Análisis Nioh

Hace la friolera de 12 años pudimos ver en el E3 del 2005 un tráiler sobre un musou con temática japonesa que nunca llego a ver la luz del día. Tras varios cambios de dirección, ideas renovadas y un cambio drástico en su jugabilidad, Nioh llega con un lavado de cara listo para hacernos sufrir.

No es ningún secreto que este juego se parezca en gran medida a Dark Souls, hasta su director ha confirmado que se ha inspirado en esta exitosa saga, y es por eso que vamos a dejar a un lado este hecho y centrarnos en lo que hace a Nioh especial y digno de estar en nuestra estantería.

LA HISTORIA

Primero pongámonos en situación, los acontecimientos que se viven en Nioh se desarrollan entre el final del siglo XVI y el comienzo del siglo XVII en Londres, donde la armada invencible española está causando graves problemas a Inglaterra. No contenta con los medios de los que disponen, la Reina Isabel busca ganar ventaja mediante el uso de un material con poderes especiales llamado Amrita, el cual es usado por los alquimistas para hacer verdaderas maravillas. Debido a la escasez de este material en suelo inglés, la reina envía una pequeña flota a Japón en busca de este preciado material.

Es en este momento en el que nuestro protagonista, William Adams, aparece como prisionero en la torre de Londres, y tras un pequeño encuentro con cierto personaje, se ve obligado a embarcar en dirección a Japón para recuperar algo preciado que le ha sido arrebatado. Y es aquí donde nuestra historia da comienzo, una vez llegamos a Japón nos encontramos en mitad de una cruenta guerra entre clanes en la que por desgracia nos vamos a ver ligeramente involucrados. Este conflicto ha llamado la atención de los Yokai, los cuales amenazan con mantener el equilibrio entre el bien y el mal, estos espíritus son enemigos del inframundo y vienen dispuestos a acabar con todos los humanos que se encuentren por medio, nuestra función será la de eliminar estas amenazas conforme buscamos al individuo que nos robó en Londres. Los Yokai son la causa de la corrupción y destrucción de gran parte del territorio que tendremos que explorar y funcionan con reglas especiales, las cuales van a ponernos las cosas bastante difíciles.

EL MUNDO DE NIOH

El mapeado del juego se divide en varias regiones, cada una está aislada de las demás. Una vez hayamos superado misiones principales de esa zona, nos aparecerá un barco con el que podremos navegar a la siguiente región o volver a las anteriores. Y no, Nioh no tiene un mapa de mundo abierto, en vez de eso los acontecimientos de la historia se narran con misiones y mapas independientes, algunos pecan de ser demasiado lineales y no tener apenas secretos, pero por suerte no es algo general. Cada vez que nos metamos en una misión no podremos volver al mapa del mundo hasta que la completemos, a no ser que dispongamos de cierto objeto consumible que nos permite abandonarla. Cada misión principal tiene como objetivo vencer a un jefe final, una vez lo hayamos vencido podremos avanzar.

Además de misiones principales, hay una gran cantidad de misiones secundarias que sirven en su gran mayoría para darnos equipo especial, conseguir gestos o incluso adquirir nuevos espíritus guardianes. A pesar de que puedan parecer poco atractivas a simple vista, estas misiones son de lo más variopintas, hay una gran cantidad de objetivos diferentes que las hacen más amenas incluso que las misiones principales. Tenemos el clásico de buscar a un jefe de zona, aguantar oleadas de enemigos, encontrar un objeto específico o asesinar a un objetivo en concreto, estas misiones le dan mucha vida al juego.

Si por algún casual las misiones principales y las secundarias no son un reto para ti, existe la modalidad de misiones del ocaso que básicamente son misiones especiales de un gran nivel de dificultad, normalmente se requiere mucho nivel para completarlas pero las recompensas bien merecen el sufrimiento por el que hay que pasar.

JUGABILIDAD

Dentro de cada misión hay varios pequeños altares llamados santuarios que funcionan como las hogueras en los Souls. Si descansamos ahí, recuperaremos la vida, los consumibles curativos, podremos subir de nivel y cambiar ciertas técnicas y objetos, pero los enemigos volverán a aparecer a excepción de los portales de invocación Yokai, los cuales solo aparecen una vez.

Dentro de estos altares hay unos pequeños seres llamados Kodamas, los cuales estarán desperdigados por todo el mapa de la región. Conforme vayas encontrándolos, te podrán dar, a cambio de dinero, una pequeña bonificación para encontrar más equipo especial cuando matemos a un enemigo o la posibilidad de que te suelten más botiquines entre otras tantas igual de útiles. Es muy recomendable molestarse en explorar para encontrarlos ya que suponen la diferencia entre quedarse sin vida a mitad de nivel o no.

Cada enemigo que matemos nos soltará sí o sí algo de dinero y existe la posibilidad de que también haya consumibles de diferentes tipos así como armas y equipo, además cada enemigo nos da una cierta cantidad de Amrita que funciona como experiencia y es necesaria para subir de nivel en los santuarios.

Otro detalle a destacar es que todo el equipo que podemos adquirir o crear dentro del juego se diferencia por niveles de rareza habiendo 4 en total. Primero tenemos los objetos blancos que sería lo más común dentro del juego, luego tenemos los objetos amarillos los cuales son más raros, los objetos azules serían los especiales y por últimos los morados que son los legendarios, cuanto mayor sea el índice de rareza mejores estadísticas y habilidades especiales tendrá el arma. Hay incluso la posibilidad de conseguir sets de armas y armaduras las cuales dan beneficios adicionales.

Durante toda nuestra travesía se nos irán dando puntos de habilidades especiales ya sea mediante objetos de misión o por adquirir destrezas de combate usando mucho el mismo tipo de arma, estos puntos sirven para aprender diferentes técnicas de combate que se hacen mediante combos. Cada arma tiene su rama de habilidades propia con diferentes técnicas, por lo que hay que prestar especial atención a esto ya que especializarse en un tipo concreto de arma nos hace la vida mucho más fácil.

Además de puntos de arma hay puntos de técnicas ninja y magia, estos puntos van de forma independiente y son mucho más escasos, sirven principalmente para preparar técnicas especiales tales como imbuir las armas con daño especial, sellos para debilitar al enemigo o crear armas arrojadizas especiales, estas técnicas se añaden como consumibles al inventario y tienen un uso limitado, pero podemos recargar los usos simplemente rezando en un altar.

COMBATE

Si hay algo que destaca por encima de cualquier otra cosa dentro de Nioh es sin duda su sistema de combate, que se centra principalmente en ser rápido y agresivo, aunque hay que destacar que la paciencia es algo primordial si no queremos morir por dar un movimiento en falso. Lo más interesante es el uso del Ki, que funciona como la estamina de toda la vida, pero cada vez que asestemos o bloqueemos un golpe este nos gastará parte de esta barra, cuando esta llega a 0 parpadeará en rojo hasta que se inicie la recuperación. Si durante ese breve lapso de tiempo recibimos un golpe, se nos romperá la guardia y no podremos parar el siguiente golpe. Pero, y aquí llega lo interesante, si al realizar uno o varios ataques presionamos rápidamente el R1 conseguiremos hacer un pulso de Ki que restaura más rápidamente el Ki gastado y si lo hacemos a la perfección tendremos un pequeño extra de ataque, hay muchas habilidades desbloqueables que dan mejoras bastante significativas al uso de los pulsos de Ki haciendo que estos sean vitales a la hora de enfrentarnos a enemigos poderosos, si logras aprenderte bien el uso esta técnica tienes la mitad del combate dominado.

Además del Ki tenemos 3 posiciones de ataque, estas posturas podremos cambiarlas en cualquier momento y cambian la forma de combatir, la postura más común y versátil es la media con la que realizaremos los ataques de forma normal, las demás sacrifican ciertas cosas para aumentar otras. En la postura alta, por ejemplo, realizaremos ataques más lentos pero a su vez serán más poderosos, esta postura mejora la posibilidad de bloquear ataques contra enemigos más grandes que tú, con la baja pasa justo lo contrario, ataques más rápidos pero con un menor daño.

Nioh cuenta con una pequeña selección de armas que se diferencian por varios tipos. Dentro de las armas de filo tenemos la katana convencional que es la más versátil en cuanto a uso, y las katanas dobles, que cuentan con una rapidez de ataque superior a costa de hacer menos daño. Por otro lado tenemos las lanzas que son idóneas si no queremos entablar un combate muy cercano y las hachas que son el tipo de arma más poderosas pero a su vez son las más lentas. Por último tenemos la kusarigama, que dispone de un rango medio y una gran rapidez de ataque en combos y con según que habilidades es posible realizar ataques con mucho rango. También tenemos las armas a distancia que nos permiten atacar a objetivos en sitios concretos o impactar a aquellos que no estén a nuestro alcance. Los arcos son el arma más débil pero a la vez la más rápida y versátil, si queremos más potencia de fuego podemos usar los rifles de mecha que hacen más daño a costa de no poder movernos, y por último tenemos los cañones de mano que arrasan con cualquier cosa que se ponga en medio.

Además, existe la posibilidad de tener como “compañero” a un espíritu guardián, el cual podremos convocar cuando las cosas se pongan feas, para ello deberemos recolectar cierta cantidad de Amrita en combates, una vez se haya llenado el circulo que está al lado de nuestra vida y Ki, podremos invocarlo en cualquier momento. Cada espíritu guardián funciona de forma diferente y tiene ciertas características únicas. Una vez lo invoquemos, este poseerá el filo de nuestra arma y lo dotará de un gran poder de ataque, además nuestra vida desaparece momentáneamente y da paso al poder del guardián. Una barra nos indica el poder restante que le queda y depende tanto del tiempo como de los impactos que recibamos, así que en vez de perder vida perderemos parte del tiempo de invocación, por lo que no conviene ir a lo loco si realmente lo necesitamos.

Aparte de este daño extra, cada guardián tiene un efecto adicional, algunos nos recuperan vida con el tiempo, otros nos permiten encontrar más objetos, otros nos dan más vida o defensa entre otras muchas habilidades, hay una grandísima cantidad de guardianes y merece la pena completar las misiones secundarias que los desbloquean, nunca se sabe cuándo un tornado de fuego o un aumento de vida nos puede ir bien.

Otra de las funciones que cumplen los guardianes es la de marcarnos el lugar donde hayamos muerto, en ese punto se quedará toda la Amrita que teníamos encima y hasta que no vayamos a recuperarla no podremos hacer uso de nuestro guardián ya que no está físicamente con nosotros, aunque si por el camino morimos otra vez perderemos toda esa Amrita pero el guardián volverá con nosotros.

FUNCIONES ONLINE

Por el momento Nioh tiene pocas funciones online, por un lado tenemos el clásico cooperativo para un dos jugadores al cual accedemos desde “La puerta de Torii” del “Punto de Inicio”, aquí tenemos un buscador donde encontrar a cualquier jugador en una misión concreta o con unas directrices específicas, en ese sentido es bastante completo ya que puedes elegir donde y cuando pelear y con el sistema de contraseñas no es difícil encontrarse con un amigo, y si no siempre puedes darle a elegir al azar y que el destino elija.

Y la otra función, para mí la más interesante, es la posibilidad de invocar espíritus de jugadores que hayan muerto, se podrá hacer mediante las tumbas rojas que irán apareciendo por todas partes, lo mejor del tema es que si vences a este espíritu te llevas parte del equipo con el que ha luchado, algo especialmente útil a la hora de farmear un tipo de objeto específico ya que no es tan fácil encontrar equipo de gran calidad por ahí.

APARTADO TÉCNICO

Dentro del menú de opciones, podemos encontrar la posibilidad de seleccionar diferentes modos de imagen según nuestras preferencias a la hora de jugar a este tipo de juegos. Por un lado tenemos el modo vídeo donde se le da más importancia a la resolución que a los fps, en este modo podemos jugar a 30 fps con una resolución de 1080p o 4K si jugamos en una PS4 Pro.

En el modo acción prima más la tasa de frames por segundo que la resolución pudiendo jugar a unos estables 60 fps con una resolución de 720p en PS4 y 1080p en Ps4 Pro. Por último, tenemos la opción de jugar en modo variable donde la resolución se pone como en el modo vídeo y el framerate se desbloquea, esto hace que los fps vayan bailando más de lo normal y aunque con pocos enemigos no hay mucho problema cuando se juntan muchos enemigos en un lugar con efectos y luces la PS4 sufre un poco y no te asegura que los fps vayan a estar estables.

En el apartado sonoro no hay grandes sorpresas, los efectos de sonido suenan bastante bien pero por desgracia la música no toma mucho protagonismo, y muchas veces, sobre todo en misiones secundarias, que se repiten las mismas pistas de ambiente.

En cuanto al idioma el juego, viene doblado acorde con la nacionalidad de cada personaje, es decir, William hablará en todo momento inglés, mientras que los personajes japoneses hablarán japonés a excepción de un par que se comunicarán en inglés con William, aunque esta diferencia de idiomas no es un problema, ya que viene perfectamente subtitulado al español y los diálogos mayormente se encuentran en secuencias de vídeo o en momentos donde no hay enemigos, por lo que va a ser difícil perderse algo.

CONCLUSIÓN

Nioh es sin duda un gran juego y, como fan de la saga Souls, me gusta el estilo de juego que presenta, pero no me convence demasiado el sistema de misiones y regiones, ya que no son pocas las veces que se reciclan mapas con una iluminación diferente, aunque hay que admitir que las sesiones de juego no se hacen pesadas y es difícil atascarse en un sitio en concreto.

Esto me lleva al tema de dificultad, no sé si es porque ya estoy curado de espantos con este tipo de juegos, pero no me ha parecido muy desafiante. Si que es cierto que las misiones del ocaso son un dolor tremendo, pero fuera de eso es fácil hacerse con los patrones de ataque, y con suficiente paciencia y control del Ki hay pocos enemigos que se te resistan. No es que sea un paseo pero durante las primeras 12 horas solo he sudado una o dos veces, esto no es que sea algo malo realmente, el juego se hace más accesible a los demás y permite a más gente poder disfrutarlo sin la frustración clásica de este tipo de juegos, pero personalmente creo que la gracia de estos títulos radica en su dificultad.

Por lo demás, el juego me parece muy completo. El sistema de combate es una maravilla, es muy completo y no se basa solo en ataque simple y ataque fuerte, por no hablar de las técnicas de combate, además de los diferentes guardianes que te permiten jugar de formas muy diferentes. Un juego bastante recomendable a aquellos que no tuvieron suficiente con los Souls o Bloodborne.

Oplatan

Oplatan

Amante de los videojuegos desde que tengo memoria, que nunca le dice que no a un cooperativo, muy fan de los survival horror y de los juegos de rol y policonsolero a jornada completa ya que no me gusta privarme de ningún exclusivo. Entusiasta del cine y de la pintura desde que tengo uso de razón.
Oplatan

Latest posts by Oplatan (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: