Análisis Child of Light

La popularidad de Journey ha demostrado que otro tipo de videojuego es posible. Este hecho ha inspirado a las grandes compañías a desarrollar juegos alejados de la frecuente sexualización y violencia que impera en la industria, y así abrir paso a historias sencillas y humanas con alto contenido artístico. Ubisoft nos ha sorprendido este año con dos videojuegos: Valiant Hearts y Child of Light, el cual he finalizado recientemente y me ha fascinado.

child-of-light
La protagonista de la historia es Aurora, una pequeña princesa que un día despierta en Lemuria, un mágico mundo que está sucumbiendo a la maldad de la Reina de la Oscuridad, quien ha usurpado el sol, la luna y las estrellas. A partir de aquí, Aurora iniciará un largo viaje para enfrentarse a las fuerzas del mal y devolver la paz a sus habitantes. En su viaje contará con la ayuda de Igniculus, una pequeña luciérnaga, y aliados de todos los rincones de Lemuria que se irán uniendo a la causa.

El arte de Child of Light es similar al de los últimos Rayman y comparten el estilo de los cuentos infantiles: trazos irregulares, apariencia de color con acuarelas y diseño caricaturesco. El motor gráfico utilizado en este título es el UbiArt Framework, ya visto en juegos anteriores de la compañía, y que permite a los artistas y diseñadores conseguir de manera sencilla resultados espectaculares. Sin embargo, Child of Light se diferencia de títulos posteriores por ser una reinvención de los cuentos clásicos, donde la narración y diálogos son construidos en forma de versos y rimas curiosas que le dan ese punto característico a la historia. Child of Light también sorprende por un elenco de personajes mayoritariamente femenino, con valerosas guerreras venidas de todos los rincones de Lemuria, además de villanas y princesas como Aurora, que no necesitan ser rescatadas, ni buscan desesperadamente un príncipe. Child of Light rompe con muchos estereotipos clásicos y nos ofrece una aventura épica, en un nuevo mundo con un sistema de combate por turnos.

child-of-light-2

El juego tiene elementos de aventura, puzle y RPG. Recorreremos a lo ancho y largo el reino de Lemuria en busca de un camino de regreso a casa, pero para conseguirlo deberemos resolver sencillos puzles que nos dan acceso a nuevas zonas. La mayor parte de los puzles los superaremos sin problemas con la ayuda de Igniculus y su potente luz. Nuestra amiga la luciérnaga tiene su propia barra de energía que se recarga con “deseos”, una especie de destellos luminosos que emiten unas plantas de Lemuria. Igniculus también será nuestro compañero de batalla, y nos echará una mano si lo deseamos curándonos y ralentizando a los enemigos que habitan las misteriosas sendas, valles luminosos, bosques sombríos, montañas entre las nubes y pintorescos pueblos.

Child of Light tiene un puñado de detalles que enamoran, otro de ellos es la introducción de varios pueblos con sus gentes y tradiciones. Todo RPG que se precie dispone de pueblecitos repartidos por el mapa, con sus rincones encantadores y misteriosos, ciudadanos de todo tipo y la inolvidable melodía que suena al poner un pie en él (Ahora mismo estoy pensando en la preciosa Kids Run Through the City de FF6) . Child of Light no podía ser menos y disfrutaremos charlando con los habitantes y desbloqueando las misiones alternativas que nos proponen para así alargar más la experiencia. Fuera de ellos, también encontraremos personas que necesitan de nuestros servicios y es agradable ayudarlas y luego descubrir como muchas de esas miniquests tienen una conexión. Lo miembros de nuestro grupo también nos pedirán pequeños favores lo que en otros juegos se conoce como misiones de personaje y puede que abandonen el grupo hasta que las realicemos. Como curiosidad graciosa, los personajes que se van uniendo a nuestra expedición son de diferentes razas y culturas y esto dará lugar a diálogos muy divertidos a lo largo del juego.

child-of-light-4

El placer de visitar pequeños pueblos y descubrir sus costumbres

El combate con los monstruos de Child of Light es opcional, sin embargo, será necesario levear con algunos de estos pequeños enemigos para ganar experiencia y así poder derrotar a los jefes finales. El sistema de combate utilizado en Child of Light es el clásico Active Time Battle comúnmente conocido como sistema de combate por turnos popular en sagas como Final Fantasy (los FF clásicos, claro). Cada personaje en el campo de batalla tendrá su barra de tiempo, y cuando esta llegue al final, se iniciará el movimiento escogido entre los cuales están los siguientes: actuar, defender, huir, objeto y cambio de personaje. Dentro de “actuar” se hallan todos los golpes del personaje, desde los más sencillos a los más poderosos, tanto físicos como mágicos. Alguno de estos golpes pueden devolver al enemigo al comienzo de la barra de tiempo, y para frenar más su avance podemos hacer uso de la luz de Igniculus. Muchos monstruos serán vulnerables y resistentes a determinados elementos, y para acabar con ellos de forma eficaz habrá que equiparse con unos cristales llamados Oculi. Éstos están escondidos en cofres y se equipan a los miembros de nuestro grupo para aumentar su ataque y defensa. Los cristales se puede combinar para fabricar otros más potentes.

child-of-light-3

La música de Child of Light pone la guinda a toda la experiencia. Los 18 temas que componen la banda sonora han sido compuestos por la prestigiosa artista canadiense Coeur de Pirate y trasmiten una sensación de tranquilidad y melancolía. El personaje principal ha sido separado de su hogar y su familia, y la música ayuda a evocar la sensación de pérdida y tristeza. La música de Child of Light tiene un gran impacto, y junto con los gráficos y la historia, forma un conjunto mágico.

Otra de las grandezas de Child of Light es que después de los créditos finales el juego continúa. Podremos seguir recorriendo el mapa para completar misiones secundarias, encontrar todos los coleccionables y disfrutar de las fascinantes tierras de Lemuria.

A la gente le gusta que le cuenten historias, y Child of light es un bello relato digno de ser jugado. Sin duda una maravillosa experiencia que os hará volver a la niñez y revivir el sueño de ser guerreros y vivir trepidantes aventuras entre monstruos, castillos y dragones, siendo el héroe o heroína de vuestra particular historia.

Arashi
Sígueme en

Arashi

Aparte de patear traseros de piratas como gobernadora en Mêlée, soy una fanática de los videojuegos desde que de pequeña me regalaron la Atari 2600. Adoro las aventuras gráficas y los RPG, pero no le hago ascos al resto. Otra de mis pasiones es todo lo relacionado con Japón.
Arashi
Sígueme en
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Entradas relacionadas: