Análisis The Evil Within 2

No era de extrañar que tras la buena acogida que tuvo The Evil Within en su día, el equipo de Tango Gameworks fuera a seguir con esta peculiar historia. En esta ocasión Shinji Mikami ya no está al frente y ha dejado el proyecto en manos de su equipo que, tras un par de años de desarrollo y varios cambios significativos en la estructura, han conseguido que The Evil Within 2 prometa ser uno de los grandes juegos de survival horror de este año.

El juego se sitúa varios años después de los hechos acontecidos en la primera parte y continúa la historia de Sebastián Castellanos el cual no está en sus mejores horas, tras aquella pesadilla ocurrida en el hospital psiquiátrico de Beacon su vida cambió a peor y ahora anda sin rumbo ni objetivo, aunque una noche recibe una importante noticia sobre su familia de mano de una vieja conocida y lo dejará todo para ir en busca de respuestas.

Nuestra historia se desarrollará en Union, un pequeño pueblo diseñado por Mobius, este pueblo deja a un lado los intrincados mapas lineales que eran tan comunes en la primera entrega para dar la bienvenida al género de mundo abierto, el mapa está dividido en varias zonas conectadas entre sí por las cuales podremos movernos con total libertad, cada una de estas zonas estará repleta de enemigos, recursos y misiones secundarias.

Cada una de estas zonas son parte de una pequeña ciudad que se irá modificando conforme vayamos avanzando en la historia principal, debido al sistema de juego cada sección tendrá uno o varios refugios donde podremos guardar nuestra partida, craftear objetos, hablar con ciertos personajes y la posibilidad de volver a la habitación de Sebastián, el espacio simbólico donde poder organizar nuestros recuerdos y mejorar nuestras habilidades con una peculiar enfermera que os sonará del primer título.

Cada refugio contiene una mesa de crafteo donde podremos crear cosas si tenemos la cantidad de materiales adecuados, podremos crear tanto diferentes tipos de munición y botiquines como mejorar las propiedades de nuestras armas, esta función de crafteo cumple un papel muy importante a la hora de explorar, y dado que no estaremos siempre al lado de una de estas mesas existe la posibilidad de crear estos mismos objetos en cualquier parte y momento solo que habrá que pagar casi el doble de recursos, en un apuro te puede salvar la vida pero no conviene abusar ya que los recursos escasean.

Una de las herramientas más útiles que tenemos es el comunicador, que sirve como brújula y nos permite tanto encontrar señales de radio que nos indican las misiones como los ecos del pasado que sirven para entender mejor el desarrollo de las mismas, además de esto cuenta con un mapa que nos indicará zonas de interés y que nos ayuda a ver que parte del mapa nos queda por explorar.

A diferencia del primer juego, The Evil Within 2 cuenta con un sistema de misiones secundarias y algún que otro evento aleatorio que se activará si pasamos por una zona en un momento adecuado, estas misiones complementan muy bien con la campaña mejorando la experiencia de mundo abierto y recompensando en gran medida que el jugador explore y se tome su tiempo para localizar las señales de radio y los secretos de cada zona, por no hablar de las jugosas recompensas tanto en nuevas armas como en gel verde y rojo que no sirven para mejorar nuestras habilidades, barras de salud y aguante entre otras cosas.

Otro de los grandes cambios se lo lleva la jugabilidad, debido a que estamos en un mapa mucho más abierto con muchos más enemigos existen multitud de maneras de enfrentarse a las situaciones que nos iremos encontrando, hay multitud de herramientas de escenario que se adaptan muy bien a nuestra forma de jugar y nos permitirán crear distracciones para pasar por una zona sin ser visto o eliminar a varios enemigos de un solo golpe si vemos que estamos rodeados.

El combate está mejor trabajado y es más completo gracias a las nuevas mecánicas de sigilo, en cualquier otro juego de este tipo bastaría con tener un cargador lleno e ir a la aventura, pero aquí eso no funciona, tenemos que movernos de forma muy cauta y usar el sigilo de forma inteligente, la paciencia toma un papel vital, el escenario cuenta con multitud de elementos que van desde charcos de agua o aceite donde poder electrocutar y quemar a varios enemigos a la vez hasta la posibilidad de esconderse en un arbusto y atacar a cualquiera que se acerque lo suficiente, aunque no os alarméis, ya que siempre hay formas de eliminar enemigos sin derrochar munición o rutas alternativas para que podamos movernos con más calma sin entablar un enfrentamiento directo.

La dificultad en la que elijamos jugar potenciará un aspecto u otro, en general el juego no cuenta con muchos recursos y estos se suelen acabar con facilidad, en niveles bajos de dificultad los enemigos serán más vulnerables y podremos ir más a saco, pero en niveles más altos cada bala es un tesoro que hay que usar con cautela, algo que a priori parece un detalle sin mucha importancia hace que existan dos formas muy diferentes de jugar.

La ambientación sigue siendo uno de sus puntos fuertes, la música, los efectos de sonido, la falta de recursos y lo débiles que somos contra la mayoría de enemigos se juntan para crear una atmosfera de tensión excelente, una de las cosas por la cual destacaba el primer título era la gran cantidad de momentos gores que tenía, The Evil Within 2 no peca tanto de tener escenas de este estilo, en esta ocasión han apostado más por un terror psicológico más que uno visual haciendo que el juego angustie en vez de aterrorizar.

Esto viene de la mano con la historia y la evolución de Union, ya que gran parte de la campaña son hechos simbólicos dentro de este intrincado mundo, es por eso que cuando lleguemos a ciertos puntos de la historia los enemigos y la ambientación van cambiando para adecuarse a la desesperación y paranoia que siente nuestro protagonista dando una sensación de evolución constante.

CONCLUSIONES

The Evil Within 2 ha sido una sorpresa bastante agradable, el juego se ha sometido a muchos cambios que le sientan muy bien, la jugabilidad para mi es sobresaliente, el hecho de que podamos elegir libremente entre el sigilo o el combate para cumplir ciertos objetivos hace que sea mucho más divertido de jugar.

La historia no es para tirar cohetes, tiene mucho más sentido que la del primer título y el ritmo es mucho mejor, hay momentos donde las situaciones y las decisiones que toma Sebastián son un tanto desconcertantes y con poco sentido, aunque el equipo de desarrollo no buscaba una historia emotiva, sino una experiencia de juego angustiosa, por eso que el ritmo es como es.

En cuanto al apartado técnico aquí es donde el juego flaquea, y mucho, el motor gráfico es algo anticuado y las expresiones (algo importante en determinadas cinemáticas) no son muy creíbles, por otro lado los controles son bastante toscos, yo lo he probado en una Xbox One y he tenido muchas bajadas de frames y un pequeño delay en los movimientos que al principio estropean un poco la experiencia, aunque solo por el hecho de que ya no haya bandas negras todo esto es algo secundario.

En general es un gran juego, muy recomendado a aquellos amantes del sigilo y de los survival horror. A diferencia del primero este no es tan desagradable en lo que a escenas grotescas se refiere, por lo que es más apto para aquellos sin mucho estómago para estas cosas y con la nueva jugabilidad es muchísimo más disfrutable.

Oplatan

Oplatan

Amante de los videojuegos desde que tengo memoria, que nunca le dice que no a un cooperativo, muy fan de los survival horror y de los juegos de rol y policonsolero a jornada completa ya que no me gusta privarme de ningún exclusivo. Entusiasta del cine y de la pintura desde que tengo uso de razón.
Oplatan

Latest posts by Oplatan (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: