Análisis Need for Speed

Need for Speed es una de las sagas de carreras más longevas que siguen en activo en el mundo de los videojuegos. Tras varios títulos desarrollados por los creadores de los magníficos Burnout, ahora Electronic Arts ha decidido hacer un medio reboot retomando la saga tal como se inició en la generación de Playstation 2, con Need for Speed Underground como punto de origen para crear un nuevo título. Así nace el nuevo Need for Speed, así, a secas, sin subtítulos, denotando la búsqueda de raíces perdidas donde se potenciarán, una vez más, el tuning y los neones.

need-for-speed

La aventura de carreras que analizamos hoy transcurre en Ventura bay, una ciudad ficticia que, como hacen otros juegos, se basa directamente en una real, en este caso, Los Angeles. ¿Qué va a tener de especial? ¿donde lucen mejor las luces de neón? En la noche, y es que el nuevo Need for Speed también parte de que nunca se hace de día. Pasaremos desde el atardecer a la noche más oscura y después de nuevo amanecerá empalmando con el atardecer. Las noches se te van a hacer muy largas en Need for Speed, pero como decimos ¡Donde lucen mejor las luces y efectos que en la noche!.

Precisamente ahí tienen algo de lo que presumir, la noche está representada de forma estupenda, y la ambientación e iluminación, sumado a unos gráficos que representan de lo mejor en la generación en juegos de carreras libres dan un muy buen aspecto general a Need for Speed, y eso se transforma en espectacularidad cuando lo que hacemos es correr por las calles a 200 kilómetros por hora perseguido por la ley mientras nos debatimos por ser el mejor corredor de Ventura bay.

need-for-speed-2

La jugabilidad no se nota muy renovada, pero sí está solidamente representada, con un hilo conductor de la historia llevado por cinemáticas de vídeo real en el que los compañeros de afición irán poniéndonos en situación para demostrar día a día de lo que somos capaces con nuestras manos a las manos de un volante. Básicamente siempre que no estemos dentro del coche, estaremos o en el garaje tuneando, mejorando y vistiendo nuestro coche, además de comprando nuevos con los que seguir compitiendo y continuar escalando entre los mejores corredores nocturnos de la ciudad. El juego tiene como obligatoriedad el estar conectado a Internet, y es que mientras corremos veremos a más jugadores online, hasta 8 en todo el mapeado, y no solo podremos cruzarnos con ellos, también podremos ver como hacen las pruebas en tiempo real al mismo tiempo que tú, e incluso me ha parecido observar que si quieres hacer la misma prueba que otros jugadores, tienes que esperar a que el termine. Detalles que se permiten en un juego que también podría haberse dejado offline sin problemas, en nuestra opinión.

La conducción es, como cabía esperar, de lo más arcade, y las pruebas nos permitirán poner a prueba nuestro dominio tanto de la conducción como los derrapes. Tendremos total libertad por la ciudad, y no tendremos viaje rápido, por lo que a cada prueba que nos salga en el mapa tendremos que buscar la mejor ruta y tirar millas hacia allí. Mientras tanto veremos distintas mini-pruebas que encontraremos y querremos realizar, como las de quemar rueda en círculos, que aunque no tienen mucho misterio, sería como dejar tu firma en el lugar, un “yo he estado aquí”. Para hacer pruebas y avanzar en la historia tendremos un móvil en el que recibiremos llamadas y mensajes de nuestros amigos, los cuáles nos irán retando además de proponiéndonos a carreras ilegales con los mejores, siempre con la idea de disfrutar de su hobby. Una de tus amigas es la mecánica, y siempre estará para echarte un cable e instalarle todo tipo de mejoras al coche, que podremos personalizar de modo casi enfermizo, y os aseguro que, técnicamente, las carrocerías también te quitan el hipo, con todo tipo de reflejos en pinturas metálicas totalmente realistas.

need-for-speed-3

Y es que técnicamente, como os introducía anteriormente, el juego es un portento, absolutamente impresionante y de lo mejor del título. Las luces nocturnas de una ciudad, la lluvia y los efectos climatológicos son acongojantes, y solo echamos de menos… el día, con este apartado técnico los amaneceres y atardeceres completos habrían sido un espectáculo visual que nos perdemos. Detalles como la destructividad del escenario, pasando por mobiliario de la ciudad casi totalmente destructible, está muy conseguido, por no hablar de los efectos de chispas y objetos que se mueven de forma realista a nuestro paso. Un muy buen trabajo.

En definitiva Need for Speed te gustará si eres fan de la saga, si prefieres una conducción arcade a la simulación, y si disfrutas del tunning y la personalización de tu coche. Una vez más, y como pasó con The Crew, vemos un concepto online desaprovechado, nos encantaría ver este modo en juegos como estos al estilo “Test Drive Unlimited”, ya que nos ponemos con el online, pisamos el acelerador y le damos un ambiente MMO. Por lo demás, cualquier fan de los juegos recientes y de los de coches de mundo abierto disfrutará como un enano, más por su espectacularidad que por su innovación.

Sígueme en

Museboy

Como la mayoría de vosotros, crecí jugando a videojuegos y ahora, y desde 2011, intento transcribir toda la pasión por este mundo en La Fortaleza de LeChuck. Además de este mundillo también amo el de la tecnología, seguidme en Twitter y sabréis de que hablo.
Sígueme en

Latest posts by Museboy (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: