Análisis Tales From The Borderlands

Telltale Games es una compañía inquieta que se ha acostumbrado a darnos muchas alegrías en el campo de las aventuras gráficas (o interactivas), aportando un sello característico de calidad en cada franquicia en la que meten sus bulliciosas manos. Siempre trabajando en formato episódico, se atrevieron a dar continuidad a nombres tan míticos como Regreso Al Futuro, Monkey Island, o Jurassic Park, hasta que dieron la campanada con el espectacular éxito que supuso la primera entrega de su The Walking Dead, juego del año de 2012 en numerosos medios especializados. En esta ocasión, los de California nos proponen entrar de su mano en el mundo de Pandora, llevando a su terreno la que posiblemente sea la saga de shooters más exitosa de estos momentos con el título Tales From The Borderlands. ¿Puede soportar un shooter tan divertido, pero en el fondo con poca carga narrativa, el traslado a aventura interactiva? En manos de esta compañía, y su actual momento de forma, parece que todo sea posible. Incluso Minecraft.

tales-from-the-borderlands

Telltale no para de crear historias para contarnos -como su propio nombre indica-. A los nombrados en la entradilla les siguieron, también con bastante popularidad, The Wolf Among Us, una segunda temporada de The Walking Dead, y hasta una reciente incursión en la saga Canción de Hielo y Fuego con su particular visión de Juego de Tronos. Además de estar preparando el mencionado juego sobre Minecraft (del que aún no se saben muchos detalles) y de estar trabajando “por fin” en una licencia original, de la que aún se sabe menos, de momento. Cabe destacar que esta sería su segunda licencia propia, si contamos que la primera es un juego de Poker Texas Hold’em, que fue lo primero que lanzaron oficialmente. Y es que Telltale ha crecido mucho desde que empezaron creando aventuras basadas en el universo de Bone, CSI o las temporadas de la nueva etapa de los irreverentes policías freelance Sam & Max.

Así pues, parece que los chicos de Telltale quieren poner a prueba esa varita mágica que les permite adaptar exitosamente cualquier licencia que cae en sus garras. Adaptar el universo de cómic que conforma “Fables” en The Wolf Among Us, o en The Walking Dead, es algo a priori más sencillo que hacerlo partiendo de una base que se compone de un juego de disparos, con toques roleros, pero poca presencia narrativa (aunque sí una importante galería de personajes carismáticos). La virtud que demuestra continuamente Telltale, y su equipo de guionistas, es saber reconocer con mimo los elementos diferenciales de cada universo por el que apuestan, y con ello crear una trama adictiva. Y hay que decir que en ese aspecto la compañía es brillante, una vez más.

tales-from-the-borderlands2

Bienvenidos a Pandora…”

 De todas maneras hay que decir que al menos “de momento”. Queda por ver si la trama estará a la altura en los sucesivos episodios que irán saliendo durante 2015 hasta conformar los cinco de rigor de cada aventura de Telltale Games, o sufrirá bajones importantes. En este primero, de unas dos/tres horas de duración, se asientan las bases y se empiezan a tejer las redes de lo que será el conjunto final, y el resultado es prometedor.

En comparación con otros juegos de Telltale, y porque en este caso el universo en el que se basa lo demanda, estamos ante una aventura mucho menos pausada de lo habitual. En The Wolf Among Us vivimos una historia de puro cine negro, con muchos diálogos, investigación y momentos muy puntuales de acción. En The Walking Dead, la acción se reserva, frenética, para momentos álgidos de cada episodio, y sobre todo para los momentos de hacernos sufrir con las elecciones que tomamos. Tales From The Borderlands, al menos el episodio primero, tiene más tiroteos, acción y explosiones que cualquier otro juego de la compañía, aunque no esperéis otra cosa para resolverlos que los también más que habituales QTEs de sus juegos, así que no necesitaremos para nada tener habilidad con el mando o teclado, sino tenerla pulsando el botón que toca, cuando corresponda.

tales-from-the-borderlands4

Una de las novedades que sí introduce Tales From The Borderlands, es la de contar con una pareja de protagonistas, al más puro estilo George y Nico en Broken Sword. Una pareja condenada a entenderse, aunque ya veremos que esto les va a costar lo suyo… El protagonista masculino es Rhys, un empleado de Hyperion con implantes cibernéticos y muchas ganas de ascender hasta la cima, aún a costa de pisar cuellos ajenos. Aunque sus intentos iniciales no serán demasiado exitosos que digamos, y acabará dando con sus huesos y partes metálicas en la superficie de Pandora, jugándoselo todo a una carta desesperada. Allí conocerá, por una parte, a nuestro avatar femenino, Fiona, una astuta trilera que sobrevive en el planeta gracias a la familia de estafadores con la que realiza los golpes, y por otra, a un misterioso ser que tiene capturados a ambos y que sirve de nexo de unión para la trama de este primer episodio, que se desarrolla y va variando entre flashbacks y conversaciones -y discusiones- en el presente.

Es de destacar la química que hay entre ambos, a pesar de ser tan diferentes y no llevarse demasiado bien. Rhys cumple a la perfección con el arquetipo de antihéroe al que las cosas rara vez le salen como planea, y aporta la dosis de vis cómica involuntaria al dúo. Fiona es una superviviente que hará lo que sea por conseguir dinero y, aunque va de tipa dura, puede que en el fondo se oculte tras una fachada, como protección. Cabe destacar que el juego consigue trasladar de forma más que acertada el humor negro tan característico en Borderlands a la trama, dando incluso bastante protagonismo a los seres que pueblan Pandora, que se encuentran con un vehículo donde lucirse ampliamente, lejos de las limitaciones del chiste fácil y el chascarrillo al que están sometidos en el shooter. Mucha culpa de ello tiene el que Rhys sea como un perro verde en un planeta lleno de psicópatas, timadores y ladrones, y que allí donde vaya en Pandora, acabe liándola como un elefante en una cacharrería. Al menos, no estaremos desarmados del todo, y gracias a él, sin entrar en detalle, tendremos el placer de ver y usar un robot de defensa bastante divertido y carismático.

A nivel artístico encontramos el punto de unión más visible entre Telltale y el juego de Gearbox, ya que a ambos les caracteriza el hacer un buen uso de la técnica cell shading, que en este caso, como no podía ser de otra manera, le va al juego que ni pintado (nunca mejor dicho). Lo que no nos parece tan bien, es que en esta ocasión, Telltale ya definitivamente se ha olvidado de puzles y exploración. El juego se basa total y absolutamente en la relación de personajes y en una avalancha continua de QTEs. Es una tendencia al alza en los últimos juegos de la compañía, pero es que aquí, directamente, cualquier reminiscencia a “aventura gráfica clásica” brilla por su ausencia. Al menos, en un esfuerzo técnico, hay que reconocer que, aunque las animaciones a veces fallen un poco (como también es habitual en la compañía), este juego cuenta con las mejores escenas de acción que han desarrollado hasta la fecha; mención especial para el tramo final del capítulo. Y no os penséis que por no tratarse de The Walking Dead os librareis de algún pequeño “susto” que otro… Pero mejor no digo más.

tales-from-the-borderlands3

¡Las 3 M que más molan!

En el apartado sonoro el juego está a una gran altura, con un excelente reparto de voces. Tanto los protagonistas, que son estupendos, como los impagables secundarios, se hacen querer. Y la banda sonora también tiene el toque Borderlands, con un tema principal que invita a agenciarse un interceptor de Mad Max, e ir a toda castaña por una carretera del desierto con la canción a todo trapo. Por desgracia, y esto es OTRA característica que no cambia en ningún juego de Telltale Games, el juego nos viene íntegramente en inglés; voces y subtítulos.

En definitiva, las ecuaciones para recomendar (o no) este juego serían:

– Nos gusta Borderlands + nos gusta Telltale = Compra obligada.
– Nos gusta Borderlands + no nos gusta Telltale = No lo compres.
– No nos gusta Borderlands + nos gusta Telltale = Pruébalo, te gustará.
– No nos gusta Borderlands + odio Telltale = Sal de aquí y cierra por fuera.

Habrá que ver hasta dónde llega la historia propuesta por Telltale en este salvaje y ultraviolento universo en el que se han aventurado, pero de momento la primera entrega conforma unos mimbres y un primer paso más que interesantes. La narrativa es agradablemente buena, los personajes muy carismáticos, el argumento algo enrevesado pero con una gran puesta en escena, y los diálogos, aparte de estar bien estructurados, tienen un punto de humor cínico que resulta adorable.

tales-from-the-borderlands5

Por desgracia es un título de mecánica absolutamente simple, y que no supone ningún reto superarlo. Algo que evidentemente no gustará a aquél que busque una aventura que le haga quebrarse la cabeza, aunque si ya hemos jugado, por ejemplo, a The Wolf Among Us o a The Walking Dead, sabemos a lo que nos atenemos: El peso, nuevamente, recae en la narración de una historia, y en cómo nos relacionamos con los personajes mediante los diálogos y las decisiones que tomamos.

Seguiremos de cerca este Tales From The Borderlands, si se mantiene el nivel de esta primera iteración, estamos probablemente ante otro GOTY en potencia. Además, el cliffhanger del final (con sorpresa para los fans incluida) es de los que obligan a seguir con la trama, aunque para ello habrá que esperar unas semanas al lanzamiento del segundo episodio. Es por ello que os lo recomendamos fervientemente si buscáis pasar un buen rato con un título ameno, divertido, y sin demasiadas complicaciones jugables. O, simplemente, si queréis ver lo bien que le sienta a Borderlands un cambio de registro en las manos adecuadas.

Heko
Sígueme en

Heko

Se peleó de pequeño por hacer funcionar un ZX Spectrum, lo cuál no presagiaba nada bueno a largo plazo, aunque curiosamente él lo recuerda con cariño. Ya de mayor, sufrió un terrible accidente al retirar un USB de su puerto sin esperar a qué fuera seguro quitarlo. La catástrofe asoló medio continente, aunque la radiación le concedió el superpoder mutante de escribir sobre todo lo que a él le apasiona. Entre otras cosas, por supuesto, sobre “eso de los marcianitos”.
Heko
Sígueme en

Latest posts by Heko (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: