Análisis Divinity Original Sin 2

Los RPG isométricos han vuelto para quedarse. Ya son muchas las compañías que apuestan por un subgénero que cada día acumula más fans y se reinventa constantemente. De hecho, Larian ya nos demostró con Divinity Original Sin cómo se puede renacer desde las cenizas y dar una vuelva a la jugabilidad para atraer a nuevos jugadores con una obra hecha con esmero. La segunda parte de esta nueva serie no se hizo esperar, y tras un Kickstarter muy positivo, y un año de early accessDivinity Original Sin 2 ha llegado a las principales plataformas de PC, y lo ha hecho con cerca de medio millón de unidades vendidas a sus espaldas. Y no es para menos, ya que estamos ante un juego que supera con creces a su antecesor por muchas razones que trataremos en este análisis.

Divinity Original Sin 2

Divinity Original Sin 2 es otro juego fruto de un Kickstarter, aunque hoy en día tendríamos que puntualizar y añadir “un buen Kickstarter”, es decir, un proyecto apoyado con el dinero de los seguidores donde la compañía se esfuerza en desarrollar un producto de calidad escuchando a los backers y publicando frecuentemente actualizaciones sobre el desarrollo. No obstante, y para garantizar la calidad de su nuevo trabajo, el título se pasó 12 meses en acceso anticipado para que los fans enviaran sugerencias y reportaran bugs con el fin de llegar al grado de calidad que establece el estudio. Pero las opiniones optimistas no tardaron en llegar, y tanto prensa como jugadores se rindieron a los pies de un juego que desprende carisma desde el primer minuto.

¡Alto, viajero! Unos apuntes antes de empezar

Bueno, supongo que ya sabéis cual es el primer paso antes de adentrarse es una épica aventura de estas características, ¿verdad? Claro que sí, ¡el flamante editor de personaje! De un editor a otro, las opciones suelen variar, por eso creo interesante dedicar unas líneas a repasar las clases y otras elecciones importantes. Estas son las categorías más destacadas que tenemos que complementar en nuestra ficha de personaje:

  • Origen: enano, elfo, humano, lagarto y sus versiones en muerto viviente. Puedes jugar muerto, sí, porque los fantasmas también tienen derecho.
  • Clase: brujo, clérigo, mago, mago de batalla, conjurador, encantador, guerrero, inquisidor, caballero, metamorph, explorador, ladrón, asesino y viajero. Vais a estar un rato entretenidos debatiendo qué es mejor dadas las habilidades de cada una.
  • Talentos: aquí se abre otra larga lista de mejoras para nuestro personaje. Tenéis desde hablar con los animales, hasta ser un torturador o escapista. Yo opté por la primera, ya que me divertí mucho con este talento en el anterior juego.
  • Origen: erudito, noble, soldado… Como novedad, el origen nos ayudará en algunas opciones de diálogo.
Divinity Original Sin 2

Lista para comerme el mundo

También se muestran unas cuantas opciones para cambiar nuestro aspecto físico y voz, y se nos pide que escojamos instrumento clásico. Pero oye, que si quieres comenzar de forma rápida, existen personajes ya creados con nombre y apellidos. ¡Listo! Comenzamos. O no, espera. Siempre es recomendable echar un vistazo a las opciones, pero en este caso es incluso más importante. Por ejemplo, no tenía activada la casilla de “Enable Edge Panning“, que nos permite desplazar la cámara lateralmente cuando el cursor se sitúa en el borde de la pantalla, algo muy popular en los juegos de antaño. Otra opción a tener en cuenta para los que usan varios monitores es la de establecer que el cursor no se mueva de la pantalla donde se ejecuta el juego. Y así tenéis un porrón. Ahora sí, que dé inicio nuestra historia.

Los desterrados

Nuestro personaje seguro que ha vivido días mejores que los del comienzo del juego. Despertamos en un barco rumbo a Fort Joy, una isla donde son confinados los “Sourcerer”, individuos con unos poderes sobrenaturales que son apartados de la sociedad por el peligro que representan. Este grupo está vigilado por la atenta mirada de los “Magisters”, una milicia corrupta que ocupa todo Rivellon y que no duda en utilizar la fuerza si algún civil muestra magia tipo “Source”, poder extraído directamente de la “fuente”. Pero algo oscuro se está tejiendo en Rivellon: los “Voidwoken”, seres regresados del vacío, están emergiendo y trayendo la desgracia al mundo. ¿Podrás luchar contra los Magister y sus aliados? ¿Y acabar con lo maldad que acecha desde las entrañas de Rivellon? Solo quien se alce como Divino será capaz de traer la paz. Ve y reclama tu trono, Sourcerer.

Si os parece interesante este resumen, más os lo resultará el juego. Para no andarme con rodeos: la trama de Divinity Original Sin 2 se merienda a la de su antecesor con un comienzo trepidante donde vivimos en primera persona un espectacular enfrentamiento y la posterior llegada a las playas de Fort Joy. Hemos sobrevivido, pero los horrores que observaremos allí nos harán desear que hubiéramos fallecido en las aguas del frío océano.

Divinity Original Sin 2

Al comienzo del juego, un collar nos oprime e impide la utilización de poderes de Sourcerer

Después de disfrutar de la introducción de Divinity Original Sin 2, caí en la cuenta de que la mayoría de CRPGs que han aterrizado en los últimos años tienen un comienzo donde prima la narrativa por encima de la acción frenética. El ritmo es sosegado con la intención de introducir al jugador en la atmósfera y primeros compases de la trama. Sin embargo, este título te deja sin respiración con acción y sorpresas continuas hasta poner un pie en la isla. Una vez nos aclimatamos a nuestro nuevo “hogar”, se irá desmenuzando la trama y descubriremos cuál es nuestro cometido en el mundo.

Solo apto para exploradores

Divinity Original Sin 2 se divide en grandes áreas. Mapas enormes para desbloquear con poblados, bosques, mazmorras ocultas y gente que siempre tendrá alguna misión disponible. Completar y descubrir los secretos de estos grandes espacios suma horas, pero la variedad de misiones y curiosidades con las que nos toparemos en el camino premia al jugador con momentos irrepetibles. Frecuentemente nuestro diario irá ampliando las tareas y la evolución de estas con nuevos datos hasta su finalización, pero las relacionadas con la historia principal permanecerán más tiempo activas y en ellas se recopilará nuestro avance. El diario también cumple una función informativa, así que echar un ojo a estos mini resúmenes nos centrará de nuevo en nuestros objetivos si nos despistamos explorando las bastas tierras de Rivellon. También será especialmente útil si no comprendemos algún diálogo en inglés. A mí me vino de perlas para refrescar la memoria ante algunas misiones complejas. En todo caso, para aquellos que se les atraganta el idioma, Clandland ha desarrollado una pequeña traducción automática que irán mejorando. Y seguro que en un futuro disfrutaremos de una localización oficial en castellano.

Divinity Original Sin 2

El juego está repleto de sorpresas y momentos formidables como este. ¿Os imagináis qué pasó? 🙂

Y no os preocupéis si no habéis jugado Divinity Original Sin, ya que los hechos de Divinity Original Sin 2 transcurren 1000 años después, y aunque conceptos del universo revolotean por la narrativa, hay libros por los hogares de los rivellorenses e información narrada por los npcs que nos aclararán los conceptos esenciales.

Mientras lidiamos con el mal y nos escabullimos de los Magisters, desconocidos con ganas de aventuras se cruzarán en nuestro camino. El primer acto nos abrirá la puerta a incorporar compañeros para configurar un grupo a nuestro gusto. Cada personaje se nos presenta haciendo gala de sus mejores habilidades y el jugador decidirá el rol que tendrán en la partida. Todos ellos persiguen un objetivo personal que se traduce en misiones de personaje y estarán conectadas de diferentes formas con la trama principal. Divinity Original Sin 2 presenta un total de 6 personajes jugables, pero solo tres podrán ingresar en nuestro selecto grupo. Para potenciar la rejugabilidad y por su implicación directa con la narrativa, pasados los dos primeros actos ya no estará permitido cambiar de personajes. Cuando avancéis en la historia entenderéis el porqué. Pero si os arrepentís y necesitáis en algún momento otra clase, hay un npc que nos ofrece un servicio de mercenarios. Por cierto, podéis hablar con vuestros compañeros en cualquier momento, y si crece la afinidad llegará el amor…

En los diálogos, nuestros atributos, clase y origen abren nuevas opciones que servirán para obtener nueva información o persuadir a nuestro interlocutor. No siempre funcionará, y probarlo puede salirnos caro, es decir, guantá con la mano abierta. No obstante, si no estamos seguros de tener un valor alto es mejor seleccionar frases normales y con un poquito de suerte nos saldremos con la nuestra. Os pongo un ejemplo: tenía a un pobre soldado con una extraña maldición de ceguera. Yo me acerqué toda decidida usando mi inteligencia pero no fue suficientemente para convencerle de que era una Sourcerer buena, y me quiso romper la boca, tal cual. Como soy una pacifista nata, cargué partida y lo intenté estudiando la situación y usando frases sin atributos. Tras varias líneas donde mostraba mi preocupación y le atendía con máximo cuidado, vio que no suponía un peligro y se unió a mi lado en la posterior pelea.

Divinity Original Sin 2

La opción de sentar a tu grupo sigue disponible, al igual que el zoom asombroso

Mucho más que un RPG

En términos jugables, Divinity Original Sin 2 ofrece una libertad impresionante. El amplio abanico de posibilidades disponible está por encima de otros juegos similares. Podemos ejecutar acciones de sigilo, robo, carterismo, dialogar con todo ser viviente (y no viviente), comerciar con cualquier npc, ligar, destruir todo tipo de cosas, asesinar sin límite, lanzar objetos, crafteo…Y seguro que me olvido de muchas más. Algunas de estas acciones han sido ligeramente ampliadas, como es el caso del robo. Recordando mi análisis de Divinity Original Sin de 2015, destacaba lo divertido que era saquear inmuebles y vender las pertenecías incluso a sus dueños, pero ahora la cosa se complica: robar a pocos metros de una persona hace que al cabo de unos minutos pueda sospechar de ti y acercarse para rendir cuentas. Puedes hacerte el sueco e intentar jugártela haciendo uso de tus atributos, o sobornar. Aunque si te va la marcha puedes enfrentarte directamente en un duelo a muerte. Teniendo en cuenta lo complicado que es conseguir oro en este juego, el carterismo pasó a ser mi modo de vida. Mi inteligencia y mi baja moral acusando a más de uno de racismo hizo el resto. Aún recuerdo el poblado de enanos al que vacié los bolsillos, todos acabaron tachados de racistas apestosos, y mis bolsillos llenos, je.

Divinity Original Sin 2

Mnnn, creo que interrumpo algo. Encontraréis personajes hasta en los lugares más reconditos. El premio de la exploración

Sin embargo, nuestras acciones en el mundo repercutirán significativamente en la historia. En nuestra mano está resolver los conflictos desde el diálogo, la fuerza o simplemente manteniéndonos al margen. Por otro lado, los ciudadanos reaccionan de manera diferente a cada personaje, por lo que se mostrarán poco interesados dependiendo de la raza, origen o clase que se dirija a ellos.

Otra de las cosas que hace bien Divinity Original Sin 2 son los puzles, uno de los elementos que más he echado en falta en los últimos RPGs. Para mí un buen juego de rol tiene que tener rompecabezas complejos en las mazmorras, no solo trampas, bichos y pasillos laberínticos. El concepto puzle del que gozaban muchos RPGs se está perdiendo por simples pasos previos hacia una mazmorra que se resuelven de forma sencilla e insultante. Si jugasteis a la primera parte, recordaréis que algunos enigmas situados en mazmorras eran francamente entretenidos, pues bien, ese buen hacer continúa en esta secuela. Se nos dan pocas pistas, por lo que nuestra perspicacia jugará un papel importante para abrir esa dichosa puerta u obtener el preciado objeto. No todo va a ser dar palos y salvar el mundo.

Divinity Original Sin 2

Puzles complejos como este necesitarán varias acciones para completarlos

¿Pero dónde están los palos?

Como la primera parte, Divinity Original Sin 2 es un RPG por turnos con puntos de acción. Si habéis jugado los Fallout originales o títulos como X-COM, sabréis de sobra lo que significa. Si ni te suenan, se trata de un sistema de combate puramente estratégico donde cada movimiento o acción que ejecutes inclinará la balanza de victoria o derrota. Antes de hacer nada, hay que observar detenidamente qué es lo mejor en cada situación y a partir de ahí usar las habilidades específicas de cada personaje. ¿Y si tu personaje muere? Pues siento decirte que ha muerto para siempre, a no ser que tengas un pergamino de resucitar.

Las técnicas y magias tienen un tiempo de recarga que se cuenta por turnos, mientras tanto se pueden lanzar ataques normales, bombas o pergaminos. También dispondremos de algunos ataques especiales de Sourcerer que se recargarán de forma especial, estos serán tremendamente útiles para sobrevivir a lo que nos espera ahí fuera. Asimismo, en esta segunda entrega se ha añadido el atributo “memoria” que está relacionado con los espacios libres para los poderes.

Divinity Original Sin 2

En las batallas podremos subirnos a lugares elevados, utilizar bidones de líquidos varios o combinar hechizos. Aceite + fuego causó una terrible explosión

Divinity: Original Sin 2 introduce un nuevo sistema de fusión de hechizos que permite al jugador combinar magias para crear brutales ataques. Por ejemplo, mi compañero lanza una magia de agua y en el siguiente turno uso mi hechizo eléctrico, el resultado es una descarga eléctrica en el área que puede paralizar a ciertos enemigos/aliados, por consiguiente, los personajes afectados perderán su turno. Pero esto no solo se consigue a través de la magia, también hay materiales en el escenario que pueden jugar a nuestro favor: un barril de aceite se puede golpear y aprovechar el liquido derramado para lanzar una flecha de fuego que haga arder la superficie. Y así cientos de combinaciones, estudiad bien el entorno para facilitar los enfrentamientos.

Es muy fácil morir en Divinity Original Sin 2, y no hace falta ni entrar en combate. El juego tiene una amplía selección de trampas mortales, enemigos que aparecen de entre las sombras, o incluso iniciar una conversación con algún tipo supuestamente afable puede hacerte acabar con un pie en la tumba. Y hablando de tumbas, dejad que os cuente una anécdota graciosa: estaba yo tan tranquila de paseo por el cementerio cuando me encuentro un señor esqueleto sentado en un banco echando la tarde. Al comenzar un diálogo con él, me reta con unas preguntas de las que no podía escapar con algo como “Eh…Yo ya me iba” y tras varias respuestas desafortunadas, me condenó al mundo de los muertos, es decir, me mató. Así que tuve que volver a cargar partida y hacer toooodo el trozo que había hecho. Moraleja: apretad mucho F5. El juego tiene una dificultad por encima de la media e incluso en nivel normal puede resultar cuesta arriba, así que un buen consejo para novatos es ponerlo en modo fácil.

Divinity Original Sin 2

Besar una araña o liquidarla. Dura decisión

A pesar de ser un juego espectacular en la mayor parte de aspectos, también tiene su talón de aquiles. Uno de los defectos que encuentro a Divinity Original Sin 2 es la cámara. Girarla 360 grados crea confusión y hace que nos desubiquemos. Frecuentemente me ocurría que en mazmorras con cientos de tramos serpenteantes, no encontraba las puertas y el ir girando dilataba el problema. Además, el mini mapa en pantalla no ayuda en estos casos, ya que no gira al mismo tiempo con la cámara. Para más inri, el mapa general sigue siendo poco detallado, borroso y sin apenas información más allá de varios puntos de la misión principal. Resumiendo, cuanto más se gira la cámara más se desorienta el jugador pero, por desgracia, es algo fundamental si queremos explorar a fondo cada rincón del mundo.

Por otro lado, también me he topado con algunos bugs incómodos que no dejan completar algunas misiones secundarias. Están más que reportados así que en las próximas semanas no sería de extrañar que fueran parcheados.

Poniendo el listón muy alto

Gente como yo que adora los CRPG isométricos, es estupendo observar como el género entra en una segunda edad dorada. Y realmente somos afortunados por contar con estudios como Larian que lo dan todo para desarrollar títulos que expriman las posibilidades jugables y cuenten tramas que huyan de la sencillez. Hay un verdadero trabajo de diseño detrás de Divinity Original Sin 2 que salta a la vista desde la soberbia introducción, la cual te hace vislumbrar que lo que estamos viviendo va a ser incluso mejor que nuestras viejas aventuras como Cazador Primordial.

Además, se ha ampliado la diversión online: Divinity Original Sin 2 tiene un modo cooperativo de hasta 4 jugadores online y multijugador en pantalla partida. Y personalmente, que cada vez hayan más títulos para jugar en modo local en PC, y concretamente de este género, para mí es una verdadera alegría. Pero aún hay más: está disponible un modo Game Master para crear tus propias historias, o descargar campañas y mods subidos a Steam Workshop. Casi nada.

En definitiva, Divinity Original Sin 2 toma como base su predecesor y amplia horizontes con un mejorado apartado visual y una narrativa construida de forma mucho más inteligente dentro de un mundo enormemente rico. Un juego más amplio en misiones y personajes, y sin duda alguna mucho más interesante en su conjunto. Cantidades industriales de diversión te esperan en lo que posiblemente sea el mejor RPG para PC de 2017.

 

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en

Latest posts by Arashi (see all)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: