antes por todo tipo de especulaciones a raíz de unos videos en Youtube. ¿Realmente vale la pena The Order 1886? Esa es la pregunta que voy a tratar de contestar a lo largo de este análisis.

the-order-1886

Hate pre-lanzamiento

Hace tiempo vi un programa donde hablaban de la existencia de individuos especializados en destruir reputaciones propagando falsos rumores por las redes sociales, y cuando vi esta semana el odio indiscriminado a The Order 1886 no pude evitar acordarme de aquel programa. Imaginaos de que forma más tonta empezó todo: un individuo sube a un canal de Youtube el gameplay completo a lo speedrun de The Order 1886, las webs se hacen eco y los usuarios comienzan a compartirlo por las redes sociales. Con el paso de las horas, la indignación popular es latente, con amenazas de cancelar reservas e inventando nuevas milongas en torno al juego, y mientras tanto los medios especializados orgullosos con su trabajo de desinformación. Por si esto no fuera poco, volvieron a circular imágenes fake de downgrades, y algunos usuarios de jactaban de la situación como venganza personal por lo que pasó con Ryse. Surrealista, ¿verdad?

Por suerte, las habladurías no me afectan y mis ganas por jugar a The Order 1886 seguían ahí. Ayer jueves finalmente llegó a mis manos y lo primero que hice fue mostrar a la gente cómo era The Order 1886 emitiendo una hora por Twitch. Para mi sorpresa, entró mucha gente preocupada, preguntando desde el minuto uno de retransmisión si valía la pena el juego. En ese momento me di cuenta del daño que podían hacer los rumores.

the-order-tweets

La polémica de las 5h de The Order: 1886 ha originado un debate en torno a la duración de los juegos, provocando que el equipo de Ready to Dawn se pronunciara desmintiendo las 5 horas pero en cambio reconoció que a lo mejor no fueron claros a la hora de explicar la jugabilidad. Y ahora os respondo yo: ¿5 horas? claro, en fácil y si tiras a correr hacia delante como alma que lleva el diablo.

Los Caballeros de la Orden del Rey

Londres, año 1886. Una cárcel oscura y húmeda, y un hombre siendo torturado. Harto de tanta vejación, consigue deshacerse de sus carceleros y escapar, pero en su huida se topa con La Orden que le bloquea el camino en lo alto del puente. El hombre parece rendirse pero en el último momento se lanza al rio. La imagen vuelve al presente y vemos al mismo hombre enfundado en el uniforme de caballero, su nombre es Gray Galahad y pertenece a la noble Orden de Caballeros del Rey, fundada por el Rey Arturo con el fin de mantener el equilibrio entre humanos e híbridos. Estos seres andan descontrolados, pero además un grupo de rebeldes de los bajos fondos se ha alzado en armas. Sir Galahad, junto a los caballeros Isabeau, Lafayette y Peceval, deberá volver a instaurar el orden en Londres.

the-order-1886-1

Good morning, London!

La historia de The Order 1886 no aburre en ningún momento, estamos en continuo movimiento, persiguiendo la amenaza por varios distritos de Londres, recorriendo el subsuelo, y hasta surcando los cielos. Conoceremos de primera mano a los implicados y nos enfrentarnos a los licanos, unos terribles enemigos mitad humanos mitad bestias. Sin embargo, el peso de la historia no recae en la amenaza de estos seres, va más allá, estamos ante una historia de traición, codicia, rivalidad y de oscuros secretos que han permanecido ocultos durante siglos. El “matabichos” es una pequeñísima parte del juego.

the-order-1886-2

Los subtítulos son más pequeños que en GTA, por suerte los personajes hablan nuestro idioma

Acción, Cinemáticas y QTE

Hay una clara intención de que el juego sea frenético y espectacular, con muchas cinemáticas que se entremezclan estupendamente con los momentos ingame. Las dos franjas negras en los extremos buscan esa intención y también la de aligerar los tiempos de carga, que son apenas inapreciables y colaboran a hacer la experiencia mucho más dinámica. Frecuentemente vamos a tener que lidiar con QTE (Quick Time Events) algo bastante de moda hoy en día, así que en algunos enfrentamientos habrá que pulsar el botón indicado o machacarlo repetidas veces. Particularmente los QTE no me gustan lo más mínimo, y si que es cierto que el juego se excede en este punto, pero tiene suficientes elementos a favor para seguir adelante.

La acción es continua. The Order 1886 es un shooter en tercera persona con coberturas, y este es un punto que os tiene que quedar claro, ya que vamos a disparar bastante. Disponemos de varias armas de la época como fusiles, escopetas y carabinas, pero también existen otras totalmente originales fruto del trabajo de nuestro científico Tesla, como el Fusil Termita, una poderosa arma que combina termita y bengalas y provoca explosiones, y la letal la inductora de arcos, la cual lanza un rayo que persigue al enemigo y lo fulmina. Las bombas también nos ayudarán a abrirnos paso entre los rebeldes y los guardias, y finalmente el cuchillo, nuestro mejor aliado para combatir a los licanos. Existe también la opción de “tiempo bala” para ralentizar el tiempo y vaciar nuestro cargador sobre el enemigo, algo que ya hemos experimentado en juegos como Red Dead Redemption.

the-order-1886-4

El sigilo también tendrá un cierto protagonismo. En algunas misiones es necesario no armar alboroto y tendremos que acuchillar pobres infelices por la espalda. Se trata de esperar el momento justo para apretar el botón que aparece en pantalla sin que los otros nos vean. Fuera de estas misiones también es posible acuchillar enemigos o noquearlos de frente si están lo suficientemente cerca. Si nuestro caballero cae inconsciente, tiene un momento para reponerse bebiendo el agua negra que contiene su colgante, una extraña bebida que cura las heridas de los caballeros.

El juego es muy cinematográfico, pero eso no quiere decir que vayamos a dejar el mando de lado, hay casi hay tanto ingame como cinemática, pero esto no es algo negativo, y no viene mal recordar que hay muchos buenos juegos de aventuras/acción de estas características.

Ambientación

Uno de los puntos fuertes de The Order 1886 es que está ambientado en Londres. Vamos a recorrer las zonas de Mayfair, Whitechapel y Westminster, incluido el metro de Londres y zona portuaria. Observar las tiendas de la época, ver el Támesis y el Big Ben a lo lejos, las placas con las calles y las particulares viviendas londinenses es algo maravilloso, y a menudo me venía a la cabeza mi última visita a esta ciudad que adoro. Si nos paramos a mirar en las zonas interiores, nos fijaremos en detalles como mapas de la ciudad, retratos, tecnología de la época, o curiosos carteles anunciado productos. También me llamó la atención los elegantes uniformes de la orden y de los guardias, o las ropas de época de los diferentes ciudadanos que comentan los disturbios al comienzo del juego. La ambientación no sería lo mismo sin la potencia gráfica, The Order 1886 luce de maravilla y se siente un juego next gen con un aspecto visual de lo más cuidado y detallado. Los movimientos faciales son impresionantes y aportan realismo a la historia. No olvidemos que el juego ha experimentado un upgrade y no un downgrade como los rumores apuntaban. Lo único que rompe el conjunto es el desafortunado doblaje al castellano, los actores de voz no encajan con los papeles destinados y no se puede escoger el doblaje original, una verdadera pena. No obstante, el apartado sonoro es envidiable y realza sin duda la experiencia.

the-order-1886-7

A cañonazo limpio en Westminster

En el juego se nombran una serie de hechos históricos y personajes importantes, aunque algunas figuras han sido reimaginadas como el científico Nikola Tesla, a quien tendremos el placer de conocer y disfrutaremos de sus últimas creaciones en el laboratorio de la Orden. También se recuerda a Jack El Destripador, aunque con algún que otro cambio adaptado a la imaginaria del juego. Si nos fijamos en los entornos, otras referencias históricas están presentes y nos situarán culturalmente en el periodo.

The Order 1886 es un juego on rails, o pasillero, para que me entendáis. No obstante, da lugar a un poco de exploración, ya que podemos entrar en habitaciones para recoger munición e interactuar con objetos. El juego ha dispuesto a modo de coleccionables una serie de grabaciones para ejecutarlas desde el menú, en ellas podremos escuchar canciones, hechos históricos y testimonios, y aunque no tengan demasiado peso en la historia, complementan el trasfondo. Otros objetos serán diarios con las últimas noticias sobre nuestros avances, fotos y otros ítems para observar de cerca, algunos con curiosos guiños videojueguiles. Hubiera deseado que los objetos tuvieran una mayor implicación en la trama, y relataran, por ejemplo, un poco de la vida de nuestros compañeros, los cuales, lamentablemente, son un poco desconocidos al acabar el juego.

the-order-1886-5

¡A mí ese tipo me suena!

 

Duración

El drama que ha traído de cabeza a más de uno esta semana. The Order: 1886 NO dura 5H, bueno, si pretendes jugarlo a lo speedrun puede que sí, pero para mí eso no es jugar a un videojuego. Si quieres jugar de verdad, disfrutando de la ambientación, parándote a observar los detalles de los entornos como hago yo, y en dificultad normal, te puede durar unas 10h. Lo que viene siendo la media de los Uncharted, el último Tomb Raider, The Last of Us, etc.

Podríamos debatir lo de si más duración supone más calidad, pero en este caso, y bajo mi punto de vista, un juego de acción de estas características no creo que necesite más horas. Hay que medir la duración de los juegos por el género, a un RPG no le vamos a pedir que dure 10h, ni a un shooter que dure 100. De todas maneras, siempre tiene que primar la calidad antes que la cantidad, así que un poco de sensatez en este apartado.

Conclusiones

La campaña de desprestigio hacia The Order 1886 ha tenido indecisos a muchos jugadores, y en este análisis he intentado reflejar cómo es el juego y qué os vais a encontrar. The Order: 1886 es unos de los primeros juego que por fin se siente de next gen, con mucha dosis de acción y situado en un escenario de lujo. Aunque lo he disfrutado, no he podido evitar sentir lo mismo que con Alan Wake, creo que es un juego con mucho potencial pero que ha sido construido en el género erróneo, y le falta más dosis narrativa y menos pasillo. Y ahora bien, ¿vale la pena el juego? La respuesta es obviamente sí. No importa si ahora o más adelante, pero francamente tiene elementos que hacen que valga la pena.

Hablando del follón de The Order 1886 con Vero por Twitter (un saludo si me lees :D) me recordó un caso parecido con Alien Isolation. Si se hubiera fiado de los medios especializados y de la gente influenciable por estos, nunca lo habría jugado, pero se fio de la opinión de jugones de confianza que se lo recomendaron y le encantó. Un consejo: leed mucho, fiaros de vuestra gente de confianza y no os dejéis llevar por habladurías de individuos que ni siquiera han jugado porque a lo mejor os estáis perdiendo buenos juegos que han sido injustamente castigados.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: