Análisis Dragon Quest VIII para 3DS

Dragon Quest es una de las sagas de rol más longevas y exitosas del país del sol naciente. Sus entregas han llegado a numerosas consolas y dispositivos móviles, e incluso se han desarrollado remakes como Dragon Quest VII para 3DS. Mientras esperamos la siguiente entrega, Nintendo nos trae para 3DS la revisión del clásico Dragon Quest VIII, uno de los títulos más queridos por la comunidad.

Dragon Quest VIII: El periplo del Rey maldito se lanzó en Japón para PS2 en 2004 y fue el primero de la saga en aterrizar en España años después. El juego tardó un tiempo en llegar a occidente debido a que introdujeron voces en inglés, las cuales se mantienen en esta actualización para 3DS.

La historia de Dragon Quest VIII nos lleva hasta el pueblo donde vive el maestro Rylus, el único que puede acabar con la maldición que afecta al Rey Trode y a la princesa Medea. Sin embargo, el maestro ha muerto asesinado a manos de Dhoulmagus, el individuo responsable de la apariencia monstruosa de la pareja. Nuestro héroe y sus amigos tendrán que viajar por el mundo para encontrar al malvado hechicero y enfrentarse al terrible mal que acecha al mundo.

Dragon Quest VIII continúa su buen hacer y nos adentra junto a nuestros camaradas en una maravillosa aventura por un mundo con numerosos pueblos y gente con la que compartir momentos entrañables. Algunos de estos ciudadanos nos pedirán ayuda con los problemas que enturbian sus vidas, pero ciertas misiones solo se podrán descubrir dependiendo del momento del día. Si deseamos que pase el tiempo rápidamente, tan solo tenemos que descansar en alguna posada para vivir otros acontecimientos. Dragon Quest VIII recupera así el ciclo día-noche de Dragon Quest III, IV y V. Otro de los fuertes del título es el mundo abierto tan presente en la saga; podremos explorar cada rincón del mapa y descubrir los secretos que alberga.

Dragon Quest VIII supuso un gran salto en la saga con un nuevo aspecto visual y animaciones que hacían la experiencia mucho más satisfactoria. Los gráfico de corte clásico con personajes cabezones tan habituales en la franquicia dio paso a modelos más estilizados que recuerdan a un anime de Akira Toriyama, quien nos hará disfrutar con sus nuevos diseños. El título también perdió el modo vista de pájaro y la cámara pasó a la parte trasera. Asimismo, cuando entramos en combate, los personajes aparecen de espaldas, por lo que se abandona la vista en primera persona tan característica.

Otro cambio que sufrió Dragon Quest VIII respecto a otra entregas fue la visibilidad del grupo. Solo será visible el personaje principal mientras recorremos el mundo, el resto se desplegará cuando entremos en combate o si pulsamos sobre “hablar” donde se nos permite elegir con quién deseamos intercambiar unas palabras.

Gráficamente, Dragon Quest VIII de 3DS está un peldaño por debajo del clásico de PS2 pero pone la consola al límite y por ello se ha tenido que prescindir del 3D (¿es que alguien usa eso?) También ha tenido que sacrificar algunas texturas y sufre algún que otro efecto de popping en exteriores. Sin embargo, luce de maravilla dentro del catálogo de 3DS y si lo comparamos con Dragon Quest VII, o su remake para 3DS, representa un cambio muy significativo.

En cuanto al sistema de combate, monstruos y opciones, continúa prácticamente inalterable. ¿No habéis jugado a Dragon Quest 7 y no tienes ni idea de la saga? Pues es un sistema por turnos tradicional con ataque, magia, habilidades, objetos, etc. Es importante comprar nuevo equipo durante la aventura y levear matando monstruos, los cuales son ahora visibles, es decir, desaparecen los encuentros aleatorios para que el jugador los vea y decida si desea enfrentarse a ellos. En esta versión se han ajustado las subidas de nivel y algunas habilidades y jefes para hacerlo más equilibrado. Cuando subamos de nivel, podremos repartir los puntos de destreza entre armas y habilidades. En cuanto a las mazmorras, en nuestro mapa se observar su recorrido y sabremos dónde estamos en todo momento, lo mismo pasa en otras localizaciones. Al final de cada mazmorra un jefe nos plantará cara.

Por último, hay que hablar de la fantástica banda sonora de Koichi Sugiyama, quien no nos decepciona ofreciéndonos un repertorio de temas clásicos y otros totalmente nuevos. Lamentablemente, esta versión de 3DS no incluye los temas orquestados pero aún así las piezas de Sugiyama suenan estupendamente. También hay que lamentar que las voces nos llegan en inglés, sin posibilidad de escoger las japonesas.

Estas son otras de las novedades incluidas en la versión de Dragon Quest VIII para 3DS:

  • Opción de cámara de fotos. Sácate una instantánea junto a tus compañeros y compártela mediante Street Pass.
  • Nuevos personajes: Rubí y Morrie se unen a tus filas.
  • Más cinemáticas y trasfondo: la versión de 3DS dispone de nuevas secuencias para hacer el juego más espectacular y aporta más escenas que complementarán la historia de algunos personajes.
  • Nuevas criaturas y mazmorras.
  • Nuevas opciones de combate: podemos elegir “acelerar” para que los combates se resuelvan a toda velocidad. También se incluye la opción de guardado rápido para no tener que visitar la iglesia constantemente.
  • Nuevo final

Dragon Quest VIII nos devuelve a la época dorada de la saga con novedades y cambios para hacerlo más accesible al jugador de ahora pero sin perder la magia del clásico. Un juego con horas de diversión que no defraudará a los fans del género.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: