Análisis Get Even

El cerebro es la estructura más compleja del universo, y la base de esa estructura es la memoria. Cada vez que evocamos un recuerdo, lo abrimos, modificamos y guardamos esos cambios para la próxima vez que accedemos a él. ¿Pero hasta que punto podría intervenir la tecnología en la manipulación de los recuerdos? Esta y muchas otras preguntas se dan cita en Get Even.

Get Even es un thriller psicológico en primera persona desarrollado por The Farm 51, un estudio polaco fundado en 2005 por tres veteranos de la industria. Para este título, han contado con la participación de los guionistas Iain Sharkey y Stephen Long, quienes han aportado su experiencia en TV para construir una trama sólida que atrape al jugador.

La historia de Get Even da inicio con la llegada de Black, nuestro personaje, a un edificio abandonado donde unos hombres armados tienen retenida a una joven. Con la intención de liberarla, irrumpe en el interior pero sus intentos se frustran cuando una bomba estalla y todo se desvanece. Aún confundido por la extraña experiencia y con amnesia, despierta en un psiquiátrico decrépito que aún alberga algunos internos en sus celdas. Una misteriosa voz que se hace llamar Red indica a Black que está bajo tratamiento y le ha implantado un avanzado visor llamado Pandora que le arrastrará a explorar los más oscuros rincones de su mente para así averiguar las claves del secuestro de la chica y otras pruebas de un suceso aún mayor.

Algunas imágenes de Get Even pueden engañarnos haciéndonos creer que estamos ante un juego de terror, pero una vez que se escarba bajo la superficie descubriremos que, salvo algunos sustos estratégicamente situados para torturar al personaje, estamos ante una compleja aventura de investigación.

El juego se estructura en varios arcos argumentales a los que accederemos a través de fotografías. Black se sumergirá en ellas y su mente lo transportará a una localización determinada donde tendrá que reconstruir los hechos aproximándose a personas e interactuando con objetos con el fin de recordar qué sucedió aquel día. Nuestro protagonista dispone de un dispositivo muy parecido a un smartphone con sistema de mensajería, GPS, linterna, escáner y luz ultravioleta que nos ayudará a superar cada nivel. Una de las funciones indispensables del aparato será el escáner, el cual nos permite rastrear objetos y todo tipo de sustancias sospechosas para obtener el ADN del portador. También será vital el GPS para detectar al enemigo y los puntos manipulables del escenario.

Durante nuestras incursiones mentales, Red estará siempre muy pendiente y aportará consejos para resolver con éxito las investigaciones. La información que consigamos en cada nivel completará alguno de los casos abiertos con pruebas. Es así como Get Even sigue una estructura bien sencilla. Cada fase completada nos desbloquea nuevos recuerdos a los que accedemos mediante fotografías. Asimismo, tenemos una instantánea que nos conduce a una sala central que aloja pizarras con pruebas de cada caso y su índice de resolución. Desde allí podremos consultar información y rejugar los niveles para obtener el 100% si se desea.

La acción estará muy presente durante todo el juego. En nuestros fragmentos de recuerdos, además de rememorar hechos y recoger pruebas, tendremos que lidiar con individuos hostiles. Podremos neutralizarnos con nuestras armas (destacar el “Dobla Esquinas”, un rifle experimental que nos permite disparar por nuevos ángulos), o hacer uso del sigilo, es decir, la opción de no violencia, lo que nos permitirá hacer más estable el recuerdo. El GPS nos indicará en todo momento los pasos que siguen los enemigos, además de señalarnos los puntos que mediante el escáner nos aportarán cobertura extra o abrirán nuevos caminos.

No obstante, en tramos como el del psiquiátrico, algunas decisiones tendrán consecuencias, así que ojo con ser de gatillo fácil. Por otro lado, en nuestro recorrido hallaremos algunos puzles que nos darán un respiro. A menudo algunas puertas nos bloquearán el paso, momento ideal para hacer uso de luz ultravioleta para iluminar lo invisible o echar un ojo a las indicaciones próximas para obtener la respuesta. Sin embargo, también habrán otros más elaborados en la recta final que pondrán a prueba nuestra perspicacia.

En el apartado técnico, Get Even no destaca especialmente. Los gráficos son correctos aunque a veces nos toparemos con texturas realmente pobres. Sin embargo, no entorpecen la experiencia y funcionan a la hora de introducirnos en la atmósfera decadente de cada recuerdo, especialmente en el psiquiátrico, donde los individuos que han perdido la cabeza y unas siniestras marionetas nos jugarán malas pasadas. El sonido cumple con su labor de añadir tensión en los momentos clave, y a menudo escucharemos melodías misteriosas como ensordecedoras que torturarán al bueno de Black. “Puppet masteeeeer!”

Get Even nos lleva a un interesante viaje por los recuerdos de la torturada mente de Black mientras se pone en entredicho hasta qué punto son manipulables los recuerdos y qué es real cuando nuestro cerebro revive un momento anterior. Sin embargo, también es una aventura donde comprobaremos cómo la ambición y un pasado turbulento pueden desencadenar consecuencias dramáticas a varios niveles.
En definitiva, una notable experiencia que, aunque pierde fuelle hacia la parte final cuando se alarga la duración de forma artificial repitiendo ciertos niveles, es muy recomendable. Get Even ya está disponible en Steam y se lanzará en Xbox One y PS4 el día 23 de este mes.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: