Análisis No Man’s Sky

No Man’s Sky ya lleva unos días en la calle, y como muchos de vosotros, por aquí hemos estado de exploración especial con este interesante y hypeado título, que si bien no ha cumplido las expectativas de muchos, también hay que reconocerle una originalidad y atractivo pocas veces sentido en un videojuego espacial. Lo infinito y aleatorio que es el universo parece emocionante, pero quizás no todo son alegrías ahí afuera.

no-mans-sky

Tal y como nos ha planteado durante meses Hello Games, la desarrolladora del título, No Man’s Sky trata de explorar, comerciar y sobrevivir. El universo procedural que proponen es realmente atractivo, pero todo lo que se desarrolla bajo un algoritmo también peca de ser demasiado artificial, por lo que se echa de menos un desarrollo mejor diseñado y menos aleatorio.

La propuesta del juego, con la exploración y búsqueda de billones de planetas distintos le queda grande a la realidad. Las primeras horas del juego, si la aleatoriedad del juego te ofrece buenos primeros planetas, son realmente apasionantes. Tu y tu nave comenzáis la andadura en un planeta cualquiera, donde ya veremos las bases de jugabilidad que repetiremos una y otra vez durante la aventura galáctica, que no es más que buscar materiales y “juntarlos” para crear mejoras para tu nave y tu traje espacial, que nos ofrecerán mayor resistencia a temperaturas o radiación, mayor velocidad, mayor espacio de inventario y así, sumando, en cada una de las características de estos elementos del juego.

no-mans-sky2

Podemos coincidir en que esas primeras partidas de No Man’s Sky son bastante emocionantes, y lo procedural no se ve tan malo. Mientras vamos mejorando nave y traje, encontraremos ruinas y localizaciones de interés en los planetas, donde también encontraremos algunos alienígenas como NPCs con los que podremos comunicarnos cada vez de mejor forma, comerciar, etc. Sí, otro punto interesante del título es la del aprendizaje de un idioma desconocido a base de encontrar escritos que nos enseñarán el significado, palabra a palabra. También encontraremos detalles que desarrollarán la existencia de esta especie y nos darán un poco de lore que echarnos al estómago, aunque escaso e insuficiente en relación al número de horas que llevaremos jugadas, convirtiéndose en su mayor problema.

Salir de tu primer planeta será emocionante. Dar el primer salto entre sistemas planetarios también te flipará. Cada segunda y tercera vez que suceda mantendrá los pelillos de tus brazos erizados ¿Pero qué pasa después?. Después esas emociones se acaban. El mayor problema de No Man’s Sky es que puede necesitar demasiado de tu tiempo para ver algo más, algo que te atrape, algo que te empuje a seguir. Repetir en cada planeta la búsqueda de localizaciones, ruinas, etc y después materiales para “llenar la gasolina” de tu nave o de tu traje se hace interesante al principio, pero esa es la supervivencia que tendrás, ya que el juego es bastante sencillo y carece de modo online, una emoción que habría sumado muchos puntos a la sensación de soledad del título.

no-mans-sky3

Después de horas y horas de exploración solitaria, habría sido realmente emocionante encontrarte a alguien dentro de un planeta más, más allá de la nada. Un momento así habría sido, probablemente, lo mejor del juego. Un universo de verdad, unas probabilidades mínimas cumplidas como el mayor de los caprichos naturales y de las casualidades.

A bordo de nuestra nave, sentiremos quizás lo más “casual” del título. El manejo es sencillo y es imposible estrellarse, simplificando incluso los aterrizajes con un solo botón, y tampoco hay compatibilidad oficial con joysticks que mejoren la experiencia como simulador. Exacto, No Man’s Sky no pretende ser un simulador espacial, y por tanto en la nave prácticamente saltaremos de planeta a planeta con el “piloto automático”. Solo alguna vez nos vemos sorprendidos por piratas que nos atacarán sin motivo aparente, y también podremos recoger algunos materiales destruyendo meteoros en el propio espacio. Más allá de eso, con las tres velocidades para viajar que tenemos, acabaremos dándole poniendo el turbo apuntando a otro planeta para obtener un momento similar a un tiempo de carga mientras se forma proceduralmente el planeta en el que pretendemos aterrizar.

no-mans-sky4

La fauna que veremos en No Man’s Sky no llega a asombrar, aunque también dependerá de como se porta la aleatoriedad con la que se “montan” los animales. Descubrirás animales inverosímiles y también algunos bastante creíbles. Algunos los encontrarás afables, y otros serán molestos y agresivos, pero jamás los verás comportándose como una auténtica manada. Si los observas bien, prácticamente se mueven en círculos y siempre son cuatro o cinco de la misma especie en la misma localización a lo sumo.

El apartado técnico del juego de Hello Games tiene claros y oscuros. La elección de colores para “rifar” en cada planeta ofrece unos horizontes bastante espectaculares, dando lugar a parajes de otro mundo, pero en poligonado deja mucho que desear en la mayoría de objetos. Sobrevolando con la nave un planeta, nos daremos cuenta de sus problemas procedurales de popping, que se soluciona con apariciones fantasmales con un efecto granulado horroroso que le quita toda la sensación realista. Aceptados esos temas, tanto los cielos como la iluminación están muy bien y logra darle buena ambientación galáctica, de día como de noche, aunque se echa en falta más precisión a la hora de darnos planetas con más horas diurnas que nocturnas o al revés, e incluso totalmente iluminadas u oscuras.

Con punto y aparte debemos tratar la música de No Man’s Sky. La OST de este juego se ha metido en mi cabeza de forma transversal. Increíble trabajo el de la banda. Aún así, una vez más, esa manera de reproducirla en el juego, presentada una vez más como “procedural” hace que solo suenen algunos tonos o fragmentos de cada melodía en según que situaciones, que sí bien son emocionantes, también te dejan con ganas de más. Menos mal que podemos reproducirla a parte en cualquier momento desde la propia Spotify. Os la recomiendo, os atraiga el juego o no.

Por si no ha quedado claro, No Man’s Sky no está hecho para todo el mundo. Quizás para gente que disfrute muchísimo de esa sensación de soledad y espacial, pero también debes saber que el juego te hace perder mucho el tiempo repitiendo lo mismo, por lo que tras el chispazo viciante que tendrás las primeras horas, solo quedan largas y tediosas horas en las que repetir lo mismo para llegar a un centro del universo, el “final” del juego, que parece alejarse a cada minuto, en lugar de acercarse, por la monotonía y desidia que crea en el jugador. La idea es genial, pero con menos planetas, y diseñados por un ser humano y no por un algoritmo, habría dejado menos a la suerte nuestra partida y, al menos a mí, me habría gustado más.

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora, y desde 2011, intento transcribir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. Además de este mundillo también amo el de la tecnología, seguidme en Twitter y sabréis de que hablo.
Sígueme en

Latest posts by Museboy (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Me es difícil expresar lo desilusionante que ha sido este juego, más gracias a toda la publicidad, podríamos decir que engañosa, por parte de sony sobre este juego. Tras todo un universo a nuestros mandos, la verdad es que en no man’s sky se esconde un mundo de repetición y monotonía, que al menos en mi caso, no he podido superar.

    Sera muy difícil que “no man’s sky” no sea el juego decepción del año. Saludos!!