Análisis Guardians of the Galaxy: The Telltale Series

Hace ya un par o tres de años surgió el rumor que la empresa Telltale Games, entonces en plena fiebre de lanzamientos de títulos pertenecientes a jugosas licencias, anunció que estaba trabajando en un juego basado en una licencia de Marvel. Como es de suponer, la expectación de cuál de las franquicias sería la elegida fue elevándose, debido a todo lo mucho y variado que La Casa de las Ideas puede ofrecer, hasta que se terminaría desvelando que ésta sería nada más y nada menos que Guardians of the Galaxy, basándose en la película que arrasaba en taquilla en 2014. Curiosamente, se da la circunstancia excepcional que una empresa de videojuegos logra trabajar en proyectos de las rivales DC Comics y Marvel prácticamente a la vez, ya que tras aportar su singular punto de vista al universo Batman, ahora nos llega un nuevo relato basado en la pandilla de inadaptados galácticos, hasta hace poco semi-desconocidos, pero que están cayendo más que simpáticos en taquilla -justo mientras se está escribiendo este artículo se acaba de estrenar con éxito de público Volumen 2 en los cines-. Después de un tibio, aunque correcto, Batman: The Telltale Series, ¿nos encontraremos más de lo mismo?

A estas alturas a Telltale ya la conocemos de sobra. Desde el pelotazo que resultó ser la primera temporada de su The Walking Dead, con ovaciones generales y varios galardones de premio del año incluidos, se han especializado en realizar prácticamente el mismo juego, pero con diferente collar. Si la fórmula sigue funcionando casi siete años después, es en gran medida por la capacidad que tiene este estudio de dotar a sus proyectos de guiones interesantes, y un buen trabajo de construcción de personajes, por lo general. Gracias a ello, desde ese ’hit’ universal nos han traído para nuestro entretenimiento propuestas dignas de mención, como las continuaciones del propio The Walking Dead, el ameno y marcadamente ‘noir’ The Wolf Among Us, o el maravilloso juego con más chispa hasta ahora de la compañía: Tales From The Borderlands. Precisamente, y no es mala señal ni mucho menos, el primer episodio de este Guardianes de la Galaxia recuerda mucho en tono y ritmo a éste último ejemplo. Lo cual es afortunado y celebrado, ya que precisamente lo que le pega a esta historia, cosa que se consigue las películas, es un toque canalla y desenfadado.

De momento es lo que parece, ya que es pronto para valorar el conjunto. Este primer episodio de hecho, y como es habitual, apenas dura dos horas completarlo. Y hay que tener en cuenta que el juego arranca con mucha fuerza -de hecho pasa algo sorprendente que revienta por completo todo el universo cinematográfico de Marvel, y que se cargaría por completo la actual cadena de películas, acabando con la trama-, pero que una vez que sucede el resto del episodio es bastante tranquilo, aunque no por ello poco interesante. Se nota que este primer episodio se está utilizando para sentar las bases de lo que vendrá después, con conflictos entre los personajes, villanos misteriosos, medio hermanas vengativas, y artefactos místico-cósmicos involucrados.

Los personajes están reflejados como en las películas en las que se basan, aunque en algunos el aspecto físico es más cercano al del cómic del que son estos personajes originarios. Starlord, sigue encabezando esta banda de gualtrapas espaciales, al estilo del héroe fanfarrón y chulesco interpretado por Chris Pratt, Gamora sigue siendo la aliada fiel y amante de las Ginsu de teletienda, Drax el Destructor la misma bestia parda con problemas para entender las figuras retóricas, Rocket el mapache interesado y adorablemente irónico que se espera de él, y Groot… Bueno… Él es Groot.

El juego pues, es la típica historia por entregas de Telltale, con todo lo que ello conlleva, así que ya podemos afirmar que va a basar todo su interés en las relaciones entre estos personajes, y en ahondar -de momento esto ya se da de refilón en este primer episodio- en las discusiones internas y en los traumas del pasado de los protagonistas. Y dichos traumas van a ser bastantes importantes, ya que tienen relación directa como descubriremos enseguida con el artefacto realmente protagonista de esta historia.

A pesar de tanta decisión moral, y tanto “‘X personaje’ recordará esto” (que ya empieza a dar la risa floja cuando lo vemos, por el poco impacto real posterior en los últimos juegos), el juego contiene las dosis de acción esperables, metidas con calzador con los ya habituales Quick Time Events de la compañía. Es difícil encallarse con ellos, pero incluso fallando alguno, la acción simplemente se retrocede unos segundos para que volvamos a intentarlo de nuevo. Además se vuelve a utilizar la fórmula de “visión especial” para que Starlord pueda identificar y rastrear objetos en los momentos breves de exploración, algo insisto visto de alguna manera en los últimos juegos de la compañía. Incluso el sistema implementado en Batman de juego compartido con amigos, ideal para retransmisiones en stream, aparece. Y nos llega en inglés, con subtítulos en castellano neutro, como es tradición desde Minecraft: The Telltale Series. Con lo cual, pocas novedades reales aporta este título a lo ya visto, por no decir ninguna.

Y hablando precisamente del apartado técnico hay que lamentablemente volver a comentar lo mismo de cada artículo de esta compañía. El diseño artístico es correcto, es lo más rescatable… Pero siguen habiendo lagunas en las animaciones, tanto de movimientos como faciales, los escenarios se ven tristes y medio vacíos al compararlos con el celuloide, y los personajes a veces gráficamente da grima mirarlos. Con hacer un cortar y pegar de otros análisis de la compañía, el punto del apartado técnico está cubierto (algún día lo haré para ver si estáis atentos). Lo más deprimente es que después de tantos juegos y tantas quejas de los usuarios, que por cierto la mayoría disfrutan de sus aventuras gráficas, no parece que a Telltale le interese mejorar en este aspecto, así que es de imaginar que la situación seguirá así en el futuro. Al menos sus guiones, la piedra angular y punto fuerte de sus juegos, les permite seguir gozando del favor de muchos seguidores, y es que en este aspecto en Guardianes de la Galaxia cumplen, y aunque es pronto, realmente quiero saber más. Me ha sabido a poco este primer episodio.

Uno de los aciertos que hay que apuntarle a este juego es su apartado musical. Si en las películas tenemos los maravillosos cassettes ochenteros “Awesome Mix”, Telltale ha preparado su propia selección (“Rad Mix Vol.1”) que esperemos se vaya desgranando durante los sucesivos episodios. De momento la elección de tema principal, con el “Livin’ Thing” de ELO, es clavarlo, y aunque de momento se queda nuevamente en comparación pobre con las películas, es de esperar que la cosa vaya a más en lo que queda por venir de la temporada. Lo que sí es una gozada, aunque sea un detalle, es ver los títulos que tienen los logros que vamos desbloqueando, con títulos de canciones míticas de los 70 y los 80.

En definitiva, para los amantes de las peripecias de Peter Quill y sus Guardianes de la Galaxia, es una aventura más que recomendable, heredera directa de los guiones frescos y las conversaciones con chispa de Tales From The Borderlands. Las relaciones entre los personajes han de dar lo mejor del título, y tras un inicio rompedor y un episodio de presentación de la historia, esperamos que la trama despegue hacia pastos más verdes. Por desgracia es lo mejor que se puede decir de este primer episodio, ya que si no nos entra la fórmula clásica de Telltale, por cansancio o porque simplemente no es lo que buscamos, apartadlo de vuestra vida, porque no hay ningún cambio en ese aspecto. En cuanto a los que busquen una continuación directa de las películas, o una historia paralela al universo cinematográfico, también quitáoslo de la cabeza. Como en Batman, Telltale hace suya esta franquicia para explicar algo diferente partiendo de la misma base. Y os aseguro que tal como empieza no podían romper más con dicho universo cinematográfico. Por suerte, como hemos dicho, la esencia canalla de los personajes se mantiene, no hay más que ver por ejemplo las cachondas secuencias post créditos al final. Y aunque breve, ha sido una experiencia disfrutable, aunque sólo sea por sentirnos durante un par de horas como uno más de estos inadaptados que se hacen llamar los “Guardianes de la Galaxia”.

Heko
Sígueme en

Heko

Se peleó de pequeño por hacer funcionar un ZX Spectrum, lo cuál no presagiaba nada bueno a largo plazo, aunque curiosamente él lo recuerda con cariño. Ya de mayor, sufrió un terrible accidente al retirar un USB de su puerto sin esperar a qué fuera seguro quitarlo. La catástrofe asoló medio continente, aunque la radiación le concedió el superpoder mutante de escribir sobre todo lo que a él le apasiona. Entre otras cosas, por supuesto, sobre “eso de los marcianitos”.
Heko
Sígueme en

Latest posts by Heko (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas:

  • Manuel Martin

    he jugado bueno error he visto las series de telltale en su mayoria, y he de admitir que ahora que estoy con Batman terminado el episodio 1, telltale deberia de vender muy poco, solo por ver si se esfuerzan mas, porque vamos que de secuencias en que la cabeza de bruce wayne es como la niña del exorcista, o esos saltos de pantalla que arrastran desde walking dead season 1, y hace sumenos que sino pulsas el boton la mayor parte de veces la secuencias no cambian, eso si como siempre la historia tiene su enganche, pero no son juegos son video aventuras y poco mas, entre mis mejores estaran tanto tales borderlands como wolf, pero es una pena que una compañia que ha tenido tan buenas licencias este tan estancado y no cree una aventura donde el jugador se implique mas y sobre todo este bien realizada tecnicamente.

    • Heko

      Totalmente de acuerdo, hace falta que algún día Telltale salga de su zona de confort, y desgraciadamente creo que sólo pasará el día que se peguen una ostia fuerte en ventas. Y eso en un negocio como los videojuegos suele ser peligroso, así que tampoco se lo deseo… Pero es una pena, porque han demostrado que ideas no les faltan, pero en fin. Mientras traigan buenas historias que nos entretengan (se consideren juegos o videoaventuras, da igual) no nos quejaremos demasiado.